Owners Buy-Out (OBO) útil operación corporativa para la PYME

Según el último informe ASCRI de Actividad de Capital Privado en España, en 2015 ha habido 29 operaciones de Buy-outs que aportaron un 39% de la inversión total en middle market y venture capital, siendo la mayor parte de estas operaciones del tipo “Leveraged Buy-Out” o LBO.

Dentro de éstas, nos vamos a fijar en las operaciones de “Owners Buy-Out” (OBO), una herramienta que debido a sus características se encuentra generalmente circunscrita al ámbito de las PYMES, pero que es todavía poco conocida y utilizada.

¿Qué es un OBO?

Un OBO es una forma derivada del más familiar LBO (Leveraged Buy-Out). Consiste en la adquisición íntegra de una sociedad por parte de uno o varios directivos/fundadores que ya son socios, mediante la creación de una nueva compañía holding utilizando:

i) Una contribución total o parcial (o roll-over) de los socios que quieren permanecer en la empresa (incluyendo los fundadores);

ii) Una palanca sin apenas efecto dilutivo (deuda bancaria, financiación mezzanine, etc..) y

iii) Fondos propios suplementarios aportados por un nuevo inversor financiador (es decir un sponsor)

Obviamente, aquellas empresas que como objetivo estratégico han considerado una salida (exit) mediante la venta a un socio industrial, no estarán interesadas en este tipo de operación. Sin embargo, para muchas otras empresas, estas operaciones, una vez conocida y comprendida, podría ser un paso notable en su trayectoria empresarial.

Objetivos de un OBO

El OBO puede satisfacer una amplia gama de objetivos:

  1. Aumentar los intereses de capital de los socios fundadores que ha quedado muy diluido debido a varias rondas de inversión. En éste caso, el OBO es la herramienta perfecta para los fundadores que desean volver a tener control de la mayoría de la compañía que fundaron.
  2. Permitir a los fundadores obtener parte de la inversión que han realizado (cash-out) en una compañía en la cual tienen una parte importante de su patrimonio.
  3. Permitir que los “business angels” históricos o fondos de capital riesgo salgan en condiciones financieras favorables.
  4. Oportunidad para que los cuadros directivos no fundadores aporten capital a la empresa que han contribuido a desarrollar, y por lo tanto participar plenamente en la creación de valor futuro.
Pero sobre todo, un OBO es una oportunidad de reconsiderar la estrategia de la compañía y redefinir un proyecto de crecimiento a 4 o 5 años, en torno al cual se alineen las distintas partes interesadas.

Por último y no menos importante, un OBO se debería acompañar de un paquete de incentivos al equipo gestor, implementado por el sponsor, con el objetivo de ofrecer una remuneración de capital generosa a los fundadores/directivos en caso de que la transacción sobrepase sus objetivos. Para ilustrarlo, un fondo de OBO busca típicamente rendimientos inferiores (entre 2.5 y 3x) a aquellos de los fondos de capital riesgo (10x): de esta manera los management packages pueden ser muy atractivos para los ejecutivos, que harán esfuerzos por sobrepasar los objetivos fijados.

¿A quién van dirigidos los OBO?

Como en casi todas las operaciones de este tipo, lo primero que hay que saber es si los fundadores/directivos y el equipo de gestión están verdaderamente interesados en promocionar esta iniciativa. Para ello tienen que estar plenamente convencidos de que queda mucho valor en el proyecto empresarial a 4 o 5 años, que no es el momento adecuado de vender (aún cuando ciertos accionistas estén demandando una salida) y que posean ambición y ganas de explorar nuevas vías de crecimiento (la internacionalización o el crecimiento por adquisición).

Idoneidad de las empresas para un OBO

Como mencionamos anteriormente, los OBO son derivados del más tradicional LBO. La experiencia demuestra que, para que este tipo de operaciones tenga éxito, las empresas deben de ser estables y capaces de generar ingresos recurrentes de cash-flow previsibles y relativamente importantes. Al fin y al cabo la L de Leveraged significa que hay que devolver la deuda….

Fijándonos en los objetivos de un OBO anteriormente citados, vemos que coinciden con la situación de muchos fundadores y necesidades de crecimiento de empresas del ecosistema digital que han alcanzado un cierto grado de madurez después de varias rondas. Pero si nos atenemos los criterios de éxito, se observa claramente que existe cierta incompatibilidad con éste tipo de empresas debido, sobre todo, al carácter volátil de este mercado.

Para éstos casos, se debe hacer una adaptación de las prácticas de LBO a las especificidades de éste ecosistema, de manera que permitan a empresas de fuerte crecimiento, que no son necesariamente muy rentables, hacer operaciones de este tipo. Una de las opciones a considerar puede ser que el apalancamiento de un OBO en empresas del sector digital debe ser estructurado de manera diferente que un LBO clásico, asumiendo que el valor está en el crecimiento y no en el efecto de apalancamiento: la habilidad de invertir con rapidez es esencial en caso de cambios bruscos del mercado. Así, resulta necesario considerar apalancamientos reducidos que no demanden flujo de efectivo (por ejemplo, financiación mezzanine con un pago cuando se alcance un grado de maduración en vez de amortizar deuda senior).

Si necesitan más información sobre el nivel de idoneidad de su empresa y cómo realizar operaciones de Owners Buy-Out no deje de ponerse en contacto con nosotros.