La historia de tu vida

Arrival (2016) de Denis Villeneuve

Robert Mckee es un gurú de guiones cinematográficos. Él mismo plantea el diseño narrativo clásico del cine en la siguiente forma: Inicio A, conflicto B, desenlace C.

Claro, esa sería una estructura básica y plana considerando que hay narrativas donde se pueden introducir un conflicto principal y varios microconflictos o «vueltas de tuerca». Pero lo que no cambia, o por lo menos no de forma general, es la estructura lineal: empezar en A, pasar por B y terminar en C. Tal estructura prácticamente lo que hace es imitar la vida o cómo la percibimos en este mundo, debido a un elemento clave llamado tiempo.

Pero ¿qué pasaría si la película que vemos, en vez de esto: A > B > C, fuera esto: A < B > C?, o algo más atrevido, una narrativa que aguante una lectura tanto al derecho como al revés como un palíndromo. Quizás se dificulte entender porque nuestra mente funciona de forma lineal y no con «estructuras desordenadas».

Pero vamos más lejos, ¿que pasaría si los seres humanos, los cuales percibimos cuatro dimensiones (ancho, largo, profundidad y tiempo), pudiéramos contemplar una quinta dimensión, y que esto implicara la no percepción lineal del tiempo, lo que nos daría la facultad de vivir presente, pasado y futuro a la vez? Brutal, ¿no?

Lamentablemente los humanos no podemos percibir esa quinta dimensión (o por lo menos no a la fecha), lo que sí podemos hacer es ver joyas como Arrival y tener una noción de la misma. Ahí la magia del cine.

Basada en el relato «Story of Your Life» de Ted Chiang, Arrival aborda un planteamiento pocas veces planteado en el séptimo arte como es el lenguaje, así como también la comunicación. Pero lo sobresaliente es el acercamiento de forma acertada y realista ya que, de haber un primer contacto con seres alienígenas, es difícil pesar que se entablara una amistad de buenas a primeras como E. T. Primero hay que resolver un tremendo conflicto: ¿cómo comunicamos con seres de un mundo totalmente distinto al nuestro?, todo ello, claro, en el mejor de los escenarios.

En fin, que de esta cinta se pueden desglosar muchas cosas, tanto científicas, filosóficas y en el plano lingüístico. No es Passengers, una cinta de amor disfrazada de ciencia ficción o Star Wars, cinta de aventura disfrazada también de ciencia ficción. Arrival es ciencia ficción pura, de la que te saca el cerebro, te lo exprime y coloca de nuevo en su lugar.

A nivel técnico

Brutal fotografía, edición, banda sonora pero, sobre todo, dirección, la película simplemente te agarra y no te suelta hasta el final.

Puntos en contra

Solo algunos elementos a nivel de guion que me parecieron muy clichés y pecan de gringada: eso de colocar a rusos y chinos como los belicosos y brutos de turno y los gringos, como siempre, los salvadores del día. Pero, bueno, se entiende ya que hablamos de un producto made in Hollywood y pocos son los que se salvan de eso. No obstante, en términos generales el resultado es bien satisfactorio.

Like what you read? Give Yeison J. Seijas a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.