Lo último de Cataluña: el inminente artículo 155

Por Susana Ye.

Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat / Generalitat

Carles Puigdemont ha empleado de nuevo una respuesta evasiva en el segundo requerimiento del Gobierno. Reconoce que no se declaró la independencia de Cataluña el pasado 10 de octubre pero amenaza con hacerla efectiva si continúa la represión y se aplica el artículo 155.

La reacción de Mariano Rajoy, presidente de España, ha sido la convocatoria del consejo de ministros este sábado para dirimir si se aplica el polémico artículo constitucional. Si ocurre será un hito histórico en la democracia.

Otra posibilidad es que el presidente de la Generalitat convoque elecciones anticipadas. Para que eso ocurriera este mismo año la fecha límite es el próximo 25 de octubre, según los plazos recogidos en la Ley Orgánica del Régimen Electoral General. Y se celebrarían el 17 de diciembre.

En consecuencia Moncloa frenaría el artículo 155 pero el líder autonómico no contempla convocar comicios. “La Generalitat no tiene alternativa”, ha insistido el consejero de Asuntos exteriores catalán, Raül Romeva.

Otro de los factores políticos es la acogida de la oposición de este último intercambio de misivas.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, firme defensor del derecho a decidir de los catalanes, ha sido rotundo: “No nos gusta que [Puigdemont] amenace con declarar una independencia que no sería legítima”. Y también ha recalcado la actitud del Gobierno: “La aplicación del 155 no hace sino echar más leña al fuego”.

Los ‘Jordis’ entran a la cárcel

En paralelo y vinculado al panorama político está el proceso judicial del presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, y del presidente de Òmnium, Jordi Cuixart.

Ambos ya están en prisión acusados de sedición por sus lazos en el movimiento independentista.

“Desde hace tiempo Cuixart y Sánchez colaboraron en la ejecución de la hoja de ruta diseñada para la independencia de Cataluña”. Jueza de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela.

Tanto ANC como Òmnium convocaron concentraciones y calificaron de “presos políticos” la medida.

Además de Puigdemont y de los ‘Jordis’, otro de los protagonistas desde el pasado 1 de octubre es el mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero.

La jueza Carmen Lamela dejó a Trapero en libertad sin fianza.

El jefe de la policía catalana está acusado de sedición por los altercados del 20 de septiembre, en los que se impidieron los registros de la operación Anubis, centrada en la consulta soberanista ilegal.

Y desde la Unión Europea el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, es tajante sobre la situación en Cataluña: “Nadie estará a favor de la independencia”.

Por otro lado, las consecuencias económicas continúan. Seat tiene vía libre para dejar Cataluña por parte del grupo Volkswagen.

No solo eso. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal calcula que de seguir la incertidumbre en 2018 el PIB español perderá hasta 12.000 millones de euros.