La imaginación gobierna al mundo

Señales de cambio: tendencias y cuestiones emergentes de la política

Tendencias

Las ciudades compiten

La city, el distrito financiero londinense, sufre el riesgo de perder miles de empleos a Dublín, París y Frankfurt en la era post Brexit.

Es el voto de Brexit y de forma mayoritaria la gente de Londres, para muchos la ciudad más cosmopolita del mundo, votó en contra de abandonar la Unión Europea. Sin embargo la mayoría del Reino Unido votó a favor. A inicios de 2017 misiones de París y Frankfurt visitaron la capital británica para ofrecer atractivos planes a las em- presas que dudan en permanecer en ella. Lo más escaso en el mundo no es el capital, es el tiempo y el talento. El talento puede decidir salir de una ciudad o país si no se siente apreciado. No es casual que las grandes ciudades costeras de EEUU, más liberales, ofrezcan santuario a inmigrantes. La clase creativa global escoge trabajar y estudiar donde le conviene, y eso incluye a los estudiantes internacionales. En los últimos meses de 2016 y el inicio de 2017 se ha visto una fuerte caída en su inscripción en universidades británicas y estadounidenses y un aumento en las de Canadá y Australia. Unas ciudades ganarán por el error de los gobiernos nacionales de otros países.

Regresan los odios

El triunfo de Trump ha dado nueva fuerza a viejos odios en Occidente

Trump, Brexit, el cada vez más censurado internet…. La creciente presencia del terrorismo islámico, desde Australia hasta California. Los nacionalismos están resurgiendo de la mano de los viejos racismos y las viejas identidades religiosas. Hasta naciones modernas como Israel están siendo divididas desde dentro. Los haredim, los ultraortodoxos no quieren respetar los fallos judiciales que obligan a los hombres a ingresar al servicio militar — como todo israelí no haredim, pero no rechazan que el Estado les pague por no trabajar y dedicarse a estudiar textos sagrados. Israel se debate entre ser una democracia moderna o una teocracia, y el mismo dilema será pronto impulsado no por la religión, pero sí por los riesgos que implica la automatización. La ultraderecha puede ganar mucho si se posicionara como anti-tecnológica en algunos años. Ya se ha posicionado contra la globalización económica, es el próximo paso lógico.

Cuestiones emergentes

Impuestos para los robots

La creciente automatización ocasionó que la UE debatiera leyes para regular el surgimiento de robots. Esto con la finalidad de crear estándares de desarrollo e implementación, así como dar apoyo a los trabajadores que se están quedando sin empleo. El llamado “impuesto a los robots” sería un ejemplo a seguir para otros países y Bill Gates, cofundador de Microsoft, apoya la idea como una forma de desacelerar la automatización y dar tiempo para la creación de nuevos empleos. Pero la ley fue rechazada en el Parlamento Europeo, decisión que fue aplaudida por la Federación Internacional de Robótica (IFR — International Federation of Robotics) que considera dicha regulación como un freno a la innovación.

Dinero para todos

El Ingreso Básico Universal, mejor conocido como UBI por sus siglas en inglés (Universal Basic Income) es un asunto emergente en el mundo de la política mundial del desarrollo. El problema: a) muchos países, como la India y México, tienen muchos programas de beneficencia social fragmentados, y su manejo implica mucho gasto. b) cada vez hay más y más empresas que automatizan procesos, y esto puede implicar un gran desempleo en el futuro. La solución: que el Estado otorgue una cantidad mensual a cada habitante de un territorio, sin importar su nivel socioeconómico.

Experimentos sobre el tema se están realizando ahora mismo en todo el mundo, desde Alaska hasta África. El que tengan éxito o no esos experimentos determinará que crezcan y cubran países o regiones enteras. Entre los interesados están muchas personas en Sillicon Valley, ya que si su ganancia produce el desempleo global, los experimentos que financian en Kenia pueden ser su seguro.

Recomendación: leer Inventing the future, este libro ha abierto el debate de UBI y la automatización a un público más general. Ya se puede adquirir en su versión en español.