#ISOJ y por qué el periodismo tendría que andar sin pantalones

Hace algunos años, Malcolm Gladwell decía que las innovaciones son aquellas que lograban “make ideas stick” (hacer que las ideas “peguen”). Todos los años, #ISOJ, el simposio internacional de periodismo de la Universidad de Texas organizado por Rosental Alves, se propone como prueba de realidad y ejercicio de futurología: durante estos días se ensayan alternativas en el oficio actual que demostrarán su efectividad solo con el paso del tiempo.

Por eso es admirable el coraje de aquellos que se animaron a compartir sus experiencias sin miedo al fracaso porque, como bien dijo Rosental el día post-simposio (durante un encuentro entre colegas hispanohablantes): “está bien estar en lo correcto o en lo incorrecto, porque de todo aprendemos algo”.

https://twitter.com/UnivisionBeta/status/721357389908160513

Tal vez es parte de la cultura estadounidense eso de decir “probamos esto y no funcionó. Pero lo hicimos”. Eso dijo el ingeniero de producto Alastair Coote, cuando habló del Election Bot que creó para el New York Times, que integraron con Slack para cubrir las elecciones en tiempo real (de modo muy interactivo y con preguntas de la audiencia). “Decidimos discontinuar el bot, que iniciamos en un comienzo en calidad de ‘experimento’”, dijo Coote.

Los indicios que los impulsaron a tomar esta decisión fueron nada más ni nada menos que los datos puros y duros: los usuarios comentaban que la información les resultaba excesiva, desordenada y ruidosa, y era un costo demasiado alto, en términos de recursos, mantener un bot tan personalizado que responda a cada una de las inquietudes de los usuarios — tratados como individuos, y no como masa (diría el profesor de CUNY Jeff Jarvis).

Es que hablar a cada persona de uno a uno es una fantasía aún para los medios de comunicación, un sueño que para las empresas de tecnología, en cambio, es una realidad. Es más fácil cuando se tiene una masa crítica de usuarios de quienes tienen información demográfica muy detallada y otra serie de datos que todos proporcionamos gratis a Google o Facebook (porque nos sirve para nuestra vida cotidiana). Pero los medios, para entablar esta relación “conversacional”, tenemos que pedirles a la audiencia que colabore de forma voluntaria. Léase: crowdsourcing o participación en redes. Y no es extraño que ellos se pregunten: “para qué hago esto?”

https://twitter.com/zseward/status/721360969201352705

La más milennial de todos los ponentes, Rebecca Harris, fundadora de Purple, una plataforma que cubre las elecciones de 2016 para jóvenes en Estados Unidos a través de mensajes de texto, se atrevió a responder: “conversacional quiere decir que escribo como si le hablara a mis amigos”. Al proporcionar su número de teléfono, ellos obtienen algo muy concreto a cambio: información explicada, directa en sus móviles, sobre un tema que ya de por sí les interesa (si no les gustara la política directamente no se hubiesen suscrito a Purple).

https://twitter.com/UnivisionBeta/status/721361277604335617

Lectores que no “buscan” información, sino historias que llegan a donde sea que ellos estén: en sus mensajes de texto, sus notificaciones de Slack, Facebook messenger, you name it.

Todo esto hace que una gran cantidad de contenido que producen los medios tradicionales “viva” fuera de los sitios. Este fue un gran debate durante #ISOJ: qué sucede cuando nos va mejor en Facebook (o en cualquier otra red, como YouTube) que en nuestra propia página. La creencia de que hay que “crear audiencia” and “money comes” no es tan fácil como parece. Expertos de medios digitales llegaron a la conclusión de que este es tal vez el desafío más fuerte de los legacy hoy: qué hacer cuando se tiene un montón de seguidores que interactúan, pero que consumen nuestros contenidos desde plataformas de terceros.

https://twitter.com/Mariamrom/status/720993772817874944

El VP y editor jefe de Univision digital Borja Echeverría advirtió a los presentes que hoy, más que nunca, hay que reflexionar sobre lo qué significan los nuevos productos impulsados por las grandes empresas de tecnologías, como el streaming en vivo de Facebook. Claro que al ser un formato que aún no está consolidado permite usos nuevos y emergentes.

Para Summer Ann, de BuzzFeed, el periodismo en redes sociales no se trata de “llenar casilleros” sino que constituye un ejercicio de creatividad. Los contenidos pueden ser siempre los mismos, pero sus adaptaciones son infinitas, pareció decir la ponencia de Summer Ann. Con un equipo que genera posts dedicados para cada plataforma (Instagram, Snapchat, Facebook, Twitter, etc.), BuzzFeed diversifica su oferta afuera del sitio. Aunque cada red tenga su lenguaje propio, la editora dice que un buen contenido funciona bien en todos lados.

https://twitter.com/Mariamrom/status/720997959794446336

Todos los presentadores estuvieron de acuerdo en esto: pese a esta mutación diaria, la esencia sigue siendo contar buenas historias. Una apuesta muy grande en el futuro es la presentación audiovisual de la información, disponible de forma optimizada para pantallas más pequeñas, móviles.

Como cuando se debatía en las publicaciones especializadas si la televisión debía llamarse “radio con imágenes” o “teatro en pantalla”, ahora estamos en un momento en el que internet — y sus derivados: en dispositivos como teléfonos móviles — se está redefiniendo y, una vez más, mutando en sus formas.

“Qué agotador”, me dice una colega, cuando hablamos de la necesidad de “cambiar todo el tiempo”. Si algo quedó claro en esta edición de #ISOJ es que tenemos que repensarnos de cara no solo al futuro, sino al presente. “Si no somos experimentales en este período…” dijo la fundadora y editora de Re/Code, Kara Wisher. “Nuestra casa es donde andamos sin pantalones”.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.