‘Trabajando para salir del trabajo’

La ingeniera del Programa Mundial de Alimentos (WFP), Daniela Villar, nos comenta sobre los preparativos para el monzón en los campos de refugiados en Bangladesh y de ser una mujer en el mundo de la ingeniería, que es tradicionalmente dominado por los hombres.

Shelley Thakral
May 14, 2018 · 6 min read
Después de haber trabajado en proyectos humanitarios en su país natal, Chile, y en el extranjero, Daniela sabe que, si hace bien su trabajo, ya no será necesitada. Foto: WFP / Saikat Mojumder

¿Qué estás haciendo para mitigar los efectos de la temporada del monzón en los refugiados Rohingya?

Como las lluvias ya comenzaron, trabajamos a toda hora para mejorar la seguridad y el acceso a los campamentos.

En marzo de este año, el Gobierno de Bangladesh asignó 800 hectáreas de tierra para reubicar de manera segura a unos 30.000 refugiados. Sin embargo, esto incluye colinas, valles y laderas empinadas, solo una pequeña porción es viable y puede convertirse en tierra utilizable.

Como parte de los campamentos corren el riesgo de ser interrumpidos por las lluvias, los ingenieros del WFP están trabajando para garantizar que los alimentos lleguen a los refugiados en todo momento. Foto: WFP / Saikat Mojumder

Mi trabajo consistía en diseñar y construir un nuevo centro logístico cerca del campamento y fui una de las primeras ingenieras en un proyecto conjunto del ACNUR, la OIM y el WFP para preparar terrenos que se usarían como refugio.

También formo parte del equipo de ingeniería del WFP que está construyendo puentes y carreteras, fortificando terraplenes y despejando canales de drenaje. Estamos trabajando para garantizar que podamos llegar a todos los refugiados siempre y cuando los sitios de refugiados se vuelvan inaccesibles durante el monzón. Se están estableciendo nuevos puntos de distribución para alimentos y artículos no alimentarios para garantizar que nadie se quede atrás.

Teniendo en cuenta el peligro de las inundaciones y saber cuán densamente poblados están los campamentos, debemos asegurarnos de que los alimentos lleguen a los refugiados incluso en el peor de los casos. Para hacer esto, construir nuestro puente Bailey es nuestra mejor opción. Es simplemente la construcción más rápida y sólida en estas emergencias. Se necesitan siete días para colocar este puente, que acaba de llegar del Reino Unido. Tenemos 50 trabajadores del sitio para despejar el terreno y construir una plataforma para lanzar el puente. Yo llamo a esto un puente ‘Lego’ debido a la forma en que se ensambla. Construyes la nariz y la lanzas al otro lado. Permitirá el cruce de camiones con 5 toneladas de suministros.

¿Cuándo comenzaron los preparativos?

Comenzamos en diciembre de 2017 mirando los recursos, las limitaciones y las oportunidades. Descubrimos lo que podíamos obtener localmente en el tiempo que teníamos. Y luego nos pusimos manos a la obra.

Haciendo los diseños de la Sede del WFP en Roma, todo es teórico. Entonces, una vez que ves los campamentos de primera mano y se establece la realidad, es abrumador. Me sorprendió la cantidad de niños, la inmensidad y la ausencia de vegetación. A veces puedes conducir un día entero y solo ver un árbol.

En el paisaje árido alrededor de los campos, el trabajo ha estado en curso durante meses en preparación para el monzón. Fotos: WFP / Kauser Haider

¿Cuáles son los desafíos que enfrenta?

Nos enfrentamos a muchos desafíos: tiempo, recursos, lluvia fuerte, ¿estará el concreto listo para lanzar el puente? ¿Tenemos un plan B? Como ingeniera, siempre tienes un plan B, un plan C e incluso D. Las cosas no siempre salen según lo planeado. Pero soy una experta adaptable, diseñadora y solucionara de problemas. Es mi trabajo encontrar soluciones.

¿Cómo es ser una ingeniera mujer en el campo?

Es difícil, porque este sector sigue siendo en gran medida un “mundo de hombres” y la gente supone que, como mujer, no tienes suficiente experiencia.

Sin embargo, cuando trabajé en Myanmar en un proyecto financiado por Suiza para mejorar la calidad de una nueva escuela, mi equipo estaba formado por tres mujeres ingenieras. Ahora, en WFP, mi gerente de línea es una ingeniera increíble, súper inspiradora y también es una mujer. Realmente me siento inspirada por otras mujeres ingenieras. Podemos compartir nuestras experiencias y hacer que nuestras voces sean escuchadas.

Las ingenieras humanitarias se mantienen firmes en un entorno tradicionalmente dominado por los hombres. Fotos: WFP / Saikat Mojumder

Muchos proyectos de construcción en nuestra línea de trabajo están en países en desarrollo: el terreno es difícil y también lo es trabajar en lugares donde las mujeres ni siquiera son visibles.

Como mujer, siento empatía con las comunidades con las que trabajamos y esto marca una gran diferencia. Cuando llego al terreno, mi primera prioridad es escuchar a las personas, así como a los contratistas, para comprender lo que necesitan, lo que quieren y cómo podemos trabajar mejor juntos. Justo hoy, estaba sentada con los trabajadores en el nuevo centro logístico que estamos construyendo en el mega campamento de Kutupalong. Me trajeron agua fría y, a través de mi intérprete, me contaron sobre sus familias y sus hijos; esto crea una conexión.

Los refugiados Rohingya están involucrados en el trabajo de preparación del monzón, incluyendo el drenaje del canal. Foto: WFP / Kauser Haider

¿Qué te impulsó a convertirte en una ingeniera humanitaria?

He trabajado en barrios marginales desde que tenía 15 años cuando estaba en la escuela; era una escuela católica en Chile y sentimos que nuestra misión era compartir la suerte que teníamos y difundir el amor. Trabajamos bajo la lluvia para mejorar las casas de las personas para que pudieran vivir en condiciones dignas.

Continué como voluntaria cuando fui a la universidad, donde estudié ingeniería estructural y civil, aprendiendo cómo construir carreteras y puentes. Después del terremoto y tsunami que azotó a Chile en 2010, comencé a trabajar para el Gobierno. Estuve a cargo de tres proyectos de reconstrucción y revisión de la seguridad de los edificios escolares. Luego hice una maestría en ingeniería ambiental en Australia, donde aprendí a construir edificios sostenibles. La idea era sacar a la gente de un alojamiento prefabricado -las casas de emergencia “llamadas de fábrica” que llamamos mediaguas en Chile- y proporcionarles hogares sostenibles y eficientes con paneles solares, recolección de agua de lluvia y un jardín donde pudieran cultivar alimentos. Era natural para mí querer moverme al mundo humanitario donde mis habilidades ayudarían a salvar y cambiar vidas.

¿Qué te gusta de tu trabajo?

Mi equipo es clave para ayudar al WFP a entregar alimentos y suministros de emergencia, y para ayudar a las comunidades a lograr la sostenibilidad a largo plazo, para que puedan alimentarse por sí mismas. Me gusta que mi trabajo tenga un impacto concreto.

Julekha y su familia se encuentran entre los 685.400 refugiados Rohingya que reciben asistencia alimentaria del WFP en Bangladesh. Foto: WFP / Saikat Mojumder

Siempre estoy trabajando para salir de un trabajo. Donde sea que esté, me aseguro de brindarles a las comunidades la capacidad de mejorar sus hogares, sus medios de subsistencia, construir escuelas y ayudar a sus hijos para que no necesiten nuestro apoyo por más tiempo.

Estás trabajando en condiciones muy estresantes. ¿Cómo te relajas?

Hago yoga para aclarar mi mente y liberar el estrés. Además, realmente valoro hablar con la gente, y en estas emergencias encontramos nuestro ‘nido’, nuestra pequeña comunidad de personas de ideas afines con quienes estamos en la misma onda.

Lea sobre la respuesta del WFP a la crisis Rohingya.

Historias del Programa Mundial de Alimentos

Historias y artículos en español del Programa Mundial de…

Historias del Programa Mundial de Alimentos

Historias y artículos en español del Programa Mundial de Alimentos

Shelley Thakral

Written by

Emergency Communications Specialist and former BBC Journalist.

Historias del Programa Mundial de Alimentos

Historias y artículos en español del Programa Mundial de Alimentos