En algún momento a cualquier persona, porque nadie está exento, se le ha presentado un problema, pero ¿cuántas de esas veces te has sentido enfrascado o ya tienes identificado el problema, pero no se te ocurre algo nuevo o innovador para resolverlo? Lo que necesitas para esos casos es un pensamiento disruptivo, en los siguientes párrafos descubrirás de que se trata.

¿A qué se refiere?

El ser innovador es algo indispensable hoy en día, pero la mayoría de las personas tiene la idea de que sólo unos cuantos tienen el don de serlo…¡no es así!. La realidad es que todos tenemos esta habilidad, lo único que nos hace falta es cambiarnos el “chip” para tener otra perspectiva de las cosas, algo así se refiere el pensamiento disruptivo.

La verdad es que el término suena un poco loco, pero va más allá. Para la RAE es un término procedente del inglés disruptive el cual se explica como un agente que produce una ruptura brusca, esta pequeña definición tiene algo de similar con innovar, que es la acción de alterar las cosas introduciendo novedades.

¿Para qué sirve?

“En un mercado tan competitivo, ser disruptivo ya no es una opción, es una necesidad” (Huáscar Ezcurra).

Todos queremos diferenciarnos de los demás, ser auténticos y originales ante la competencia por lo que innovar es indispensable pero muchas veces el sentido común puede llegar a descartar una idea que tal vez nos pueda llevar al éxito y esto ocurre porque se da por hecho que la idea es mala, así que se siguen tomando decisiones que han funcionado en el pasado.

Es aquí donde el pensamiento disruptivo debe entrar en acción para ayudarnos a romper con los dogmas y clichés, es decir, hacerte preguntas que no tengan como respuesta una predicción razonable.

Por ejemplo, si el control de televisión no funciona, se hace la hipótesis de que pueden ser las pilas, entonces tienes que cambiarlas. Pero un pensamiento disruptivo se preguntaría ¿por qué este control no funciona sin pilas?

La diferencia entre estos dos ejemplos, predicción y provocación, es la que se da entre el ver las cosas como son y preguntarse “¿por qué?”, y la capacidad de imaginar las cosas como nunca han sido y preguntarse “¿qué pasaría sí?”.

Más que un método, es una forma de pensar diferente y ver las cosas desde un punto de vista distinto, es decir, pensar fuera de la caja.

Aprende a pensar de una manera disruptiva

Algunos consejos que debes tomar en cuenta para aplicar este tipo de pensamiento son:

  • Permítete cometer errores: Es normal sentir miedo a equivocarte cuando propones una nueva idea, la realidad es que tienes que equivocarte así que no lo veas como un fracaso sino como una oportunidad para encontrar diferentes formas de hacer las cosas.
  • Define tu propósito: Es importante que tengas claro tu objetivo porque si fallas o te desvías de tu meta, siempre tendrás un punto de partida al cual regresar.
  • Busca nuevas conexiones: No tengas miedo de parecer un tonto cuando cuestionas la forma en que haces las cosas, si siempre haces lo mismo, nunca tendrás nuevas ideas, en otras palabras…. sal de tu zona de confort.

Si quieres seguir destacándote con las mejores ideas ante la competencia, tienes que empezar a desarrollar este tipo de pensamiento para sorprender a tu mercado meta con soluciones inesperadas y emocionantes.

Por eso en Viral Amplifier, se generan estrategias no convencionales para que te destaques ante la competencia y superar las expectativas del cliente. Podrás comunicarte con nosotros al 1204 1314 o al mail contacto@viralamplifier.mx

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.