¿El fin de la guerra en Colombia? o ¿El comienzo de otra?

Una reseña a los cambios que afronta el pueblo colombiano hacia la paz, y los peligros que se aproximan

El presidente Santos junto a Raúl Castro y Timoleón Jiménez (comandante en jefe de las FARC) firmando el acuerdo de paz.

El pasado 27 de junio fuimos testigos de un hecho histórico para los colombianos, las Farc (unas de las guerrillas más antiguas del mundo) deja las armas después de 50 años de conflicto donde fueron causante de 2 mil asesinatos, decenas de secuestros, desplazados, víctimas de minas antipersonales y muchos atentados terroristas contra la población civil. Se termina un conflicto que le ha costado no solo a Colombia como país sino al mundo entero. Para nadie es un secreto que este grupo armado eran unos los principales exportadores de droga, una mafia que hoy dice punto final para dar paso al movimiento político.

La población de Colombia no está contenta, se demuestran niveles de pesimismo récord según encuestas debido a la mala gestión del presidente Santos y lo que vaya generar después que estos militantes de la guerrilla regresen a la vida civil.

Varios son los puntos por las cuales no se está de acuerdo con lo pactado en la Habana, que más de la mitad de la población dijo No por la percepción de impunidad y de magnificencia a los líderes de la guerrilla; después de ser golpeados por tantos años de una empresa terrorista infame y de poco fiar. 
El otro punto a rescatar son los 8 años de la ofensiva militar del gobierno de Álvaro Uribe, que el país vio reflejado en la tranquilidad de la población civil y el rescate de muchas poblaciones rurales bajo dominio de la guerrilla. Juan Manuel Santos que para ese entonces era Ministro de Defensa, oficialmente dijo que las guerrillas de la FARC estaban acabadas y no había cabida para la paz. En la actualidad a puesto todo su poder político, recursos y una amplia propaganda mundial para la realización de una paz que el pueblo colombiano dijo NO. No obstante, durante estos años “diálogos de paz” en Colombia se percibe inseguridad, se ha comprobado un alza en los cultivos ilícitos y el florecimiento de nuevas bandas criminales.

Expresidente Álvaro Uribe haciendo campaña al NO en el plebiscito por la paz

El presidente no ha sabido tener el carisma para ganarse a los colombianos, lo cual es aprovechado por el expresidente Uribe quien sigue desprestigiando la gestión realizada por su contraparte, asumiendo un rol infame y con discurso reprochable internacionalmente. Uribe utilizó como base la crisis en Venezuela para persuadir a muchos colombianos, que los acuerdos de paz convertirían el país hacia el castrochavismo; —algo que es improbable viendo la postura política del país—.

https://www.instagram.com/p/BV2hXsEAEWc/

Las FARC han cumplido su parte del acuerdo, que le da mucha más credibilidad ante la comunidad internacional; ahora falta a ver si todos los grupos de poder en Colombia cumplan su parte. Sí se hace la mega inversión para la resocialización y para el campo, puede que así todas estas desconfianzas del pueblo colombiano cesen. Ahora se avecina una tormenta para el proceso de paz y para el presidente Santos, las elecciones son el próximo año, y los líderes del NO, por supuesto que el expresidente Uribe estará comandando la nave que tendrá como destino—si ganan las elecciones presidenciales—abolir muchos puntos en el acuerdo hecho con las FARC y poner en vilo todo lo hecho por su contraparte.

Es que el reloj va en contra de las aspiraciones del presidente Santos, ha puesto en práctica la aceleración de los acuerdos para que que asegurar lo pactado y no pueda echarse para atrás el próximo año. Pero al presidente se le ve en crisis no solo política sino sufriendo una desaprobación récord, con paros nacionales en muchos sectores, se le haría muy difícil originar un revés para que los colombianos que dijeron NO digan el próximo año SI.


Notas del autor

Como colombiano no creía poder presenciar este momento, y es cierto que tenemos en nuestras manos un acuerdo histórico, donde fueron entregadas 7132 armas, donde muchos países en el mundo han ayudado a que este conflicto llegue a su fin; me siento feliz por el futuro que tendremos, ya no tenemos que ver en las noticias nuestros soldados y civiles muriendo por la guerra. Es cierto que aún quedan otras guerrillas y algunas bandas delictivas, pero con las FARC fuera es mucho lo que hemos avanzado para hacer de nuestro país un lugar mejor. Fabian Molina Bermúdez escritor de Vestigium

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.