Los enigmas de las mujeres

M. Figuera
May 22, 2019 · 3 min read
Foto por M. Figuera

Un hombre camina a lo largo de una playa vacía, sin ningún toldo todavía que la ensucie. Escucha el rumor de la montaña y los susurros de las olas mientras la arena tibia le calienta los pies y la espuma del mar se enreda entre ellos. En silencio observa el océano y trata de pensar en las respuestas a los enigmas que forman su existencia.

Las mujeres han sido una parte fundamental de su ser toda su vida. Sabe que en ellas residen los mayores misterios que lo arropan día a día.


Empezando por su madre, aquella señora de brazos débiles y piernas fuertes, que le permitía robarse pedazos de pan dulce cuando su padre no veía, que leía sentada bajo la luz tenue de una lampara en las noches y arrancaba los hierbajos del jardín con las manos desnudas.


Su primera novia, una muchacha ávida de experiencia y conocimientos de los cuales él carecía. Recuerda que solían ir a pasear al centro y él ahorraba durante toda la semana para poder llevarla al cine a ver lo último que hubiese salido en cartelera. Le gustaba su cabello y el pequeño puente que conectaba su nariz con la punta de sus labios.


El gran amor de su vida, aquella que estuvo a punto de tener en sus brazos para siempre, pero que, a último minuto, se le escurrió de entre la punta de los dedos. Hoy todavía, años después, puede verse a sí mismo en aquel cuarto donde ambos vivían. Es capaz de regresar a aquel momento en el cual ella le confesó que no lo abandonaba por miedo a estar sola y ese recuerdo enciende algo en su interior que se parece a una herida fresca.


La muchacha de piel oscura; la que vibraba en una frecuencia diferente y cuya mente era tan infinita cómo el mar que tiene delante de sí. Se ve contra su piel fresca y aún puede ver sus ojos que, atentamente, siempre lo miraban. A ella le contó cada secreto guardado baje llave en su alma y nunca podrá comprender porqué no se permitió amarla por completo. Piensa en la última vez que la vio; cuando ella solamente le dijo que tenía todo el tiempo del mundo para esperarlo, pero que, incluso para él, eso pudiese no ser suficiente.


Y ella. Al pensar en ella siente un miedo que aprisiona su garganta porque sabe que cada día que pasa la quiere más y más. Tiene el cabello negro y largo, los ojos verdes y la piel blanca. Le gusta preguntarle cosas y él se siente contento de poder responderlas. Cada vez que la ve se puede reconocer en ella. Pero está completamente perdido… Apenas y la conoce. Es la única mujer que importa y que importará; sin embargo, ante él, muchas veces es una desconocida.


El hombre reanuda su camino, el sol ya en lo alto quemándole los hombros; la playa y sus cavilaciones quedando detrás de sus pasos. Recorre las calles somnolientas y el malecón rumbo a su hogar.

Todavía es temprano cuando atraviesa el umbral de la casa y el olor del café recién hecho inunda sus fosas nasales. Una figura familiar se mueve en la cocina y él la mira desde la sala.

Lleva el cabello recogido en una cola y las uñas de los pies están pintadas de rojo. La observa servir una taza y mirar su contenido durante algunos segundos; reconoce perfectamente el gesto… Él mismo hace eso cada vez que toma café.

La ve tomar un sorbo y cómo se voltea para encontrarse con su mirada. Ella arruga la nariz y levanta su pequeña mano en un gesto de saludo.

— Hola, pa.

— Hola, Amanda.

— ¿Ya regresaste de pensar tonterías en la playa y tostarte como un camarón?

Él se le queda mirando. En su rostro puede observar su mismo color de ojos y aquella nariz, que desde tiempos inmemoriales, ha caracterizado a su familia. Comprende que el verdadero misterio es conocerla todos los días.

— Sí, ya volví.

Se abrazan y después de haberse servido sendas tazas de café se les quedan mirando con atención, pensando en que tal vez, ahí, se encuentren finalmente todas las soluciones a los enigmas de la vida que aún no se han planteado.

M. Figuera

Vestigium

La voz de tu idioma en Medium | Lee.

M. Figuera

Written by

Soy un libro de sangre. Lectora compulsiva, escritora sin talento y estudiante de enfermería. Venezolana. Narë. https://twitter.com/naremf/

Vestigium

Vestigium

La voz de tu idioma en Medium | Lee. Escribe. Imprime tu huella en el mundo.

More From Medium

More on Medium En Español from Vestigium

More on Medium En Español from Vestigium

Manejar la esperanza

Mar 23 · 2 min read

65

More on Medium En Español from Vestigium

More on Medium En Español from Vestigium

En Darwen empezó todo

More on Medium En Español from Vestigium

More on Medium En Español from Vestigium

Día 12: La puta cuarentena

Mar 25 · 2 min read

179

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade