La importancia del inglés

Photo by Chris Lawton on Unsplash

Dicen que el inglés es el idioma universal de los negocios, que si vas a una reunión de una multinacional no puedes presentarte con lo básico, con el camon preti eis lets go to de bich. Quizás le sirva a los adolescentes, sobretodo cuando están de buen ver y solo enseñar el six pack (que sería la versión inglesa de la tableta de chocolate) ya triunfan entre las que dominan la fabla de Shakespeare.

Pero los tiempos avanzan, no una barbaridad sino más o menos más o menos 9.192 631.770 oscilaciones de la radiación emitida en la transición entre los dos niveles hiperfinos del estado fundamental del isótopo 133 del átomo de cesio, a una temperatura de 0 K​, lo que viene ser un segundo de toda la vida, y estos segundos u oscilaciones se acumulan una detrás de otra dando lugar a los minutos, horas, días y años. Y como ya decía el viejo aquel, siempre hay algo nuevo bajo el sol, y sino lo hay ahora mismo nos sentamos eimprovisamos algo. Quizás os reiréis pero con esta técnica Paco -mi inefable Paco de todas mis historias y su compañera Ana- han inventado la cromatografía cuántica y el risotto sin queso, con lo que es un reto de tres pares de bemoles, lo del arroz me refiero.

El caso es que ahora el inglés lo tenemos en todos los sitios: Te compras un teléfono y lo primero que te sale es la frase Welcome en medio de la pantalla. Tú, que no es el primer móvil que te compras sabes que hay que pulsar la pantalla o en su defecto en eso que pone next hasta que te da la opción de escoger Español como idioma principal. Y no solo la invasión del inglés es en la tecnología, si os dais cuenta, el deporte rey de este país no es el balompié sino el fútbol que es una degradación de la palabra inglesa football.

Este viaje a los avernos lingüísticos ha impregnado hasta lo más sagrado, lo más vital, lo más importante: Los piropos. Aceptando que hay cierta polémica por el grado de sutileza de los piropos, aceptando que no es lo mismo si ese pelo es de secano como será el de regadío versus deberías llamarte Alicia, porque debes de ser del país de las maravillas. Nuestro idioma ha cedido no solo al anglicismo sino también a la vagancia. Ya no se dicen frases largas ni palabras esdrújulas, en vez de rimbombante decimos cantón, en vez de paralelepípedo decimos el cubo ese, y así con todo hasta llegar al vocablo infecto de MILF.

Entiendo que es más fácil, son cuatro letras, parece más inocuo, uno no se cansa y no ha de pensar algo sugerente, pícaro, provocativo sin ser ofensivo y que despierte el interés de la persona a la que le dedicamos el mensaje. No, en vez de pensar soltamos MILF, así, de golpe, como quien no quiere la cosa o como si fuera un hechizo que haga que ahora esa mujer muestre interés por nosotros.

Ojo, no digo que no muestre interés por nosotros, sobretodo si eres del sector que he mentado al principio de camon preti eis lets go to de bich, pero a lo mejor la persona a quién nos dirigimos no sabe que las siglas o tiene una noción vaga y piensa que es Madres Inteligentes Lucen Fantásticas o Madres Indicarme Lugar de Fiestas o Mecagontó Iditiotaquesoy Laheliao Farda.

Resumiendo, hay mujeres atractivas e interesantes, algunas de ellas madres -solteras, divorciadas o como les apetezca que para esto es un mundo libre- que son un regalo para la vista y en muchos casos, un tesoro para nuestra inteligencia si cerramos los ojos y dejamos que nos hablen. Pero lo importante es que no perdamos la capacidad de comunicarnos, a ser posible en nuestro idioma.