¿Hacer justicia o politizar el dolor? El caso Gabriel y la prisión permanente revisable

El cuerpo de Gabriel fue hallado el domingo, tras doce días desaparecido. Hoy hace dos semanas que murió. También hoy se cumple una década desde que Mari Luz Cortés, de cinco años, se esfumó sin dejar rastro. Pasaron 54 días hasta que se supo que fue asesinada por un pederasta que, tras abusar de su propia hija, ingresó en prisión, salió de la cárcel y cometió un nuevo crimen.

Cartel con un pescado representado, el animal preferido del pequeño de Almería. Europa Press.

Cada vez que hay casos tan extremos retorna el debate sobre el endurecimiento de las penas. En 2015, el PP aprobó unilateralmente -gracias a su mayoría absoluta y sin negociar con la oposición- la prisión permanente revisable, una especie de cadena perpetua que ha dividido a los expertos penales, a los políticos y a la sociedad.

Padres de Gabriel durante el funeral del pequeño de ocho años. Europa Press.

Este jueves el Congreso votará si abolirla. A favor de derogarla están PNV, PSOE y Podemos, mientras que el PP propone endurecer la iniciativa, ampliando los supuestos en los que se aplica.

Por su parte, Ciudadanos ha ido variando su postura del respaldo al rechazo.

La polémica surge al considerar que choca con el principio de reinserción social y contra la propia Constitución. Algunos apuntaron a fines electoralistas en su aprobación en 2015, al mencionar el PP casos tan mediatizados como el de Marta del Castillo.

Ya en 2010, el Consejo General de la Abogacía en España advertía:

“La política criminal, al igual que cualquier otra, no puede encontrar su justificación en la repercusión mediática”

Pero lo cierto es que las encuestas muestran bastante apoyo ciudadano a la medida.

¿Qué es la prisión permanente revisable?

Furgón de Policía trasladando presos. Europa Press.

El motivo de todo este debate se basa en lo siguiente: establece que los condenados por delitos muy graves estén encarcelados de manera indefinida.

“Los supuestos castigados con prisión permanente revisable son pocos. Asesinatos a menores de 16 años o personas especialmente vulnerables, si es subsiguiente a un delito contra la libertad sexual o en el caso de que haya grupo u organización criminal como son las mafias o robos con violencia. También a quien asesine a dos o más personas”. Alfredo Herranz, abogado de Espacio Pangea Abogados.

Por ahora solo hay un condenado con esta modalidad: el parricida David Oubel, quien asesinó con una sierra radial a sus dos hijas, de 4 y 9 años.

Para que Oubel salga de la cárcel, el artículo 92 del Código Penal detalla estos mínimos:

  • Cumplir 25 años de prisión.
  • Haber logrado el tercer grado.
  • Un informe del tribunal que le condenó.
  • Un informe del tribunal sentenciador que asegure su reinserción.
  • Si es terrorista, signos inequívocos de abandono de esta actividad.
  • La puesta en libertad podrá ser revocada si hay peligrosidad.

Sobre la polémica, al otro lado del teléfono Oriol Rusca, decano del Colegio de Abogados de Barcelona de 2013 a 2017, se posiciona de este modo:

“¿Por qué castigamos? El Estado no debe ejercer la venganza por muy desagradable que sea el delito y por muy cruel que sea la persona. No queremos que se castigue sino que se eviten los delitos. Que nadie delinca contra mí porque, una vez hecho, ha fracasado el sistema. Y es que no existe la seguridad al 100%. Así lo demuestran sociedades totalitarias que no han erradicado el crimen”

Por su parte, el catedrático de Derecho Penal de la Universidad Complutense de Madrid, Enrique Gimbernat, dice lo siguiente:

“Esa peligrosidad no debe combatirse con una pena de prisión cumplida por hechos pasados: esa peligrosidad se combate con medidas de seguridad”

Sin embargo, el penalista José María Fuster Fabra afirma:

“(La prisión permanente revisable) es homologable a muchos estados de derecho parecidos al nuestro”.

Queda pendiente conocer la postura del Tribunal Constitucional, ya que el PSOE ha presentado un recurso que también se basa en el principio de certidumbre. Esto es, que el condenado ha de saber cuántos años de pena se le imponen. Algo que, argumentan, no sucede con el actual texto.

Las familias de las víctimas exigen que se mantenga

Padre de Marta del Castillo. Europa Press

Además de la lanza a favor del penalista Fuster Fabra, la prisión permanente cuenta con otros apoyos.

El Consejo Fiscal, el Consejo General del Poder Judicial, el Consejo de Estado y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos avalan la reforma. En países como Italia e Inglaterra se emplea. De hecho, la segunda impone de facto la cadena perpetua a los condenados por asesinato mayores de 21 años.

Y a todo ello se suma la postura de los familiares de asesinados como Diana Quer, la joven madrileña muerta a los 18 años; los padres de la pequeña Mari Luz; y los allegados de Marta del Castillo, que falleció con 17 años.

Algunos de ellos amenazan con una campaña contra aquellos partidos que defiendan derogar la prisión permanente revisable.

¿Es España ‘blanda’ con los criminales?

El reciente caso de Gabriel y de la principal sospechosa, Ana Julia Quezada, pone todo el foco en la prisión permanente revisable: si su confesión se demuestra cierta, la presunta asesina cumple con los requisitos.

La calle reacciona sintiéndose insegura ¿Cómo puede haber ocurrido? ¿Por qué se libera a criminales que pueden masacrar a familias inocentes?

De ahí la pulsión por cambiar el Código Penal.

“No es bueno que el Código Penal se reforme por casos concretos: se debe hacer a largo plazo y no con leyes con nombres y apellidos políticos” (Oriol Rusca)

Si nos fijamos en los datos, España es uno de los países más seguros de Europa, según Eurostat. En concreto, 0,63 muertes por cada 100.000 habitantes, solo superada por Austria (0,47).

En esta tabla puedes ver la comparativa.

Un informe del Consejo de Europa de 2014 señalaba además que en nuestro país es en el que más tiempo se permanece entre rejas: 19 meses.

Es, aparte, de los que más condena efectiva tiene: hasta 40 años.

En Alemania existe desde hace años, pero allí es difícil ver alguien en prisión que lleve más de 20 años, mientras que en España antes de la introducción de la prisión permanente revisable había unos cuantos acercándose a la treintena”, explica Rodrigo Tena, del blog Hay Derecho.

No se duda en ningún momento, por parte de ningún sector de la sociedad, del derecho a la pena y a la rabia de los familiares. Algunos de ellos, como el padre de Diana Quer, intentan a contrarreloj presionar a los partidos para no derogar la reforma penal.

Sin embargo, la postura de los que piden su fin es la siguiente:

“No se puede legislar ni juzgar en caliente: todos compartimos el dolor de la familia del pequeño Gabriel y de tantas familias que han sufrido y están sufriendo esto”. Vicesecretaria general socialista, Adriana Lastra.
TRIBUNA DE OPINIÓN
Like what you read? Give Susana Ye a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.