La Evolución de la Banda Sonora de Nuestras Unidades

Desde 8 pistas hasta audiolibros, lo que se reproduce en el automóvil crea el ambiente para el viaje

Waze
Waze
Oct 20 · 8 min read

Si imaginas los mejores momentos de tus recuerdos favoritos de viajes en automóvil, es muy probable que más de uno tengan que ver con lo que estabas escuchando en el camino. Tal vez sea la cinta de casete de tu infancia, la perfección atemporal de tus CD de mezclas “Verano ‘99”, u, hoy, tus podcasts y audiolibros favoritos para los largos viajes.

Por alguna razón, todo suena mejor en el coche, especialmente las canciones sobre el coche, pero no conseguíamos identificar por qué. Hablamos con expertos y conductores diarios para descubrir qué hace que la conducción y el audio sean una mezcla tan atemporal, desde la radio y las 8 pistas hasta las opciones de transmisión que disfrutamos hoy.

Nace un radio de coche (1930s a 1950s)

En los primeros días de la conducción, la única banda sonora era el motor en sí. A medida que los coches se volvieron más disponibles en la década de 1930, los hermanos Paul y Joseph Galvin se propusieron cambiar eso con la primera radio comercial para automóviles: la Motorola 5T71.

Nombrado para combinar las palabras “motor” y “Victrola”, el sistema usaba tubos de vacío a batería y se vendía por alrededor de U$130 (alrededor de U$2,000 en dinero de hoy). En ese entonces, escuchar la radio en el automóvil en realidad se consideraba tan inseguro y distractivo como lo es hoy en día enviar mensajes de texto mientras se conduce. Es difícil de creer, pero tal vez por eso algunos de nosotros todavía sentimos la necesidad de bajar el volumen de nuestra música para “ver mejor” cuando estacionamos en paralelo.

Claramente, el miedo disminuyó lo suficiente como para hacer que las radios de los coches fueran una sensación, ya que 9 millones de automóviles las habían instalado en 1946. El aumento de la popularidad también condujo a innovaciones tecnológicas: En 1952, la empresa alemana Blaupunkt vendió la primera radio FM para coches.

Un bache en la carretera (1950s)

En 1956, Chrysler presentó el primer y único fonógrafo para automóviles, llamado “Highway Hi-Fi”. Estaba montado en la parte inferior del tablero del automóvil y conectado directamente a su radio. Pero había un problema: cada vez que chocabas con un bache en la carretera el vinilo se saltaba y Chrysler eliminó el invento en unos pocos años.

Haciendo música móvil con 8 pistas (1960s)

Pasó casi una década antes de que apareciera algo mejor. En 1965, Ford comenzó a ofrecer 8 pistas en todos sus autos deportivos y de lujo. Poco después, la mayoría de los grandes sellos discográficos lanzaron sus catálogos en 8 pistas.

El bajista, productor musical y entusiasta de los coches Bryant Wilder afirma que las 8 pistas tenían la mejor calidad de sonido de cualquier tipo de audio en el automóvil. “Las cintas de ocho pistas eran exactamente como suenan. El dispositivo tenía ocho pistas, cuatro en cada lado”, explica. “La calidad no era tan buena como la del vinilo, pero era mejor que el casete, que era mejor que el CD, que es mejor que lo que escuchamos ahora, en cuanto a la plenitud del sonido”. Si ese es el caso, esperamos que los Zoomers tengan un plan para traerlos de vuelta como los tocadiscos y cámaras de película.

El auge de las cintas de casete (1960s a 1970s)

Las cintas de casete, que se hicieron populares en los coches a finales de los años 60, cambiaron totalmente el juego. ¿La gran razón por qué? Por primera vez, la gente pudo hacer sus propias mixtapes. Básicamente, son las precursoras de las listas de reproducción que conocemos y con las cuales nos encanta conducir hoy.

Para Chris Molanphy, analista y crítico musical y presentador del podcast Hit Parade de Slate, el auge de las cintas de casete allanó el camino para su mixtape de conducción personal. “Tengo una mezcla para conducir que todavía escucho hoy que originalmente era una cinta”, dice.

El atractivo personalizable y la facilidad de los casetes marcaron una nueva era para los audiófilos: en cuanto las 8 pistas representaron alrededor de una cuarta parte de todas las ventas de música en Estados Unidos en 1973, el formato fue casi completamente eclipsado por los casetes al final de la década.

Los CD ocupan el primer lugar (1980s a 1990s)

En 1984, Pioneer presentó el primer reproductor de CD para automóvil, el CDX-1. Y dos años más tarde, Sony presentó el cambiador de CD para coche, que contenía 10 CDs y parecía haber salido del futuro. Los CD se mantuvieron mejor que las cintas de casete, y la capacidad de omitir canciones sin avanzar o rebobinar los hizo mucho más fáciles de usar, especialmente mientras se conducía.

A pesar de que los CD eran el formato más popular en ese momento, no todos los autos venían con reproductores, lo que significaba que algunos conductores necesitaban una solución. “Mi accesorio favorito cuando era adolescente en la década de 1980 era un adaptador de cinta Rakuten con un cable que sobresalía para poder conectar mi Discman al estéreo del auto”, dice Chris.

Para algunos, los CD que escucharon en el automóvil influyeron en su gusto musical durante los años venideros. “Hicimos muchos viajes por carretera cuando era niña, y mis padres siempre ponían CD s fantásticos en el camino”, dice Madison, una Zillennial que pasa su tiempo libre viajando por el país. “Tengo recuerdos tan distintos de estar sentada en el asiento trasero cuando era niña mientras mis padres escuchaban a Elton John, Queen o Abba. Así es como aprendí sobre música”.

Una vez que empezó a conducir, la música significó aún más. “La música es una parte tan importante de la experiencia al conducir”, dice. “Solía hacerle CD mixes a todos, y mi papá todavía tiene en su auto el que le hice en la secundaria. La primera pista es “It Takes Two,” y el resto de la mezcla son principalmente canciones de los años 90. Le digo que puedo hacerle uno actualizado, pero a él le encanta tal como está.

Cambiando hacia lo digital (2000 a 2010s)

Todo cambió (de nuevo) cuando Apple lanzó el primer iPod en 2001. En poco tiempo, los reproductores de MP3 se convirtieron en la opción preferida de la música portátil, pero los automóviles tardaron un poco más en ponerse al día.

“Los reproductores de CD se convirtieron en estándar en los automóviles justo cuando los iPods se hicieron populares, lo cual fue un problema porque si ya no tenías un reproductor de cintas en el tablero, no había una manera fácil de reproducir un iPod a través del estéreo del coche”, explica Chris. “Las entradas auxiliares no eran comunes en los coches tan recientemente como hace 10 o 12 años. La industria automotriz siempre estuvo un paso atrás con la última tecnología”.

Cuando los reproductores de MP3 se convirtieron en los favoritos por primera vez, la gente todavía tenía que comprar y descargar música, lo que significaba que su biblioteca seguía siendo bastante limitada. Eso cambió en 2011, cuando Spotify se lanzó en los Estados Unidos y surgieron más opciones de transmisión de audio.

Sin límites de pistas, hay menos presión para crear la lista de reproducción perfecta antes de salir a la carretera. “Mis hijastros son de la Generación Z, y les gustan las listas de reproducción”, dice Chris. “Cuando estamos en el coche, tocan las mezclas más eclécticas, como una canción de Panic! At the Disco seguida de una canción de la banda sonora de ‘Hamilton’”.

La edad de oro del audio (hoy)

Hoy en día, la música no es lo único que nos hace compañía en el camino. En los últimos años, los podcasts y los audiolibros han tomado el volante, lo que tiene sentido considerando que el automóvil es el lugar perfecto para concentrarse sin interrupciones.

“Mi esposa y yo escuchamos podcasts en el automóvil de manera abrumadora”, dice Chris. “Y hablando como alguien que presenta y escribe un podcast, sé que es adecuado para viajes por carretera porque los episodios son muy largos”.

Históricamente, la lectura no ha sido una actividad recomendada mientras se conduce debido a todo el asunto de “mantener la vista en la carretera”. Pero hoy en día, los audiolibros permiten abrir un libro de forma segura (en sentido figurado) en el coche. Si eres la persona que pregunta, “¿ya llegamos?” dos horas después de un viaje por carretera, nuestros amigos de Audible pueden ayudar con una enorme biblioteca de podcasts y audiolibros, además de una sorpresa especial para los Wazers. En realidad, es posible que desees que tu viaje sea un poco más largo.

Para Madison, los audiolibros ofrecen un bienvenido cambio de ritmo en sus largos viajes. “En mi último viaje por carretera, comencé a cansarme de la música, así que escuché el libro Greenlight, de Matthew McConaughey”, dice. “Me encantó, pero no creo que hubiera leído una copia impresa porque la mejor parte fue escucharlo contar las historias con su voz”.

Hemos recorrido un largo camino desde los primeros días de la radio estática. Entre Bluetooth, los sistemas de sonido con pantalla táctil en el automóvil, la creciente popularidad de los podcasts y audiolibros, y las listas de reproducción casi ilimitadas, es más fácil que nunca crear el ambiente perfecto para conducir.

Por supuesto, algunas cosas nunca cambian por completo. “Grabé mi mezcla para conducir en un CD en los primeros años y ahora se conserva para siempre como una mezcla de iTunes”, dice Chris. Entonces, ¿qué hace que la lista de reproducción para conducir sea perfecta? Él presenta su método, probado en la carretera: “Soy un firme creyente de que una mezcla de calidad dura entre 75 y 80 minutos, para caber en una sola cinta o CD. Una mezcla para conducir debe reconocer, con la letra o con el ritmo, que se está escuchando en un automóvil y debe contar una historia”.

Waze México

Waze crea comunidad dentro y fuera del camino.

Waze México

Waze crea comunidad dentro y fuera del camino. Reune conductores, pasajeros, municipios, socorristas y autoridades de tránsito, para que juntos resolver problemas de transporte, se mejore la movilidad y se trabaje para eliminar el tráfico por completo.

Waze

Written by

Waze

Waze México

Waze crea comunidad dentro y fuera del camino. Reune conductores, pasajeros, municipios, socorristas y autoridades de tránsito, para que juntos resolver problemas de transporte, se mejore la movilidad y se trabaje para eliminar el tráfico por completo.