Detalle de la portada de ‘Un hijo’, de Alejandro Palomas.

Libros del año 2: Lo mejor para niños y jóvenes, según los autores ganadores en esas categorías este 2016

ESPECIAL / Los escritores que han ganado los principales premios este año recomiendan sus obras favoritas, aquellas que crean lectores

Lunes, 19 de diciembre de 2016

Allí, en la infancia y la juventud es donde nace el primero y verdadero amor por la lectura. Luego, en la adolescencia, ese sentimiento suele ser desplazado, o hibernar, por los descubrimientos de la vida y el mundo, la exploración de la identidad. Pero si ha habido una buena conquista, aquel amor por la lectura volverá. De ahí la importancia de aquellas primeras lecturas por placer, porque no se sabe cuál de ellas guarda, de verdad, la clave para crear verdaderos lectores.

Una tarea difícil la de recomendar literatura infantil y juvenil. Les confieso que no he querido yo entrar, directamente, en ese jardín. Así es que he pedido la complicidad de los escritores que este 2016 han ganado algunos de los premios lierarios más destacados de estos géneros para que sean ellos quienes recomienden las mejores obras de este año o las que más les gusten de cualquier época. Unas son de este año y otras de todos los tiempos, pero en todas ellas está la semilla que creará nuevos lectores. Con ellos los dejo:

ALEJANDRO PALOMAS. Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2016 por ‘Un hijo’ (La Galera). A partir de 12 años

Desde la propia portada, este libro transmite un aire intemporal y de invitación a conocer su historia. El galardón, concedido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, distingue una obra de autor español, escrita en cualquiera de las lenguas oficiales del Estado y editada en España en 2015. Un premio que está dotado con 20.000 euros. Un hijo fue publicada simultáneamente en marzo de 2015 en catalán y castellano. El jurado distinguió esta oba “por su obra polifónica, profunda y emotiva que trata con originalidad temas actuales. Sus personajes van creciendo dentro de una trama que engancha al lector”. La obra ganadora forma parte de la trilogía Una madre (Siruela) y Un perro (Destino), ambos libros para público adulto. Palomas (Barcelona, 1967) es licenciado en Filología inglesa y Master in Poetics por el New College de California en San Francisco, ha traducido obras de clásicos anglosajones como Katherine Mansfield, Willa Carther, Oscar Wilde, Jack London o Gertrude Stein; y dirige la colección Pérfidos e Iluminadas, de El Cobre Ediciones, en la que ha traducido las memorias de Françoise Sagan, Desde el recuerdo.

Las tres recomendaciones de Alejandro Palomas para este año son:

Flotando. Cheon Yooju (Lata de Sal) Infantil, juvenil y adulto. Álbum ilustrado: Una delicia para los sentidos es esta historia mínima de la coreana Chean Yooju en la que un gato y un perro comparten paisaje y miradas. La delicadeza, la sensibilidad y un ritmo que sobrepasa los límites de la belleza. Es magia. Pura.

Hachiko: el perro que esperaba. Lluis Prats (La Galera) Infantil, juvenil y adulto:La historia de la larga y tierna espera de un perro a su dueño. Una versión para pequeños y mayores de un ya clásico japonés que cuenta con la prosa tranquila y preciosista de Lluis Prats y con las deliciosas ilustraciones de la gran Suzanna Celez. Un lujo.

Marcelín. Sempé (Blackie Books) Infantil, juvenil y adulto: Fascinante esta historia de amistad entre dos niños del gran Sempe. Indefinible. Universal. Tierna y arrebatadora, es de obligada relectura. No se puede ser más genial ni más querible. Un 10.

ROBERTO SANTIAGO. Premio Barco de Vapor por ‘Los protectores’ . Ilustrado por Paula Blumen (Editorial SM). De 8 a 10 años.

Los protectores fue premiada, según el jurado, por ser “una novela de ritmo ágil y acción trepidante que presenta una temática actual tejida con humor y fantasía, gracias a una voz narrativa muy cercana, que enganchará al lector desde la primera palabra”.

Con un lenguaje directo, lleno de ironía y humor, la novela narra la idea de un grupo de niños que lleva una doble vida secreta. Según su autor “creo que era un sueño que tenía yo mismo de niño y con el que se pueden identificar los lectores”.

Roberto Santiago es conocido por su serie infantil Los Futbolísimos. La novela ganadora está protagonizada por Vicente Friman, un niño de once años que debido al trabajo de su madre, tiene que cambiar constantemente de ciudad. La novela cuenta en primera persona la nueva etapa de Vicente y su familia. A su corta edad sabe perfectamente lo difícil que es ser el nuevo. “Vicente Friman es el nuevo. Ya le ha pasado otras veces, así que no le preocupa mucho. Aunque esta vez es diferente. Esta vez está Bárbara. La jefa de Los Protectores. O eso se cree ella. Y también están los Apaches. Una banda de adolescentes que tienen atemorizado al barrio. Todos quieren algo de Vicente. Pero él no sabe muy bien qué es. Y además se está hartando. Es el momento de demostrar quién es de verdad Vicente Friman”.

Las tres recomendaciones de Roberto Sangiago son:

Anochece en los parques. Ángela Armero (Montena). Juvenil: En
 mi opinión, la gran revelación del año en la literatura infantil y juvenil
 de 2016. Una historia de amor emocionante, divertida y compleja, que
 engancha desde la primera página. Si tienes corazón, es imposible que esta
 novela no te conmueva.

Valkiria: Game Over. David Lozano (Editorial SM). Juvenil. Original, valiente, aúna la forma y el fondo en una novela trepidante, un thriller que me ha sorprendido y enganchado. Su autor es una de las voces más frescas y reconfortantes de la lij actual en nuestro país.

Harry Potter y el legado maldito. Jack Thorne, sobre una historia de
 J.K. Rowling, John Tiffany y Jack Thorne (Salamandra)
. Infantil y juvenil: Seguramente una recomendación discutible por algunos. Ha
 conseguido que por primera vez en la historia cientos de miles de niños y
 adolescentes del mundo entero se lean una obra de teatro sin que nadie les
 obligue, solo por eso merece todo mi reconocimiento este (estupendo)
 libro, cuya calidad literaria está muy por encima de las novelas
 precursoras.

ÁLVARO GARCÍA HERNÁNDEZ. Premio Gran Angular por ‘León Kamikaze’ (Editorial SM). DE 14 a 18 años.

León Kamikaze fue destacado por el jurado por ser “un relato ágil con un estilo rompedor que enlaza con las nuevas formas de lectura, por tener una galería de personajes llenos de humor y todo tipo de matices y por mostrar con honestidad la evolución ética del protagonista”. La obra de León, un adolescente problemático que nunca ha tenido un hogar ni amigos de verdad. Se ha pasado toda su vida cambiando de asistente social, de familia de acogida, de colegio… hasta que, de la noche a la mañana, se va a vivir con su tío Mateo, un tutor que se hace cargo de él por necesidad más que por amor. En una de sus locuras, León atropella a Lola y su vida da un giro de la forma más inesperada. ¿Qué pasará entre ellos? ¿Podrá su amor superar todas las barreras que se interpongan en su camino? Y, lo más importante, ¿conseguirá León hacerse un hueco en el mundo?

El nombre del viento. Patrick Rothfuss (Plaza & Janés) Juvenil. Es la más perfecta, amena y elaborada construcción de un héroe que se puede leer.

Crónicas de la Torre I: El valle de los lobos. Laura Gallego García (SM) Infantil: El primer volumen de la trilogía utiliza de manera precisa, como un reloj, los mecanismos de la intriga.

Cuentos de las cosas que hablan. Antoniorrobles (Espasa). Son 12 cuentos infantiles tan infantiles que debían ser considerados de lectura obligatoria para todos los adultos.

CARLES CANO. Premio Lazarillo de Creación por ‘El secret de L’avi’ (OEPLI, Organización Española para el Libro Infantil y Juvenil)

El jurado, integrado por Sara Moreno Válcarcel, copresidenta de la OEPLI, y por Teresa Corchete, Montse Pena, Arantxa Bea y Aurelio Erdozain, en representación de las cuatro secciones territoriales de la OEPLI, eligió como ganadora la obra El secret de l’avi. Destacó de la obra ganadora “la originalizada de las historias, con una evolución en los cuentos que va desde un planteamiento y una estructura más tradicional de cuento popular a relatos muy innovadores. Es una obra bien escrita, con un lenguaje cuidado y sugerente que se adecua a las distintas narraciones”.

El secret de l’avi: Es una recopilación de cinco cuentos que inventa un personaje, el abuelo Nicolau, para sus nietos gemelos Miquel y Maria a partir de distintos elementos que encuentran a su alrededor y que no están en el lugar que les correspondería: por ejemplo, en la caja de los juguetes de los niños, aparece — insospechadamente, porque no deberían estar ahí — un peine, un naipe (el rey de bastos) y una piedra; Nicolau, vinculando estos tres objetos, crea El rei pelat, el primero de los relatos que, protagonizado por un rey obsesionado por su calvicie, posee muchas de las características del cuento popular. Pero Nicolau es capaz de narrar también otro tipo de historias, más osadas, con toques surrealistas en algunos casos y finales más abiertos: París, el peix i el cadenat, La maga Staropolsky, El missatge a la botella o La pirata trasladan al lector a otros mundos, más fantasiosos o realistas, según los casos.

Los tres libros recomendados por Carles Cano son:

Alicia en el País de las Maravillas. Lewis Carroll (Anaya) Juvenil. Es, como su nombre indica, una maravilla, un dechado de imaginación, de juegos de lenguaje, un viaje psicotrópico, un libro inagotable que cada vez que lo lees te descubre nuevos aspectos en los que no habías reparado, un clásico con todas las de la ley que siempre tiene cosas nuevas que decir.

Frederick. Leo Lionni (Kalandraka) Infantil. Es un álbum espectacular hecho con la técnica del collage, que nos cuenta en unos pocos párrafos una idea fundamental, algo para lo que otros necesitan quinientas páginas, algo que no deberíamos olvidar nunca: lo importantes que son en nuestra vida los poetas, aquellos que nos hacen ver el mundo con otros ojos y que nos regalan los colores, las historias, las palabras.

La Guía Fantástica. Joles Sennell (Anaya). Cuando apareció este libro en los años ochenta fue para mí un deslumbramiento, una estrella a la que seguir, algo diferente a todo lo que se estaba haciendo en ese momento en la literatura infantil española, me dejó boquiabierto. Y leído ahora creo que continúa teniendo la misma fuerza, la misma capacidad de sorpresa y de despertar la imaginación que tenía entonces.

ANA GONZÁLEZ MENÉNDEZ y KIKE IBÁÑEZ. Premio Lazarillo Álbum Ilustrado por ‘Barrios de colores (OEPLI)

El jurado, integrado por Sara Moreno Válcarcel, copresidenta de la OEPLI, y por Teresa Durán, Ana Cristina Martín, Antonio Seijas y Lorena Martínez, en representación de las cuatro secciones territoriales de la OEPLI, seleccionó la obra ganadora Barrios de colores, entre los 58 proyectos presentados, destacando de forma unánime la fuerza y el impacto de lo simple en la obra, donde esa simplicidad responde a una idea compleja en la que los autores han sabido establecer una armoniosas y coherente composición entre texto, tipografía, forma y color.

Barrios de colores: Si de pronto unos extraños señores se llevaran las farolas del barrio, y volvieran días más tarde y, finalmente, el barrio se quedara incluso sin colores, ¿podrían entonces el caos y la tristeza llegar a apoderarse del vecindario? Quizá sólo un inesperado descubrimiento pueda cambiar el curso de los acontecimientos…

Las tres recomendaciones de Ana González Menéndez son:

El monstruo de colores. Anna Llenas (Flamboyant) Infantil. Es una historia sencilla, entrañable y divertida, cuyo protagonista, un monstruo que se ha hecho un lío con las emociones, introduce a los más pequeños en el mundo de los sentimientos. Se ha convertido en un libro de referencia en el ámbito educativo, en una herramienta muy útil para trabajar la inteligencia emocional.
 
Caperucita en Manhattan. Carmen Martín Gaite (Siruela) Juvenil. A través de una niña que se mueve en un bosque muy diferente al de la Caperucita tradicional, el libro pone de manifiesto problemas sociales y permite reflexionar sobre temas como la libertad, la soledad y la manera en la que nos enfrentamos al mundo.
 
El curioso incidente del perro a medianoche. Mark Haddon (Salamandra). Juvenil: Ofrece un punto de vista diferente del comportamiento humano y ayuda a comprender mejor el espectro autista a través de una historia llena de misterio, aventuras y humor. Una lectura muy amena, divertida y didáctica.

Los libros recomendados por KIKE IBÁÑEZ son:

Marcelín. Escrito e ilustrado por Sempé y traducido por Miguel Azaola (Blackie Books). Para niños, jóvenes y no tan jóvenes.​ Cualquier historia creada por Sempé o traducida por Miguel Azaola es garantía de calidad. Este libro habla de la empatía y de amistad con mucho humor, por supuesto.

Comer un lobo. Cédric Ramadier. Ilustraciones de Vincent Bourgeau (Lóguez) Para niños desde el primer año.​ Este libro me gusta por su tema principal, el intercambio de papeles, por una vez, será él cerdito quien se coma al lobo, y no al contrario, ​y ​de una manera muy divertida se nos presenta la receta para preparar lobo…

Jasón y los argonautas. Escrito e ilustrado por Paloma Corral y Kike Ibáñez (Milrazones). A partir de 8 años. Nunca recomendaría nada solo porque en parte estuviera hecho por mi. Es un texto escrito a cuatro manos que trata sobre la ​búsqueda de un éxito a pesar de los obstáculos.​ Está ilustrado también a cuatro manos​ para crear unas potentes imágenes que evocan a Grecia y al mito sin caer en el tópico. La principal amenaza ​de esta historia ​no será un gigante batallador, unas horripilantes arpías ni otros seres fabulosos. Una sombra mayor planea sobre sus cabezas: ¡la idea de que no lo conseguirán!

MAÑANA segunda entrega con las recomendaciones de Jordi Sierra i Fabra, Luis Leante (Premios Edebé) y Daniel Hernández, Catalina González Vilar e Isabel Hojas (Premios Edelvives).

* Libros del año 1: Las seis biografías, diarios y memorias que debes conocer antes de que acabe 2016