Frutera y aliada del PMA

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) fue distinguido con la Condecoración de primer grado de Honor al Mérito “Sebastián Pagador” por los servicios prestados durante la sequía del 2016, otorgada por el Gobierno Departamental de Oruro en Bolivia. Recordamos la intervención compartiendo una breve historia.

Lucy Vallejos Miranda tiene 42 años, una mirada profunda y un cariño humano que abraza. Nacida en la ciudad de Oruro en Bolivia, se ha dedicado al comercio desde que recuerda: su madre también fue comerciante. Su experiencia le ha enseñado que el trabajo del comerciante no es solo vender, sino también dar cariño de hogar a sus clientes. Si bien su puesto de frutas se mezcla entre el variado número de comercios minoristas que se encuentran en medio de uno de los principales mercados de abasto de la capital orureña, el suyo es particular, pues Lucy no es sólo frutera: es también una importante aliada del PMA.

Lucy en su puesto de ventas (Foto: WFP/Katherine Coronado)

Lucy fue contactada por el PMA en la segunda mitad del 2016 para apoyar una intervención de emergencia en Oruro. Y es que el departamento en el que ella nació, se encontraba en una situación crítica de inseguridad alimentaria en donde el apoyo de todos era urgente y necesario. Una de las más fuertes sequías había golpeado a este departamento y debido a ella, las fuentes de agua se habían secado. Cerca de 22.000 cabezas de ganado habían fallecido y solo se llegó a cosechar un 30% de los alimentos cultivados. Y uno podría pensar ¿Cómo es que Lucy apoyó esta emergencia?

Beneficiarios se aproximan al puesto de Lucy a canjear sus cupones por alimentos frescos (Foto: WFP/Mónica Viaña)

La sequía forzó a las familias afectadas a poner en marcha estrategias de sobrevivencia que afectaron su consumo de alimentos y la calidad de su nutrición. El PMA, por solicitud del Gobierno Departamental de Oruro, contribuyó con más de un millón de dólares para una intervención con el objetivo de mejorar la situación alimentaria de 8.000 familias (cerca de 40.000 personas) por medio de la entrega de cupones por activos.

Cada familia debía trabajar en el restablecimiento de sus fuentes de acceso a agua: sus vigiñas (reservorios tradicionales de agua), pozos, atajados y canales, y por ello recibirían 9 cupones (por un valor aproximado de 130 dólares) para intercambiarlos por alimentos.

Para que las familias afectadas pudieran utilizar estos cupones, el PMA necesitaba aliados. Así es que Lucy se unió a la causa, ofreciendo su puesto como uno de los puntos de canje que atendería al requerimiento de miles de familias participantes.

Vigiña reestablecida durante la emergencia de Oruro (Foto: WFP/Edgar García)

Su amiga Erika, otra dueña de un pequeño almacén de una calle aledaña, le comentó que el PMA estaba realizando una evaluación de los comercios en Oruro para apoyar a las familias afectadas por la sequía.

A Lucy le gustan los retos, por lo que la innovadora modalidad del proyecto le pareció interesante: “Si me proponen algo y por más que no conozca yo lo acepto (…) Me ha gustado y aparte de todo, después he conocido otras cosas”, afirma con alegría. Después del primer canje de cupones Lucy logró ampliar la oferta de su pequeño puesto de venta de frutas y verduras, incorporando algunos otros alimentos, para que los beneficiarios tuvieran la oportunidad de realizar un canje de alimentos variado y nutritivo.

Lucy vivió desde otra manera la sequía. Gracias a su predisposición para que muchas familias puedan consumir frutas y verduras frescas, ella también se ha visto beneficiada.

Edgar García y Marcos Viscarra del PMA visitan a Lucy en un día de intercambio de cupones (Foto: WFP/Katherine Coronado)

Recibir a 8.000 familias no fue la única de las sorpresas: uno de los días de canje Lucy pudo reconocer algunos rostros. El pueblo de su papá, Koani, era beneficiario y los pobladores, amigos de la familia, fueron a intercambiar sus cupones a su puesto. “He atendido a gente que de verdad son muy humildes y les he caído como una bendición”.

“Les doy gracias porque la mayoría de los municipios son muy pobres y gracias a esta entidad (PMA) he crecido mucho también. Gracias a ustedes por darme la oportunidad de salir adelante y de ayudar a tanta gente que lo necesita”.

Mónica Viaña y Edgar García comparten unos momentos con Lucy durante un canje de cupones (Foto: WFP/Katherine Coronado)
Víctor Hugo Vasquez, Gobernador de Oruro, y Elisabeth Faure, representante del PMA en Bolivia durante la condecoración (Foto: WFP/Morelia Eróstegui)

El 15 de agosto, en reconocimiento al apoyo humanitario brindado en esta emergencia, el Gobernador Departamental de Oruro Víctor Hugo Vásquez, otorgó a la representante del PMA, Elisabeth Faure, la Condecoración de primer grado de Honor al Mérito “Sebastián Pagador”


Redacción: WFP/Morelia Eróstegui
Entrevista: WFP/Katherine Coronado
Edición y apoyo: WFP/Mónica Viaña, WFP/Patricia Durán, WFP/José Carlos Velasco