Buscando a utopía

Muchas veces no somos conscientes de lo que hacemos, otras muchas no nos gusta.

Una vez, muy pequeño, pregunté a mi padre qué era ser mayor. Tenía que ser genial, eso de ir andando solo por la calle, no tener que dar explicaciones, llegar a donde quieras cuando quieras, tener el poder de mandar… ¡eran todo ventajas!

Esa noche me contó un cuento, un cuento sobre la magia y los verdaderos poderes de un adulto. Mientras un niño cree en la magia, un adulto hace lo que puede por mantener la cordura, la fuerza, la sensatez. Eso es la magia.

El niño, hijo de un rey, vive en un castillo situado en una isla idílica, una isla donde la paz y la armonía, en comunión con la naturaleza, hace idílico el universo en el que crece. El solo divisa en la lontananza el resto del reino, un lugar cubierto de bruma por la distancia y por el mar. Un lugar misterioso, lleno de brujas y magos, donde la magia reina por doquier y los buenos siempre ganan a los malos, tal y como se imagina el por los cuentos que escucha antes de dormir cada noche durante tantos años en su vida.

Un día se acerca y le dice a su padre, el Rey de todo aquello

Padre, quiero ver el reino que voy a gobernar
Todo a su tiempo, hijo, todo a su tiempo — repetía el Rey año tras año

El niño seguía con curiosidad las líneas que dibujaba el mundo y durante años imaginaba todo lo que allí acaecía.

Un día, después de cumplir 14, el padre decidió llevarle a descubrir el mundo, a despejar la bruma, a descubrir la verdad.

Pero cuando llega a las tierras que gobierna, cuando se acerca a las ciudades que otrora imaginaba como grandes lugares y fantasticos espacios, solo descubre a gente trabajadora, hambrienta, pobre o rica, gente paseando, agobiada, contenta o enferma. Descubre un mundo que no espera, descubre la realidad.

¿Y donde esta la magia Padre?

y su padre le contesta

Magia es la madre que sin recursos da a su hijo de comer, magia es cuidar de tus súbditos a sabiendas que no todos pueden ser felices, magia es proteger a tu hermano de la hambruna compartiendo el pan, o levantarse todos los días para seguir con tu oficio y seguir adelante. Magia es contarte cada cuento durante los últimos catorce años para que la felicidad a la que aspirarás, la hayas conocido antes, y magia es lo que te queda por delante para recuperarla en los ojos de tu hijo más adelante.
Pero entonces ¿No existen los magos? ¿No eres mago?

Y el padre mira a su alrededor, señala a un padre jugando con un niño pequeño que entre toda esa miseria y vida normal, sonríe con la felicidad dibujada en sus ojos y sus labios y le responde

Bienvenido al mundo de los magos, hijo

Muchas veces somos niños y queremos vivir solo de nuestro poder de sentirnos distintos, de tener claro algo y simplemente hacerlo, no tener vergüenza o asimilarla tanto como las cosas buenas.

¿Cual es el conjuro anti celos? ¿el conjuro para romper la inseguridad? No existe. Solo existe el camino que tu quieras tomar y el resultado puede ser genial o puede ser un error. No hay cura para el dolor. No hay magia en el mundo.

Es cierto, muchas veces la mayor demostración de amor es intentar mantener la magia en el mundo, muchas veces simplemente hacer creer que existe ese mundo es el mayor sacrificio , la mayor prueba de amor que puede darse. Pero no siempre se puede apreciar.

Es un sacrificio. Es el sacrificio. Porque cuando la magia desaparezca porque tenga que aceptar la realidad, cuando se desvanezca la magia que habíais conjurado y todo su escudo desaparezca, te echarán en cara que nunca creíste en la magia, porque la rompiste, que nunca conjuraste nada con ella, solo ella lo sentía. Y tu no podrás decir nada.

En ese momento recordarás, mirarás a los ojos a aquel rey, y le recordarás diciendo

Bienvenido al mundo de los magos

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Iñigo’s story.