Cómo alcanzar tus objetivos planificando tus finanzas personales

La vida es eso que pasa mientras no hacemos planes financieros

Todos queremos vivir bien 😎. Y haciendo el menor esfuerzo posible 😅. Ir por la vida despreocupados pero disfrutando de las cosas buenas que nos regala el capitalismo: la posibilidad de viajar 🛫, de comer y beber bien 🍱🍷, de tener los mejores gadgets del momento 📱 para estar conectados 24/7 en las redes sociales y, desde ya, tener una buena cobertura médica 👩🏻‍⚕️.

La libertad que ganamos al administrar mejor nuestras finanzas dependen de tener un mayor nivel de conciencia en nuestras restricciones de tiempo y dinero.

El primer paso para alcanzar cualquier objetivo 🎯 es planificar 🗺 cómo hacerlo.

Hacer planes nos obliga a estructurarnos y a disciplinar nuestras acciones para que lo que nos proponemos no sea una mera expresión de deseo.

Pero en una época tan fluida y dinámica, la estructura y la disciplina no están muy de moda. ¿Cómo hacemos para que nuestra vida tenga una estructura y al mismo tiempo podamos vivir siendo libres?

Planificando nuestras finanzas.

¿Cuál es tu límite? 🛑

No voy a mentirles: planificar las finanzas es un trabajo arduo. Mucha gente no se lleva bien con los números y las planillas de cálculo, o no tienen la disciplina para hacer planes.

Lo primero que tenemos que entender es que debemos aprender a manejarnos dentro de la restricciones que nos plantea nuestra economía personal. Si nos endeudamos descontroladamente usando las tarjetas de crédito 💳 hasta que hagan tope, lo disfrutaremos en el momento, pero no tanto cuando nos llegue el resumen 😰.

La tarjeta de crédito nos puede dar un límite de hasta 2 o 3 veces lo que ganamos en un mes promedio. Nadie nos va a poner objeciones si un mes decidimos gastar el triple de nuestros Ingresos.

¿Es posible conocer el futuro? 🔮

No. Pero podemos estimarlo. 📈

Sumar, multiplicar, restar 👓

En general nuestros hábitos de consumo tienden a ser estables durante distintas etapas de la vida. Entonces podríamos calcular cuánto suma todo lo que describe nuestro estilo de vida actual y anualizarlo. 🤔

Sabiendo cuánto dinero vamos a ganar podemos ser más responsables al elegir a dónde vamos a vivir, dónde vamos a comer, o qué vamos a meter en el carrito del supermercado. Y, por supuesto, cuánto vamos a ahorrar.

La buena noticia es que ya sabemos cómo calcular cuánto suma un mes tipo. Si conocemos nuestro mes tipo a partir de relevar durante al menos 30 días nuestros Gastos Frecuentes, podemos proyectarlo a 12 meses y así estimar cuánto gastaríamos en un año con una simple multiplicación. 🤓

Si además presupuestamos los distintos rubros que podrían representar Gastos Extraordinarios en los próximos 12 meses, podemos estimar cuánto vamos a gastar en total sumando las proyecciones de ambos tipos de Gastos.

Si restamos ese número a los Ingresos que esperamos tener durante los próximos 12 meses, vamos a poder anticipar si nuestros planes son económicamente viables y evitar encararlos inconscientemente. 😌

¿Podemos saber cuánto vamos a ganar en los próximos 12 meses? 🔮

No. Pero podemos plantear escenarios sobre cuánto podrían sumar nuestros ingresos anuales.

Mundos (financieramente) paralelos 🌎

Un escenario es un futuro probable. Qué tan probable depende esencialmente de nuestra capacidad para plantearlo y de las circunstancias que favorezcan o no a ese escenario.

El arte de planificar propone trabajar con al menos 3 escenarios probables, para evitar poner todas las fichas (y basar todas las decisiones) en un único escenario. ¿Cómo definimos esos escenarios? Sobre un esquema bien sencillo: Pesimista 😟, Realista 😏 y Optimista 🙃.

El escenario que mejor tenemos que definir es el Realista 😏, porque lo más probable es que el Pesimista 😟 y el Optimista 🙃 sean sólo sus variantes.

Si podemos proyectar nuestros Ingresos a 12 meses tomando como referencia el último año y ajustar esa predicción sobre una base realista de lo que esperamos que suceda (mantener o mejorar nuestro sueldo, prestarle un servicio a X cantidad de clientes a un valor promedio Y), ya tenemos el escenario Realista.

El escenario Pesimista puede surgir de suponer que nos irá un poco peor (menor aumento de sueldo, menos clientes, etc.) y el Optimista, lo contrario (un aumento, un bonus, un ascenso, un buen año de ventas de servicios).

Si un escenario Realista resulta en un ingreso anual de $ 300.000 pesos, un escenario Pesimista podemos configurarlo cerca de los $ 260.000 y uno Optimista en el orden de los $ 340.000.

Los números son arbitrarios. Lo importante es que una vez al año hagamos este ejercicio, idealmente a principio de año. 🗓

Sobre esta base podemos proyectar qué nuevos Gastos podremos encarar, analizar el impacto de reducir otros gastos en determinados rubros para poder ahorrar más, y comenzar a entender cuánto podemos gastar a cuenta.

Lo mejor es usar una planilla para armar estos escenarios.

Descargá un Excel para diseñar tus propios escenarios.

La realidad es sólo uno de muchos casos posibles

Cuando uno reflexiona sobre la vida y los imponderables, a veces tiene evidencia de peso para concluir que es inútil hacer planes porque después termina pasando cualquier cosa en el medio: enamoramientos, convivencias, hijos, separaciones, más hijos, accidentes y un sinfin de variables que quizás hagan del mapa de los 12 meses un papel borroneado.

Los desvíos existen. Podemos naufragar en aguas tranquilas o en un tsunami. En cualquier caso, el objetivo es sobrevivir. El plan es identificar el punto más cercano de tierra firme y nadar hacia allí con la actitud de mantenerse firme, nadando con todas nuestras fuerzas y levantando la mirada cada tanto para ver si vamos bien o hay que recalcular.

Si no nos organizamos y vamos por la vida haciendo malabares con el dinero, vamos a estar más susceptibles a cualquier cambio. Las circunstancias pueden cambiar, pero con un buen plan, podemos reorganizarnos y quedar mucho más cerca de nuestro objetivo. 🎯