Atrocidades realizadas por los japoneses y italianos

Algunas de las masacres poco conocidas de las potencias del Eje

La masacre de Bangka

Muy pocos saben de los crímenes del Imperio Japonés en las regiones ocupadas durante Segunda Guerra Mundial, esté es uno de ellos. En la isla situada frente a la costa oriental de Sumatra, Bangka, tuvo lugar una masacre de 21 enfermeras australianas disparadas a sangre fría por los japoneses el 16 de diciembre de 1942.

Fotos reales de la Masacre de Nankín

Las enfermeras oriundas de Australia se dirigían en barco desde Singapur hasta su natal ciudad de Sídney, iban junto a 330 pasajeros, entre militares y heridos en combate. El navío no pudo llegar a su destino tras ser bombardeado por aviones japoneses cerca a la isla de Bangka, provocando su hundimiento; unos sesenta supervivientes llegaron a la isla que estaba bajo control nipón. Entre ellos había mujeres y niños, lo que llevo al capitán a entregarse al cuartel japonés más cercano, mientras el resto se quedó en la playa cuidando a los heridos. Las 22 enfermeras fueron a una población cerca a buscar provisiones y ayuda, lo que desafortunadamente no tuvo éxito. A las pocas horas llegaron soldados japoneses a la playa, dando órdenes que se dividieran entre hombres y mujeres. Procedieron adentrarlos a la jungla entre grupos, luego se oyeron disparos dando la señal que los estaban fusilando.

Las enfermeras fueron encontradas cerca a la playa, las adentraron en el agua recibieron órdenes de quedarse allí y luego dispararon indiscriminadamente. Todas murieron bajo el fuego de la ametralladora excepto una enfermera Vivian Bullwinkel, que recibió un impacto de bala y fue arrastrada por la marea hasta la orilla. Cuando recuperó el conocimiento, se aisló en la jungla durante diez días, muerta de hambre y agotada se entregó a los japoneses. Fue encarcelada durante tres años y medio, hasta el final de la guerra. Se dirigió a Australia a seguir su labor como enfermera, poco después fue a Tokio a rendir declaratoria de lo pasado en aquella isla; durante el resto de su vida rindió homenaje a sus amigas asesinadas y llevo su memoria hasta el día de su muerte.


Canibalismo y otras atrocidades de los japoneses

Al final de la guerra cuando el Imperio japonés se vino abajo las tácticas militares desbordaron lo desesperado. Desde los famosos kamikaze hasta el suicidio en masa de militares. Pero entre los poco conocidos fue el canibalismo que por información de prisioneros de guerra estadounidenses y australianos fueron revelados. Cuando ya las líneas de suministro niponas fueron rotas por los Estados Unidos, los militares japoneses sucumbieron en hambruna muchos de ellos en islas en todo el Pacifico casi remotas, se vieron obligados a recurrir al canibalismo. Los prisioneros de guerra se le mantenía con vida solo para ser sacrificados como fuente de alimento. También indios que se rehusaban a formar parte de las filas eran consumidos.

Esta práctica horrorosa, las cuales hay muchos testimonios en algunos lugares de China y el Pacifico, pero especialmente en Nueva Guinea y Borneo donde los japoneses no tenían nada que comer.

Los estadounidenses se dieron cuenta de estas prácticas, pero no las hicieron públicas, para que las familias de las víctimas no tuvieran sufrimiento innecesario. Fue un tema de tabú, donde se desconoce hasta que punto debieron llegar los soldados nipones por el hambre o, por el contrario, fue una estrategia militar dirigida por el alto mando, con las pruebas recientemente obtenidas se dice que fue la segunda. En los juicios en 1946 se juzgaron a criminales de guerra, pero se les omitieron los cargos por canibalismo para mantener este episodio abominable en secreto.


Los bombardeos sistemáticos con armas químicas de los italianos en Etiopía

Así como los nazis y los japoneses, los italianos no se quedaron atrás en el escenario de atrocidades para imponer su nuevo orden mundial, masacrar inocentes era el pan de cada día en los escenarios del mundo, pero estos países fueron los que lograron perpetrar horrores nunca antes vistos. Esta vez les tocó el turno a los italianos que en 1935 habían invadido Etiopía, durante la campaña militar de siete meses el gobierno de Mussolini bombardeo con gas mostaza y otros gases tóxicos tanto a militares como civiles del antiguo Imperio de Etiopía, sin embargo, el uso de estas armas estaba prohibido en los acuerdos de Ginebra en 1928.

Hombre sufriendo los efectos del gas mostaza

A pesar de la rendición del Imperio Etíope y de la violación a los derechos humanos, los italianos siguieron utilizando estas armas químicas como represión a la población civil. Además de los efectos directos a los habitantes, estos gases afectan a las tierras volviéndolas infértiles como resultado miles de personas terminaron en hambruna. Asimismo, se establecieron campos de concentración desde se realizaban ejecuciones indiscriminadas.

Se calcula que hasta mayo 1941, cuando los británicos volvieron a retomar el país de la ocupación de los fascistas italianos, la aviación italiana habría arrojado más de dos mil bombas de gas mostaza en el territorio etíope. Como resultado de los años de represión y de violaciones indiscriminadas a los derechos humanos, se dio una estimación a la baja de unos 200.000 nativos asesinados y el doble con efectos a largo plazo.