Suicidio: comprensión y recursos

Wemby
Wemby
Oct 16 · 6 min read

El suicidio es una problemática que suele estar relacionada con una elevada angustia emocional y profunda desesperanza, sumado a la percepción de no tener opciones para poder poner solución y/o mejorar las circunstancias vitales que esté atravesando la propia persona. Sin embargo, es importante lanzar un mensaje de esperanza, ya que mientras se está dentro de la situación la persona probablemente no alcanza a ver salida a su malestar, pero lo cierto es que se puede superar y tener una vida plena después incluso de haber sentido como única opción el suicidio.

Relación entre depresión y suicidio
Aunque la mayoría de personas que tienen una depresión no se suicidan, esta condición es uno de los principales factores de riesgo de suicidio, ya que en sí misma entraña, la perdida de optimismo ante el futuro (desesperanza), junto con una forma de pensar centrada en pensamientos negativos. Es este contexto, junto con otros factores individuales, los que pueden resultar un caldo de cultivo que propicie ideas suicidas.

Algunas personas sobrepasadas recurren al suicidio no como forma de quitarse la vida, sino de acabar con el dolor de forma inmediata. En ese momento, quizá no sean capaces de ver que la depresión es un trastorno emocional que se puede tratar. La elección de ponerse en tratamiento permite a la persona darse una nueva oportunidad de cambiar las cosas.

Datos sobre el suicidio
El suicidio es actualmente la principal causa de muerte no natural en España.
El suicidio está subestimado a nivel mundial, es decir, se contabilizan menos casos de los que en realidad se producen. Esto es debido al hecho de que muchas muertes son relacionadas con otros factores como la sobredosis, siendo muy difícil poder certificar de manera certera las causas.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) actualmente las personas menores de 45 años representan más de la mitad de los suicidios que ocurren anualmente.
Las cifras señalan que las mujeres son más propensas al intento de suicidio, no obstante son los hombres los que triplican en número de muertes por este medio en comparación a las primeras.

Señales que nos alertan del suicidio (cuantos más signos mayor es el riesgo)
Aunque no siempre son obvios y varían de persona en persona. Es importante tener en cuenta ciertas señales que sirvan de advertencia, tales como:

  • Manifestar querer escapar o desaparecer
  • Aislarse de su entorno social
  • Tener cambios de humor bruscos, pasar de la euforia a la tristeza
  • Sueño alterado
  • Regalar pertenencias a su entorno sin explicación lógica y poner en orden asuntos legales
  • Despedirse de las personas como si fuese la última vez
  • Sufrir un dolor insoportable
  • Perder interés por las cosas relevantes
  • Aumentar el consumo de alcohol y drogas
  • Investigar sobre medios para quitarse la vida

Saber informar para prevenir-medios de comunicación
Al hacer una exposición inadecuada de la información del suceso sobre el entorno directo (familia, amigos, compañeros) o sobre el indirecto (medios de comunicación) se puede dar un efecto de contagio, conocido con el nombre de “efecto copycat”. Mediante el cual, se incrementa la posibilidad de que estos comportamientos se repitan. Evidentemente, la posibilidad de que esto ocurra se da en mayor proporción en personas que presentan cierta vulnerabilidad, como depresión mayor, estrés postraumático, Trastorno límite, etc.

Hoy en día, dado el poder de las redes sociales y la notoriedad en cuanto a la influencia que poseen las celebridades u otro tipo de figuras públicas, ciertas conductas pueden ser imitadas.
Si bien es difícil frenar los efectos del contagio social después del suicidio, los medios de comunicación pueden minimizar los riesgos cuidando el contenido y tratando el mensaje de tal forma que no resulte sensacionalista. Tener en cuenta una serie de pautas, puede marcar una diferencia en el resultado que genera la información.

Buenas prácticas sobre información en los medios

  • Dar explicaciones los menos descriptivas posibles, sin entrar en detalles del método para evitar la posibilidad de la replicación del mismo. No exponer titulares ni imágenes gráficas como la aflicción del entorno o evidencias tras la muerte.
  • La mayoría de personas, aunque no todas, las que se suicidan muestran señales de aviso previas al acto. Por ello es adecuado indicar “pautas de actuación” y “las propias señales de aviso” para de este modo dotar al público de recursos que le sirvan de ayuda para sí mismos o para alguien de su entorno.
  • Incluir teléfonos de emergencia o de los diferentes recursos que dan soporte ante esta situación.
  • Ser cuidadoso con el lenguaje utilizado, describir como “fallecido por suicidio” o “se suicidó. Nunca utilizar frases del tipo “llevo a cabo el suicidio de forma exitosa” “el intento de suicidio fue fallido”.
  • No simplificar, no asociar un único evento con la causa que ha dado lugar al suicidio, por ejemplo: se suicidó tras quedarse sin trabajo” o “tras ser abandonado por su pareja”
  • Es importante concienciar e Informar sobre el suicidio como un problema de salud pública.
  • Instar a las personas a que pidan ayuda a expertos.
  • Crear esperanza a través de historias de recuperación.
  • En cuanto al tratamiento de casos de personas famosas la mejor forma de conmemorar al fallecido, es hablar de lo que hizo en su vida y no centrarse en cómo murió.

La importancia de hablar con el entorno y con un profesional
Uno de los mitos del suicidio tiene que ver con la idea de que, si se habla sobre los pensamientos y sentimientos suicidas que la persona presenta, se favorece la propensión para llevar a cabo el mismo. Es importante que la persona que tiene ideas autolíticas (de suicidio) pueda hablar de cómo se siente, por este motivo, preguntarle para ver qué recursos de afrontamiento tiene disponibles y qué riesgo existe, puede ser de gran utilidad.

Aunque sin lugar a dudas una persona que no es profesional en la materia, debe ser cuidadoso al abordar el tema. Su papel puede ser esencial, a la hora de convencer a la persona para que acuda a un servicio especializado, así como de ofrecer su apoyo.

Un elemento a destacar, es que nunca se debe quitar importancia al relato, ni interpretar que la persona lo hace como medio para llamar la atención, ya que en realidad es una petición de auxilio.

Sugerencias de preguntas:
¿cómo te sientes?
¿cómo estás afrontando tu vida?
¿Alguna vez has pensado en hacerte daño?
¿piensas en querer morir?
¿Has intentado hacerte daño?
¿Has pensado un plan para suicidarte? o ¿has pensado cómo y cuándo quitarte la vida?
El profesional de la salud mental ha de sondear de manera muy concreta en la situación actual y, ha de terminar la conversación llegando a un compromiso explícito (contrato) por parte del paciente, de no hacerse daño. Al mismo tiempo, se debe facilitar una guía de actuación, para utilizarla en el caso de que se presenten ideas suicidas y poder reconducirlas.

¿Qué puedes hacer?
-Si tienes pensamientos suicidas, pero no estás pensando en hacerte daño a ti mismo de forma inminente:
Acércate a un amigo de confianza o a un ser querido, para poder hablar de tus sentimientos.
Llama al teléfono de la esperanza 717 00 37 17 o al teléfono de prevención suicidio 911 385 385 de la Asociación Barandilla y asesórate.

Si formas parte de una Comunidad Religiosa habla con un sacerdote o pastor
Busca la ayuda de un profesional de salud mental
-Si tienes pensamientos suicidas y te quieres hacer daño de forma inmediata:
Teléfono de la esperanza 717 00 37 17, sitio web: teléfono de la esperanza.org
Teléfono prevención suicidio 911 385 385 de la Asociación Barandilla.
llamar al servicio al 112 (SUMMA).

Recuerda, el suicidio se puede prevenir, los pensamientos y los sentimientos vinculados al mismo, por muy dolorosos que sean, son temporales.

Wemby Blog

Wellbeing at work: stress-related problems and solutions.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade