Promoviendo los huertos escolares en Bilwi, Nicaragua

WFP Español
Jun 23, 2017 · 4 min read
Adolfo Reyes, Jefe de la Oficina de Bilwi, prepara la tierra parael huerto demonstrativo. Foto: WFP/Sabrina Quezada

Nunca hubiera imaginado que mi colega, Adolfo Reyes, jefe de la Oficina de Bilwi, en la Costa Caribe Norte de Nicaragua, tomara un machete, un azadón y otras herramientas para “complementar” su trabajo en el PMA y se dispusiera a preparar la tierra en un lote ubicado junto a su oficina. Lo hizo para cultivar frutas y vegetales.

Mis recuerdos de Adolfo estaban enmarcados en su trabajo operativo con los alimentos que recorren casi 600 kilómetros desde la zona del Pacífico de Nicaragua para llegar a las comunidades indígenas y afrodescendientes localizadas en los vastos llanos y en las costas del Mar Caribe. Las comunidades más pobres y alejadas del país.
Proveniente de una familia de agricultores del Pacífico, Adolfo encontró la mejor manera de mostrarles a los maestros y padres de familia del municipio caribeño de Puerto Cabezas cómo implementar un huerto escolar.

La Representante del PMA, Antonella D´Aprile, con la Vice Ministra de Educación, Francis Díaz con los insumos para los huertos escolares.

El Ministerio de Educación, con el apoyo del PMA está impulsando la creación de huertos en las escuelas del país, como una herramienta pedagógica que permita a los estudiantes ampliar sus conocimientos sobre temas relativos a la buena nutrición. También se incentiva el consumo de alimentos frescos en las escuelas, para complementar la merienda escolar que todos los días reciben los estudiantes.

Pero en nuestra Costa Caribe, multicultural y multilingue, hay muy poco desarrollo de la agricultura debido a que los suelos son ácidos, arcillosos, poco fértiles y a las malas condiciones climáticas. En las comunidades se encuentran escasos y rudimentarios implementos agrícolas, debido a que las familias no tienen hábitos para cultivar la tierra.

Pero con apoyo del PMA, el Ministerio de Educación envío a las escuelas de Puerto Cabezas palas, azadones, rastrillos, regaderas, carretillas, piochas y otras herramientas, así como semillas de ayote, pipián, sandías, melones, chiltomas, pepinos, tomates y zanahorias para iniciar los huertos escolares.
El personal del Ministerio de Educación brindó charlas a educadores y padres de familia sobre los procedimientos que debían seguir para comenzar la preparación de la tierra y la siembra.

“Muchos directores y maestros tenían miedo porque no sabían cómo arrancar con los huertos. Desconfiaban de los suelos. No creían que fueran a producir frutos”, me contó después Adolfo.

Con estas y otras interrogantes, docentes y padres de familia comenzaron a visitar la oficina del PMA en Bilwi, la cabecera municipal de Puerto Cabezas, en busca de orientación.

“Yo me preguntaba que cuál era la mejor forma de demostrarles que sí se podía instalar un huerto en esta tierra”, recuerda Adolfo.

Así que con herramientas en mano, Adolfo motivó a Denis Duarte, el conductor de la oficina, para comenzar a trabajar el predio baldío contiguo donde se instalan las bodegas móviles y se emplea como estacionamiento. Bajo el intenso sol y calor del Caribe estos dos colegas no descansaron sino hasta ver germinar y crecer las frutas y vegetales que sembraron.

Las dos colegas mujeres de Bilwi, Erby Franklin y Selucia Levy se unieron a la iniciativa regando y cuidando las plantas que sembraban sus compañeros. Al poco tiempo, el esfuerzo dio los resultados esperados: tomates, chiltomas, sandías y melones crecieron y fueron un ejemplo para maestros y padres de familia que visitaban con curiosidad el huerto demostrativo. ¡No podían creerlo pero la evidencia era incuestionable!

Selucia Levy cortando una sandía para compartirla con sus compañeros.

De ésta manera, el personal del PMA motivó a la comunidad educativa local a instalar sus huertos escolares para cosechar sus propios frutos. Y toda esta experiencia de motivación y determinación también está dando más frutos: ahora hay huertos en 62 escuelas del municipio de Puerto Cabezas.

Adolfo y todo su equipo disfrutaron de la experiencia y del dulce sabor de sandías y melones y de los vegetales, que por ser llevados de otras regiones del país, cuestan caros en el Caribe.

Foto © WFP/Sabrina Quezada

Originally published at es.wfp.org.

Historias del Programa Mundial de Alimentos

Historias y artículos en español del Programa Mundial de…

Historias del Programa Mundial de Alimentos

Historias y artículos en español del Programa Mundial de Alimentos

WFP Español

Written by

Página oficial del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (WFP). Síguenos y únete a la lucha contra el hambre.

Historias del Programa Mundial de Alimentos

Historias y artículos en español del Programa Mundial de Alimentos