Libro HOOKED

¿Estamos creando productos o servicios que realmente ayudan a los usuarios?

Hace algún tiempo comencé a leer el libro de Nir Eyal HOOKED (Enganchado), en el que explica como mediante un método (modelo Hook) podemos crear productos o servicios que se conviertan en un “éxito” y pasen a formar parte de los hábitos diarios que la personas realizan.

Dentro del libro se menciona algo que es muy relevante para los trabjamos y estamos involucradas en la creación de productos y servicios, pero que muchas veces dejamos de lado o no le damos la importancia necesaria. Me refiero a que lo que queramos o no, estamos manipulando a los usuarios para que utilicen nuestros productos o servicios, entregándoles como argumento que estamos solucionando un problema real que ellos tienen. ¿Es siempre así?, ¿Realmente estamos mejorando la vida del usuario?

Eyal tiene un punto de vista muy interesante respecto al tema, incluso creó una herramienta llamada Matriz de manipulación, en la que define 4 tipos de creadores de productos y servicios: El facilitador, el vendedor ambulante, el entrenador y el dealer.

Los facilitadores: Usan sus propios productos y creen que pueden mejorar realmente la vida de los usuarios. Ellos tienen la más alta posibilidad de ser exitosos porque están más cerca entendiendo las necesidades de sus usuarios.

Los vendedores ambulantes: Creen que sus productos pueden mejorar realmente la vida de los usuarios, pero no los usan personalmente. Ellos deben tener cuidado con la poca autenticidad que conlleva crear soluciones para usuarios que entienden poco.

Los entrenadores: Usan sus sus productos, pero no creen que pueden mejorar realmente la vida de otros. Ellos pueden ser exitosos, pero sin hacer las vidas de otros mejor en alguna forma. Sus productos a menudo les falta poder.

Los dealers: Nunca usan el producto y no creen que pueden mejorar la vida de las personas. Ellos tienen la más baja posibilidad de encontrar el éxito a largo plazo.

En mi opinión, el contexto bajo el que estamos creando el producto o servicio determina hacia cuál de las 4 clasificaciones nos acercamos más. Lo ideal sería siempre ser un facilitador, entregando a los usuarios soluciones concretas y que aporten valor real a sus vidas. Pero lo queramos o no, muchas veces debemos ser vendedores ambulantes, entrenadores e incluso dealers.

Lo importante es al menos cuestionarse lo que estamos creando, ser empáticos con el usuario y en definitiva con uno mismo.

¿Te identifica alguna de las categorías?, ¿Crees que es algo exagerada la clasificación y no es necesario un cuestionamiento en profundidad de lo que estamos creando para los usuarios?


Únete a la comunidad UX latam: Facebook