Un día iluminado y tranquilo

99%


Secuencia terminada”, escucha Nancy al despertar de su meditación en realidad virtual, durante la cual aprendió técnicas de purificación de agua a través de jardines verticales urbanos.

Es un día iluminado y tranquilo, por lo que la batería solar de su dispositivo móvil está cargada. “Nuevo movimiento registrado”, volvió a escuchar del pequeño aparato, que siempre se mantenía activo, refugiado bajo una capa de piel de su antebrazo. Éste le avisaba que la pensión estatal mensual a la que toda la población tenía derecho, había sido depositada. Nancy revisa la agenda de trabajo que aparece iluminando su antebrazo. Tiene que enviar un reporte al Centro para Control del Cambio Climático en China, pero lo hará más tarde, en algún otro jardín donde se sienta cómoda trabajando.

Aún hay tiempo para visitar ese nuevo museo en el centro de la ciudad, donde los empleados liberados del trabajo manual hacen gala de nuevas habilidades y donde toda expresión producto de la inactividad y el ocio se vuelve arte. Aunque tiene 70 años, los arreglos urbanos que el gobierno implementó hacen que bajar de los jardines donde toma su meditación y recorrer las calles sea sencillo. Es normal que sea así, después de todo hay muchos adultos mayores como ella habitando la Ciudad de México.