«Juego de tronos»: Mis palabras finales

Me despido de una serie que me ha traído mucho más que entretenimiento

Juan Carlo Rodríguez
May 14 · 5 min read
Arya Stark (Maisie Williams) contempla la destrucción a su alrededor. Fuente: HBO

Aviso: Spoilers para toda la serie.

Para cuando ustedes lean este ensayo, HBO habrá transmitido el 73° y último episodio de su serie más exitosa hasta ahora, y yo estaré con un severo hueco en mi alma. No sé si estoy preparado, así que aquí estoy, desahogándome con ustedes.

Había visto ese primer tráiler, mostrando imágenes de muchos del elenco sentados en lo que era un trono de espinas (¿no habría allí otra alegoría que explorar en una serie o libro?). Me recordaba a Conan el Bárbaro, o algo así. Me atrapó pero no de inmediato. No, eso sería hasta el momento en que vi a un hombre adulto empujar a un niño de diez años desde una ventana para impedir que se supiera que se estaba cogiendo a su hermana. «OK, hay que ver esta vaina», dije yo y millones de otras personas.

Dado el modo en que Juego de tronos está incrustado en la cultura popular — con el perdón a ese «1% que nunca la ha visto ni la verá» — es fácil olvidar que la serie no debía siquiera ser un éxito modesto. Un presupuesto altísimo aun para los estándares de HBO en 2011 (irrisorio en comparación con los más de 15 millones de dólares que costó «The Battle Of Winterfell», el segundo episodio de la última temporada) para una serie basada en libros que había empezado en 1996, con elenco 99% desconocido con una sola excepción, y él murió al final de la primera temporada.

Esta fue una apuesta única, y única se quedará, porque Juego de tronos es un fenómeno que tiene muy pocas oportunidades de repetirse. Es la única serie actual que es la primera que uno discute el lunes en la mañana en el trabajo (está bien, en Internet), que tiene fanáticos haciendo teorías de adelante para atrás desmenuzando cada minuto, cada escena. Y eso es lo que más extrañaré de Juego de tronos, pero más de eso en un momento.

Pueden discutir la calidad de los guiones desde que el padre original, George R. R. Martin, dejó de estar involucrado. Pueden discutir que David Benioff y D. B. Weiss se han hundido en el pantano del servicio a los fanáticos (considerando cuánto le han criticado esta temporada diría que es lo contrario). Lo que no pueden discutir es que cada actor y actriz ha tomado su personaje y lo ha convertido en algo memorable. Desde Peter Dinklage y Emilia Clarke, desde Lena Headey y Pedro Pascal, hasta incluso Bella Ramsey y Birgitte Hjort Sørensen, todos se han asegurado de convertirse en estrellas. Y ya esperamos el momento en que Miguel Sapochnik dirija una de las películas de Marvel (o el remake de Gladiador). ¿Es por la calidad del material o por su incomparable talento? ¿Qué tal ambas?

Muchos llegaron aquí gracias a ese material original, esos libros, llenos de una complejidad nunca antes vista y una espera nunca antes sufrida. ¿Crees que cuatro años son bastante para saber qué le pasó a Luke Skywalker en El imperio contraataca? ¿Qué tal casi diez años para saber cómo terminan los benditos libros? ¿Qué tal no saber si van a terminar? ¿Ver cómo destrozan lo que, por lo que he visto son personajes increíbles (las Víboras de Arena, sí, estamos de acuerdo, zzzz), ignoran otros (Lady Stoneheart, gracias) y afines? Creo que por ahí nunca leeré esos libros (sólo leí el primero y el segundo). Ya bastante sufrí entre el tercero y cuarto de La torre oscura, gracias.

Hay que destacar también cómo uno sigue viendo paralelismos en el mundo real y el mundo de Westeros. Toda esta temporada he visto a Venezuela allí. Cómo enfrentar a un tirano, cómo lidiar con masas ignorantes, cómo resolver diferencias entre gente que quiere lo mismo. Y tiemblo al pensar que así es como se terminará resolviendo todo en mi país, algo en lo que no quiero pensar mucho, so pena de perder sueño y sufrir nuevamente de corazón roto.

Que bastante se ha roto en las últimas dos semanas. Hemos visto cómo responde un tirano al tratar de apelar a su humanidad: Cersei decapita a Missandei delante de Daenerys. Y ella, quien a lo largo de ocho años ha perdido lo más preciado para ella — su primer amor, sus amistades más cercanas, sus hijos, su derecho al trono — se siente más sola que nunca y desata su furia más primitiva. Ella, a quien todos admirábamos por su buen corazón y por su determinación, ahora solo le podemos temer. Porque ha dejado que su dolor fluya por la garganta de su único hijo sobreviviente, y a su paso mató a cientos de miles, inocentes y no tanto, ante el horror del hombre que la ama (¿amó?). Me duele ver cómo algunos justifican esta masacre «porque ellos aplaudieron la decapitación de Ned Stark», «porque ellos le quitaron todo». Mira, yo la puedo entender, pero ¿justificar? Este pana lo dijo mejor que yo. Me reafirma que quizá nunca leeré los libros, porque ya estoy predispuesto a arrecharme otra vez.

Claro, nunca debería decir nunca. Nunca veremos morir a Ned Stark. Nunca sabremos quién es la madre de Jon Snow. Sansa nunca podrá matar a Ramsey. Si hay algo que esta serie me ha enseñado, es que los «nunca» se van apilando como los cadáveres que quedan atrás. Es una de las cosas que más aprecio de la serie: cómo aún cuando tienes una idea de cómo va a terminar la cosa, se va por otra (premio para el que haya predicho La Boda Roja sin leer los libros). Pero la otra es cómo se ha creado una comunidad en su torno, una serie de personas muy inteligentes que se han dedicado a discutir apasionadamente — a veces de más — sobre la serie. Y cuando al fin el domingo que viene caiga el telón sobre la serie y todos busquemos una nueva obsesión en nuestra vida, yo al menos tendré un hueco muy grande que rellenar. Porque como ya dije, es muy poco probable que algo como Juego de tronos vuelva a existir, al menos en su forma actual. Precuelas por crearse, espero por ustedes.

Pero por ahora… su guardia ha terminado.

Vestigium

La voz de tu idioma en Medium | Lee. Escribe. Imprime tu huella en el mundo.

Juan Carlo Rodríguez

Written by

Periodista venezolano. Lucho por encontrar equilibrio en un mundo desequilibrado. / Venezuelan journalist, struggling to find balance in an unbalanced world.

Vestigium

Vestigium

La voz de tu idioma en Medium | Lee. Escribe. Imprime tu huella en el mundo.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade