Honduras: “Este programa ha cambiado mi vida y la de mi familia”

El programa apoya a las familias a desarrollar su resilencia a factores adversos, como la sequía en el corredor seco. Foto: WFP/Hetze Tosta

El “Programa Agroforestería y Resiliencia al Cambio Climático: Desarrollando Comunidades Resilientes en el Corredor Seco de Honduras” tiene como propósito generar redes de protección social bajo la modalidad de alimentos para la generación de activos en áreas de inseguridad alimentaria y vulnerabilidad climatológica en el corredor seco en complemento con el Programa de Alimentación Escolar y de Suplementación Alimentaria a Grupos Vulnerables en riesgo de desnutrición.

He aquí algunas imágenes de sus participantes:

Juan Ramon Zelaya es miembro de la asociación Caja Rural Unidas en Acción y beneficiario del programa de Agroforestería y Resiliencia al Cambio Climático. Ha sembrado con semilla de maíz fortificado y han construido barreras de piedras para evitar el deslave en época de lluvias y la pérdida de las cosechas. Reside en la comunidad de San Rafael, municipio de Namasigüe, departamento de Choluteca, Honduras.

Jenny García también integrante de la Caja Rural Unidas en Acción en la comunidad de San Rafael en el corredor seco de Honduras. Este programa es implementado por el Gobierno de Honduras, a través del Instituto Nacional De Conservación y Desarrollo Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestres (ICF), y el PMA en 45 municipios afectados por la prolongada sequía en el corredor seco.

Elka García es también integrantes de la Caja Rural Unidas en Acción y participantes del proyecto de gallinas ponedoras. Ellas y sus compañeras recogen 50 huevos al día de 40 gallinas que tienen en la comunidad de San Rafael en el corredor seco de Honduras.

Carlos Rodriguez es beneficiario del programa de Agroforestería y Resiliencia al Cambio Climático de la comunidad de San Rafael, Namasigüe, Choluteca. Es también miembro de la Caja Rural Gracias a Dios. “Me siento muy agradecido con este programa, he aprendido nuevas técnicas, ahora produzco más y además he aprendido a cultivar vegetales que antes teníamos que comprarlos. Este programa ha cambiado mi vida y la de mi familia”.

Matilde Marcia es presidenta de la asociación Caja Rural Gracias a Dios. Ella y sus socias recibieron 100 gallinas que ponen diariamente 150 huevos. Con la venta de los huevos compran alimentos, más gallinas y otros insumos para aumentar la producción. La Caja Rural Unidas en Acción tiene 23 socias que residen en la comunidad de San Rafael, Namasigüe.

Algunos datos sobre este proyecto en el corredor seco

El Programa establece como meta la atención de 12,600 familias por cinco años (2,520 familias por año) en 45 municipios del corredor seco de los departamentos de Choluteca, Valle, Francisco Morazán, El Paraíso y La Paz. Las familias suman en total unos 63,000 beneficiarios durante los cinco años.

Con la implementación de este Programa en 45 municipios del corredor seco de Honduras, se pretende fomentar la capacidad de recuperación de hogares vulnerables situados en entornos degradados y expuestos a riesgos por cambio climático.


Originally published at es.wfp.org.