¿Quieres emprender? Aquí el “Starter Pack”

Emprender. El verbo de moda de hoy. Si estás a punto de tomar la decisión de conjugarlo en tu vida presente puedo decirte que hay ciertos “cheats” para hacerlo mejor. Yo no los aprendí desde un inicio, pero espero que a ti te sirvan.

Por alguna causa hoy en día escuchamos y vemos la palabra emprender en todos lados. Ya sea porque el amigo que está intentándolo comparte en sus redes sociales decenas de infografías sobre porqué emprender es lo mejor del mundo, porque el gobierno haya creado campañas para impulsar el emprendimiento o porque “está de moda”.

Más allá de las razones, los sueños y el quererse subir a esta moda, hay un montón de cosas que no nos dicen o no las sabemos. En muchas ocasiones ni las intuimos. Fatídicamente, varios de estos detalles nos salvarían de meternos un tremendo golpe con la pared. Y aquí me propongo hablarte de unos de ellos.

Antes de empezar, quiero aclararte que no te puedo dar la llave del éxito. Básicamente porque no la tengo. Así que lamento no poder decirte “da clic aquí para ser un emprendedor exitoso”. Lo que sí puedo decirte es que varias de estas cosas pueden parecer de sentido común pero cuando entras al campo de guerra llevas el fusil, no el sentido común. Es por eso que aquí te comparto el que a día de hoy denomino el “Starter Pack” que todo emprendedor debería recibir.

Encuentra tus razones y apégate a ellas

Hace unos días hablé de porqué todo mundo debería emprender. Allí no hablo de por que sea la entrada a una vida con libertad financiera, sin jefes y donde solo haces lo que amas. Primero porque la libertad financiera viene después de años de esfuerzo, segundo porque tus clientes y/o inversionistas se volverán tus jefes (¿no querías uno?…pues toma varios) y tercero porque emprender va más allá de solo hacer lo que amas (después regresamos a este tema).

Pero aquí sí te pido que lo analices detenidamente. ¿Porqué quieres emprender? Y es que la respuesta te la debes saber de memoria pues deberás repetírtela en varias ocasiones.

Aunque puede haber muchas razones malas y muchas otras buenas pienso que lo importante es que tú conozcas las tuyas. El no hacerlo será la principal razón por la cual dejarás esto al primer intento. No importa si estás buscando hacerte rico, ser un millenial popular, crear empleos o cambiar el mundo. Pero si no sabes porqué lo estás haciendo no verás sentido a la golpiza que te espera en la siguiente esquina.

Como lo dije, hay razones buenas y malas. Pero analiza tu respuesta antes de dar el paso definitivo. Repítela al despertar y antes de ir a dormir. Cuando la tengas completamente asimilada y aceptada, estarás un paso adelante del 95% restante.

Cuando estés atravesando momentos difíciles y tú mismo te preguntes “¿Porqué estoy haciendo esto?” podrás responderte inmediatamente “¡ah, si! por eso”.

No solo de sueños vive el emprendedor

El dinero. De las primeras cosas que cualquier startup necesita. Pero que la mayoría de nuevos emprendedores no entiende del todo bien.

Aunque es cierto que hay muchas tecnologías que requieren de una inversión importante para poder empezar a ser desarrolladas el emprendedor debe de ser sincero consigo mismo y saber si su desarrollo requiere de éste tipo de inversión.

En otros casos (la gran mayoría) el emprendedor se olvida de algo. No necesita inversión, necesita ventas. Y debe dejar de pensar quién podría invertir en su empresa los miles de pesos que “necesita”, para pensar como va a llegar a los miles de clientes que en verdad necesita. Ésta forma de pensar le llevará a un mejor resultado en el largo plazo e incluso a una mayor valuación de su empresa, contrario a lo que se puede pensar al inicio.

El emprendedor novato debe entender lo siguiente: una empresa que se puede mantener con su propia facturación no necesitará inversión externa para mantenerse. Esto la llevará también a ser más atractiva para los futuros inversionistas que verán en su posible inversión una oportunidad de crecimiento, no de supervivencia.

Busca que esta mentalidad se refleje en tu producto o servicio: piensa en las formas en que tus clientes te comprarán o contratarán, facilítales los medios para hacerlo y trátalos como si de ellos dependiera tu empresa porque de hecho, de eso depende una empresa.

Haz lo que los demás no harían

Emprender no es solamente hacer lo que amas. En realidad es hacer lo que debes hacer hasta ser lo que amas. Y te puedo asegurar que no pocas cosas de emprender serán difíciles de hacer. Lo que sí te puedo asegurar es que si quieres alcanzar el éxito (sea cuál sea tu definición de éxito) entonces debes estar dispuesto a hacer lo que los demás no hacen.

Emprender en muchas ocasiones se trata de salir de tu zona de confort. ¿Debes ir a hablar con ese mentor en un evento? Hazlo. ¿Tienes que repartir volantes o promocionar tu producto en las calles? Hazlo. ¿Debes realizar cien entrevistas para conocer completamente a tu cliente? Hazlo. ¿Debes hacer un pitch frente a un gran público? Hazlo. ¿Debes buscar a las personas adecuadas para tu equipo? Hazlo.
No te engañes. Si sabes que ayudará a tu empresa debes hacerlo, porque te lo debes a ti y a todos los que te apoyan.

Trabajando en LifeBox a las 2AM. Abril 2016.

Domingo y yo tuvimos que enfrentarnos en varias ocasiones a esas primeras veces en que realizamos algo que no teníamos planeado. Repartimos volantes, perseguimos a mentores, caminamos decenas de horas a través de plazas e incluso del aeropuerto buscando a posibles clientes que nos concedieran una entrevista. Nos desvelamos, nos cortamos y quemamos los dedos armando circuitos electrónicos y en varias ocasiones tuvimos que rehacer lo que sabíamos estaba mal.

¿Quieres crecer? Haz lo que no todos están dispuestos a hacer.
¿Porqué? Porque todo mundo quiere una buena vida, pero no todo mundo está dispuesto a hacer lo necesario para conseguirla. Tú debes estar dispuesto a eso.

Apunta. Dispara. Repite

Si pudiera resumir todo lo que te he dicho a una sola palabra, sería ejecución. Así que hazlo y hazlo pronto. Todo lo que buscas te está esperando detrás de tus acciones.

Si eres de las personas que les gusta planear y medir riesgos meticulosamente está bien. Te ayudará a conocer muchas cosas que de otra forma no podrías entender. Y aún así, no te podrás escapar de la ejecución. Siento ser yo quién te lo diga, pero debes entenderlo pronto. Si esperas que la planeación (o incluso peor, que la simple intención) haga las cosas por ti, estarás condenado al fracaso.

De nuevo, todo se puede resumir a hacer. Haz lo que otros no quieren hacer. Haz que tu empresa venda. Haz que tu empresa sea conocida. Haz que emprender tenga un sentido. Haz lo que tú sabes tienes que hacer. Levántate temprano, duerme tarde, camina, busca, habla y pregunta. Haz.

No importa si tu ejecución es impecable o no. Incluso si tu plan lo es o no. Porque mientras más rápido lo lleves a la acción más rápido tendrás éxito o más rápido te darás cuenta que ese no es el camino. Y es ahí donde estarás cuidando tu recurso más valioso como emprendedor y como ser humano: tu tiempo.

Ya tienes el paracaídas. Salta cuando quieras.

Bueno, tal vez no sea el paracaídas completo. Pero estoy seguro que durante la caída libre lograrás armarlo. Y eso es de lo más maravilloso de emprender.

Emprender no se trata de ser el más inteligente. Tampoco se trata de estar seguro de que todo saldrá bien. Mucho menos de saber con total certeza cada paso que darás. Emprender se trata de tomar riesgos, de tomar decisiones y de tomar acción.

Como lo comenté en mi anterior post, emprender no implica que debas cambiar todo el mundo o la historia de la humanidad. Emprender implica que estés decidido a cambiar tu mundo y tu historia, por lo que puedes usar varios de los principios que comenté aquí en diferentes circunstancias de tu vida. Así que sal y just do it.

Decídete y da ese salto. Diviértete, grita, llora y ríe todo lo que quieras. Que sin importar lo que pase, lo bailado nadie te lo quitará.

Bonus cheat: Busca mentores. Escúchalos. Aprende de ellos y con ellos. Ellos estarán encantados de ayudarte. True story.