Soja, retenciones y reintegros a las exportaciones

Con el objetivo de generar ahorro fiscal, el Gobierno anunció 3 medidas que, según varios especialistas, impactarán de manera negativa sobre la práctica del comercio exterior. Estas son: la suspensión del plan de retenciones para productos de la soja, la baja de reintegros a las exportaciones y la eliminación del fondo sojero.

Entre las principales urgencias que enfrenta el Gobierno actual se encuentra la generación de las llamadas “divisas legítimas” provenientes de las exportaciones, para lo cual se implementó, a comienzos de la gestión actual, un plan de estímulos que contemplaba una batería de medidas. Entre ellas se encontraban la reducción o eliminación de retenciones a las exportaciones, aumento de reintegros, simplificación de la burocracia (Ventanilla Única de Comercio Exterior) y regímenes para nuevos operadores, como Exporta Simple, entre otros.

Sobre las retenciones al campo, el presidente Mauricio Macri señaló que “no generan futuro, lo destruyen, no son un impuesto inteligente” y se comprometió a bajarlas, implementando un plan de baja gradual del arancel aplicado. En enero del 2017, a través del decreto 343/17, oficializó esta medida; el programa contempla una reducción progresiva para ciertos productos agropecuarios, que se ha estado aplicando de manera mensual a un valor del 0,5% del derecho de exportación. Dicho plan entró en vigencia en el mes de enero de 2018 y la fecha límite para la reducción estaba programada para diciembre de 2019 inclusive, pasando de un derecho ad-valorem del 30% al 18%.

Debido a las medidas anunciadas por Hacienda y Agroindustria, este programa de reducción quedará suspendido por 6 meses para el aceite y el harina de soja, aunque aclara que se exceptúa a los granos, que mantendrán el calendario. La crítica se hizo presente, principalmente, por los industriales del agro que agregan valor en la cadena, ya que entienden que favorece a los exportadores primarios y perjudican a las MOA.

La segunda medida anuncia una baja de reintegros a la exportación, que quizás sea el punto más polémico del paquete, ya que afecta directamente la competitividad de algunas exportaciones.

En abril de 2017, en línea con la recomendación de la Organización Mundial del Comercio para que los países “no exporten impuestos” y reducir el impacto fiscal sobre las ventas internacionales, el Gobierno oficializó mediante el decreto 294 un aumento de los reintegros a las exportaciones industriales. La medida llevaba las alícuotas de un tope del 6% al 8%, un gesto del Gobierno en respuesta a un histórico reclamo del sector, beneficiando su competitividad y aliviando la carga impositiva ya que, según ellos, hace 15 años que no se modificaban las alícuotas.

De acuerdo a las nuevas decisiones oficiales “se reduce un 66% el monto total pagado en concepto de reintegros a la exportación, de acuerdo a un esquema diferenciado por producto”, el listado de los productos, detallados por su posición arancelaria en la Nomenclatura Común del Mercosur se puede ver en los siguientes anexos: Anexo I / Anexo II / Anexo III

Según el Ministerio “la reforma tributaria y el pacto fiscal, que reducen los impuestos al cheque y a los ingresos brutos, generan el espacio para que dichos reintegros puedan ser reducidos”. Esta medida cayó mal en el sector exportador y algunos organismos (principalmente uniones y asociaciones industriales) se pronunciaron en contra.

A estas dos medidas que afectan al sector exportador, se le suma la tercera medida, que estipula la eliminación del fondo solidario, conocido como fondo sojero, el cual fue creado en 2009 y transfería a las provincias y municipios el 30% de la recaudación de los derechos de exportación a la soja, dinero que iba directamente a obras de infraestructura.


Si bien las señales del Gobierno no son claras en cuanto a la política exportadora, su posición frente a la necesidad de aumentar las exportaciones es clara. ¿Serán estas las medidas correctas para lograrlo?

Like what you read? Give Wobax Company #News a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.