Los bots han llegado… ¿para quedarse?

Eslang estrena bot en Telegram y en Messenger para distribuir los contenidos del portal entre los lectores más jóvenes

Telegram y Messenger ya cuentan con “bot” de Eslang

En lo que llevamos de década, la mensajería móvil se ha convertido en el comportamiento online que más ha crecido, por encima incluso de las Redes Sociales. Era de esperar que los medios de comunicación, que ya han explotado su presencia en Twitter y Facebook, explorasen ahora las aplicaciones de mensajería. Quien tiene un bot en Facebook Messenger o en Telegram -entre otras aplicaciones que ya permiten estos desarrollos- tiene un amigo… o muchos.

Pero, ¿qué es un robot conversacional, o chatbot en inglés? A grandes rasgos, es un programa informático con capacidad de auto-aprendizaje que distribuye contenido de manera automática, empleando diferentes canales online (páginas web, apps) y emulando el tono e interfaz de mensajería con el que comunicamos con nuestros seres más próximos en entornos como el de Whatsapp. Por lo general, o por ahora, son robots que actúan sobre aplicaciones que el usuario ya tiene descargadas, como el Facebook Messenger, Telegram o Slack.

Además de las empresas informativas, compañías y servicio de variada naturaleza ya exprimen su potencial. H&M cuenta en la app Kik con un bot que vende ropa; KLM permite hacer ‘check in’ via Facebook Messenger; Poncho, uno de los primeros, te ofrece la previsión meteorológica de manera personalizada e interactiva en Messenger…

El ‘bot’ de KLM permite hacer ‘check in’ a través de Facebook Messenger.

Robots que generan contenido en los medios de comunicación

Aunque en este post nos centremos más en los bots conversacionales, abrimos un paréntesis para aclarar que no todos los robots empleados por la industria se albergan en aplicaciones de terceros ni se limitan a distribuir contenido. Los medios de comunicación emplean cada vez más robots de tipo “araña” o crawler para generar contenido de forma automática, a partir de fuentes de datos abiertas. Los casos de uso informativo de lo que algunos llaman “periodismo-robot” son cada más numerosos y de mayor calidad.

“El uso de robots abre nuevas perspectivas y ofrece nuevos servicios a nuestros lectores, en ningún caso reemplaza en nada al periodismo”, Luc Bronner, director adjunto de Le Monde.

Le Monde, por ejemplo, utilizó un robot con tecnología de inteligencia artificial de Data2Content para generar miles de micro-noticias con resultados electorales en pequeños municipios y comarcas, dentro de su reciente cobertura electoral. “El uso de robots abre nuevas perspectivas y ofrece nuevos servicios a nuestros lectores, en ningún caso reemplaza en nada al periodismo. Los periodistas de Le Monde no habrían tenido la capacidad de producir 30.000 artículos para los 30.000 municipios en una noche. Estos textos no pretenden ser ni análisis […] ni reportajes”, explicó Luc Bronner, director adjunto de Le Monde.

Así era el contenido electoral generado por el bot de Le Monde.

Los Angeles Times apostó desde 2014 por los bots para que generasen alertas y noticias de forma automatizada sobre los terremotos que de forma casi cotidiana sacuden California. Y la agencia Associated Press (AP) los usa para cubrir las ligas menores de baseball de EE.UU. opara generar noticias basadas en resultados financieros de las empresas.

Un ejemplo de contenido automático sobre béisbol generado por AP.

El auge de ‘chatbots’ en los medios nacionales e internacionales

Volviendo a los chatbots (o bots conversacionales) que distribuyen contenido personalizado manteniendo charlas con los usuarios, la lista de medios de comunicación que han apostado por ellos en los últimos meses es cada vez vez más larga. En España, El País, Verne, eldiario.es, Politibot… han apostado por usarlos, principalmente vía Messenger o Telegram.

Politibot se lanzó en Telegram aprovechando los comicios del 26J en España.

En el plano internacional, CNN, Fusion, Washington Post, Wall Street Journal, Vice, Buzzfeed, Complex, entre otros muchos, han hecho lo propio en las mencionadas aplicaciones de mensajería (en los enlaces tenéis descripciones de cada uno de los experimentos). Aunque a primera vista parezcan similares, cada chatbot cuenta con sus peculiaridades interactivas y están desarrollados con diferentes lenguajes de programación.

“El reto no es la tecnología para construirlos y ponerlos en marcha. Nuestro desafío consiste en crear una experiencia que le recuerde a todo el mundo un hecho sencillo: somos periodistas”, Joey Marburger, The Washington Post.

Además de la charla automatizada, algunos permiten hablar no sólo con palabras sino también con emojis (como los de Fusión o Buzzfeed); otros permiten suscribirse a temas generales o columnistas en concreto (El País o Washington Post); te muestran información geolocalizada (Poncho o Washington Post) o permiten que les envíes fotos (Buzzfeed); los hay nacen con una naturaleza especializada (Politibot) o se van transformando siguiendo los temas más candentes (Buzzzfeed); algunos hablan solos y envían notificaciones, sin que el usuario interactúe (Complex), y otros jamás lo harían… Para gustos, bots.

Eslang estrena ‘chatbot’ en Facebook Messenger y Telegram

En este contexto, el portal web de contenidos para jóvenes Eslang (un proyecto del Vocento Media Lab) se ha subido a la ola de los chatbots y ha puesto en marcha no uno, sino dos: uno en Facebook Messenger -para celebrar los más de 100.000 seguidores en esta red social en sus primeros seis meses de vida- y otro en Telegram.

El bot de Eslang, en Facebook Messenger.

Utilizando cualquiera de estas dos aplicaciones, los lectores pueden mantener una conversación eligiendo entre las diferentes opciones que se le ofrecen, o escribiendo palabras clave de temas que les puedan interesar, como política, sexo, series o virales. Se puede interactuar con el robot, leer contenidos, ver vídeos, participar en tests y trivial, conocer los últimos gifs… o mandar a paseo al robot (si uno logra sortear sus ingeniosas respuestas). Se trata de una forma lúdica y rápida de acceder al contenido de Eslang aprovechando las funcionalidades de personalización que ofrecen los bots.

El bot de Eslang, en Telegram.

Así explica el desarrollo de los bots de Eslang Miguel Ángel Villar Gutiérrez, Product Manager del Vocento Media Lab:

Existen ya en el mercado diferentes herramientas para desarrollar bots. Chatfuel es una de ellas y con la que hemos desarrollado el de Eslang para Facebook Messenger. Es una herramienta sencilla que permite diseñar tarjetas de contenido con las que el usuario pueda interactuar. Se avanza en la “conversación” siguiendo el flujo, definido previamente. Debido a que estas tarjetas pueden estar algo limitadas, es necesario apoyarse en una webapp para mostrar el contenido ampliado y llevar al usuario a nuestra site.
Para desarrollar un bot, hay que tener claro hacia donde enfocarlo y aprovechar el auto aprendizaje ya que el proceso de mejora es constante. Es ideal analizar las conversaciones para conocer lo que realmente quiere el usuario y adaptar el bot a sus necesidades. El nuevo UX de los bots pasa por definir su personalidad.
Los bots se pueden desarrollar con varios lenguajes, como Ruby, Phyton, JavaScript, etc. Para el bot de Telegram de Eslang, hemos utilizado el lenguaje de programación de Ruby realizando un MVP. Se ofrecen respuestas con enlaces al contenido y estamos en mejora continua. Por cada pregunta de los usuarios, evolucionaremos para ofrecer una mejor experiencia.
La finalidad de los bots es captar la atención los lectores integrándose entre el restos de conversaciones con amigos, familiares, compañeros, etc. ¿Cómo?Conectando a través de las aplicaciones de mensajería instantánea favoritas.

Los hay que creen que los bots acabarán por ‘canibalizar’ a las apps: “los bots son las nuevas apps”, ha llegado a afirmar un entusiasta Satya Nadella, CEO de Microsoft. Por ahora es difícil de predecir, si tenemos en cuenta que el desarrollo de la “moda” de los bots discurre a lomos de las apps sobre las que trabajan. En cualquier caso, el boom actual es similar al que tuvieron las apps hace unos años, y llega precisamente en el momento en que estas comienzan a mostrar signos de agotamiento (algunos datos al respecto en este interesante análisis de Recode).

“Todavía existe mucho desconocimiento sobre el futuro de los bots de noticias y de los ‘chatbots’ en general. Son leyes básicas y un trabajo en proceso. Así es como pensamos sobre los bots en The Washington Post. El reto no es la tecnología para construirlos y ponerlos en marcha. Nuestro desafío consiste en crear una experiencia que le recuerde a todo el mundo un hecho sencillo: somos periodistas”, afirma Joey Marburger, director de producto en The Washington Post.

El bot de Facebook Messenger de The Washington Post.

El tiempo traerá, por tanto, un mayor conocimiento de sus posibilidades, de la inteligencia artificial que los soporta y de los casos de uso en los que funcionan bien y en los que no cuando el objetivo está vinculado al periodismo. Mientras tanto, no queda otra que la investigación, el buen trabajo y aquello de aprender del acierto/error.

Por María Sainz, Digital Innovation Analyst de Vocento