Lifting un aliado para un rostro natural

Publicación FlowMagazine abril 2017.

Durante las consultas con mis pacientes, he recibido mujeres y hombres que desean rejuvenecer su rostro para otorgarle un aire de frescura y juventud. Siempre tomo en cuenta la edad y el estilo de vida de mis pacientes, puesto que existen varios agentes causales de que la piel haya pasado por cambios degenerativos y la lozanía de su rostro ya no sea la misma. Con este procedimiento se consiguen resultados completamente naturales con cicatrices prácticamente imperceptibles.

El lifting cérvico-facial (su nombre técnico es Ritidoplastia) es el procedimiento quirúrgico mediante el cual conseguimos tratar el envejecimiento facial mediante la reubicación de sus estructuras internas a su lugar original, y la eliminación de piel excedente, consiguiendo así un rejuvenecimiento intrínseco del rostro que se refleja externamente.

Es una cirugía que requiere un conocimiento vasto de parte del cirujano plástico que la realiza, pues sus complicaciones pueden llegar a ser muy severas y permanentes (aunque muy raramente ponen en riesgo la vida del paciente). Las complicaciones van desde algo tan leve como una parálisis temporaria, hasta otras tan severas como una lesión nerviosa facial permanente.

Fuente externa.

Lo mejor del lifting facial es que es el único procedimiento que nos permite devolver a su lugar esos tejidos que han migrado con el pasar de los años, y sus beneficios se traducen en un rejuvenecimiento de aspecto natural, sin cicatrices visibles, siempre y cuando las maniobras realizadas sean sutiles.

Es importante tener en cuenta solo retocar las zonas que lo ameriten, pues el abuso de las intervenciones en el rostro puede lograr que se pierda la naturalidad y la juventud que en principios buscaba el o la paciente.

Evitar la exposición solar es la indicación post-operatoria más importante en los procedimientos faciales, pero no hacer grandes esfuerzos en los primeros días y seguir a pie de letra las indicaciones de su cirujano son la garantía a un resultado satisfactorio.

Un lifting ideal DEBE ser imperceptible a los demás. Una ritidoplastia perfecta trata los detalles específicos que envejecen ese rostro y mantiene aquellas estructuras que se encuentran en buen estado, por lo tanto ningún paciente tiene las mismas indicaciones exactas a otro y es una cirugía (como todas en realidad) que no deben ser padronizadas. Aquellas personas que conviven en el día a día con él o la paciente, sí muy probablemente noten una diferencia, pero el resto no debe notar un cambio en el rostro.

“¡Cuando del rostro se trata, menos SIEMPRE será más!”

Dr. Luis Fernández Goico

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Dr. Fernández Goico’s story.