Los ángeles llegan siempre del lado menos pensado

Jimena G.
Jimena G.
Aug 21, 2019 · 3 min read

Es febrero en la segunda ciudad más fría de Alemania. La nieve se amontona en los bordes de la acera. Las luces de los bares se recortan sobre el suelo adoquinado y los edificios del siglo XIX. Nietzsche y Wagner pasearon por estas calles «y los dos se volvieron locos», suele decir un amigo.

Llevo varios días deprimida por el tiempo, los exámenes, mi vida… Y hay algo de mí que espera un pequeño milagro, alguna de estas inexplicables cosas que solo pasan en esta ciudad y que reconectan mi alma de una extraña forma. «Soy mayor, soy fuerte», me digo a mí misma. Aunque en el fondo sé que no lo soy. «Necesitas un ángel», me susurra una voz al oído cuando tuerzo a la izquierda del Schloss-Garten y enfilo la Max-Strasse.

Camino silenciosa entre grupos de gente que salen de fiesta. Es viernes. Una pareja de seguratas vigilan la estación de autobuses, una glorieta con cuatro paneles e indicaciones que poco tiene que ver con los grandes intercambiadores de Madrid a los que estoy acostumbrada. Al pasar a su lado, les miro de reojo.

— ¿Qué pasa? ¿Tú no sales de fiesta? — me vacila el mayor de ellos.

— Patrullaba la calle — bromeo. Me alegro de que alguien me esté sacando de mis pensamientos.

— Bueno, es una noche tranquila… — me siguen la broma.

— Se nota que todos los estudiantes están de exámenes… ¿Tú no estudias? — comenta el otro.

— Mañana vuelvo a la biblioteca… Solo quería dar un paseo…

Me enzarzan en su conversación. Me río con ellos. Se meten con los estudiantes y me cuentan cotilleos de seguridad. Hacen menos 10 grados. Nuestras voces dejan rastros de vaho en el aire.

Al rato, el mayor se disculpa y se va. Me quedo con Micha, un tipo fornido pero que parece una persona infinitamente normal, algo que no suelo encontrar viviendo siempre entre gente joven universitaria.

— Yo llevo 15 años en esto. — Arranca Micha a contarme su vida, las manos metidas en los bolsillos.

Hablamos durante una hora de pie en esa glorieta de autobuses. Le cuento de mi vida, de España, y de como a veces me cuesta saber a qué mundo pertenezco. Me cuenta de su vida, que tiene un hijo y que los turnos de noche se cargaron su matrimonio. Una hora de confesiones entre dos extraños sobrios un viernes noche.

De repente se me queda mirando:

— ¿Qué día viene pronto? — me pregunta con emoción contenida.

— No sé… ni idea.

— Venga, que a las mujeres os encanta eso…

— De verdad que no lo sé…

Él se ríe.

— Venga, que es febrero…

— Yo qué sé… ¿San Valentín?

Me sonríe bajo la bufanda.

— Espera un momento, quédate aquí. — Se gira hacia el único coche aparcado en esta glorieta que hace de intercambiador de autobuses.

Del maletero del coche saca un paquetito.

— Cierra los ojos — me dice.

Cuando los abro, Micha está sujetando una pequeña caja morada de cartón. Morado Milka. Es una caja de bombones en forma de corazón.

— Para ti — me dice sonriente, y extiende la mano.

Me emociono al cogerla y le doy un abrazo. Me emociona el haber tenido esa conversación que tanto necesitaba con la persona menos pensada. Me emociona la espontaneidad de ese gesto que viene del corazón, sin esperar nada a cambio. Las frías calles se han vuelto de pronto más dulces gracias a estos pequeños corazones de chocolate.

Volviendo a casa me acuerdo de esa voz interior que me había dicho lo mucho que necesitaba un ángel esa noche.

Realmente los ángeles llegan siempre del lado menos pensado.

Vestigium

La voz de tu idioma en Medium | Lee. Escribe. Imprime tu huella en el mundo.

Jimena G.

Written by

Jimena G.

Nihilista moderna y escritora

Vestigium

Vestigium

La voz de tu idioma en Medium | Lee. Escribe. Imprime tu huella en el mundo.

More From Medium

More on Medium En Español from Vestigium

More on Medium En Español from Vestigium

Santuario

77

More on Ficción from Vestigium

More on Ficción from Vestigium

El castigo de Narciso

147

More on Medium En Español from Vestigium

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade