¿Cómo hacer el viaje de tus sueños y no caer en bancarrota?

La vuelta al mundo en 80 cuotas

Viajar es sin duda una de las experiencias más enriquecedoras y cada vez hay más consenso en que el dinero conviene gastarlo en experiencias y no en cosas materiales.

El problema principal es que para viajar generalmente hace falta dinero. 💸 Si bien hay alternativas para trabajar mientras viajamos 👨🏻‍💻 en general vamos a necesitar fondos para comenzar a planificar cualquier tipo de viaje.

Quizá te tiente la idea de viajar sólo con un pasaje de ida y ver qué onda, pero si tenemos una vida que queramos retomar o tenemos obligaciones que nos esperan a la vuelta, lo mejor que podemos hacer es sentarnos a planificar. 🗺

¿Por dónde empezamos? Por el presupuesto.

Principio de realidad 👇🏻

Para saber qué tipo de viaje podemos hacer, primero tenemos que conocer el presupuesto que tenemos. Lo importante es entender cuánto vamos a gastar y cada cuánto pensamos viajar.

Para saber con qué presupuesto contamos, lo mejor que podemos hacer es ordenar nuestra economía conociendo cuánto ganamos y cuánto gastamos para luego proyectar a un año si los números dan para hacer ese viaje.

¡Tratar de conquistar el mundo! 🌏

¿Cuáles son las categorías que mejor definen cuánto nos costará un viaje?

Podríamos resumirlas en:

  1. 🛫 Los pasajes
  2. 🏨 El alojamiento y la cantidad de noches
  3. 🥘 Los gastos para comer y movernos dentro del destino
  4. 🎟 Los extras (museos, excursiones y actividades, regalos)
  5. 😷 El seguro de viajero

Los primeros 2 ítems suelen representar por lo menos el 50% del presupuesto total de un viaje.

Tenemos que balancear nuestros deseos con nuestras posibilidades. Para eso es recomendable preparar 3 planes que incluyan países o destinos diferentes.

Es importante que sean planes de diferentes duraciones, distancias y tipos de destino (naturaleza o ciudad), como para tener distintos rangos de presupuestos que nos ayuden a estimar cuánto nos va a salir la aventura y si está dentro de lo que podemos afrontar.

1. No voy en tren voy en avión 🛤 🛩

Es una buena idea dedicarle un rato a simular compras de pasajes con diferentes aerolíneas y en distintas fechas (incluso, pagando con diferentes tarjetas que nos den mejor financiación). Podemos encontrar dos formas de llegar a un mismo destino con una diferencia notable de precios.

Lo ideal es buscar alternativas de traslados que nos abaraten el presupuesto total del viaje. Si estamos dispuestos a resignar un poco de comodidad con algunas horas más de vuelo o llegando a aeropuertos más alejados, podremos contar con más fondos para el resto de nuestro viaje.

Para desplazarnos siempre tenemos la posibilidad de usar el transporte público 🚌 o alquilar una bicicleta 🚲, aunque si el destino lo amerita, alquilar un auto 🚗 nos puede dar mucha libertad. Hay viajeros que hasta compran una moto 🛵 al principio del viaje para venderla antes de volver.

2. ¿Dónde pasamos la noche? ⛺️

El hospedaje también funciona como una perilla que arranca desde cero $, cayendo a la casa de un amigo 👫 o con modalidades como el Couch Surfing 🛋, pasando por opciones económicas de alojamiento como los clásicos hostels o los alquileres temporarios a través de sitios como Airbnb.

Multiplicando el costo de una noche por la duración total de nuestro viaje, vamos a entender mejor el peso que tiene este rubro del presupuesto. Pero siempre hay que tener en cuenta que si pretendemos minimizar los gastos de alojamiento, probablemente tengamos que resignar otros factores como compartir el baño con otros huéspedes, no dormir tan cómodos como quisiéramos, o terminar en una ubicación no demasiado privilegiada.

3. La dieta del viajero 🥑

El alojamiento también puede influir en nuestro presupuesto para comer: hospedarnos en casas, hostels o departamentos nos da acceso a la alacena, heladera, cocina y utensilios. Si invertimos parte de nuestro tiempo en ir a hacer las compras en el supermercado y cocinar 👩🏻‍🍳

4. Gastos hormiga 🐜 y gastos ballena 🐋

Muchas veces cuando elegimos un destino lo hacemos porque queremos conocer o hacer algo en particular en ese lugar. Lo mejor que podemos hacer de antemano es Googlear 👨🏻‍💻 excursiones y actividades que queramos hacer. Buscar valores promedio de una cerveza 🍺 o una buena cena 🍱 en el lugar de destino si tenemos planeado salir de noche 🌃.

Por último, pero no por eso menos importante, es fijarnos un monto máximo ✋🏻 para comprar regalos, souvenirs, o gastar en el free-shop y otros rubros que nos tientan y que no siempre son chiquitaje.

5. A mí no me va a pasar… 👩🏻‍⚕

No estamos acostumbrados a pensar en términos estadísticos, por eso seguimos de largo cuando nos ofrecen un seguro de viajero.

La realidad es que los seguros están precisamente para eso: para no necesitarlos 🤞🏻. Pero si pasa algo durante el viaje, ya sea un robo o un problema de salud, cualquier cobertura nos va a resultar mucho más barata que afrontar los costos por nuestros propios medios.

¡La cuenta por favor!

Después de comparar nuestros planes y expectativas con lo que realmente podemos gastar en nuestro viaje, empieza el trabajo de sintonía fina 🎛.

Negociar con uno mismo o con los eventuales compañeros de viaje dónde recortar ✂️ o dónde hay margen para ampliar 🤑 nuestro viaje soñado.

Lo que resta por definir es cómo vamos a pagar: ¿Vamos a esperar a juntar todo el dinero y recién ahí viajar? ¿O vamos a comprometer nuestra capacidad de gastar a futuro endeudándonos? No hay una única respuesta.

Si no contamos con el monto total necesario para pagar el viaje ahora mismo, tenemos que ser conscientes del costo del financiamiento visualizando cuánto más vamos a tener que pagar por intereses y cuánto tiempo vamos a estar pagando las cuotas de nuestro viaje.

En cualquier caso, el principio general a aplicar es el mismo: no gastar más de lo que ganamos, a menos que querramos irnos de viaje para escapar de una deuda impagable.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.