¿Son los blogs los nuevos currriculums?

Hola pequeños padawanes!!!! :)

Ya ha pasado la Luna Llena en Capricornio. Esta se dio al lado de Plutón y últimamente he tenido una gran fijación con este tema, porque es algo que veo todos los días (la lunación me cayó en la casa 6). Pero por sobre todo, porque cada vez es más la gente interesada en tener un medio digital ya sea por A,B,C motivo como sinónimo de éxito al menos en lo laboral. Aplica tanto para blogs, como podcasts y canales de Youtube. A mí en lo personal me pegó fuerte la Luna Llena porque se dio al lado de mi Sol natal y al menos por ahora, siento que mi contenido va tomando forma. He trabajado duro estos 6 meses en armar mi propia estrategia de contenido y ahora estoy dando los últimos retoques con el propósito de ahora por fin, hacer crecer a Miss Erinia y cumplir mis metas.

Como saben muchos acá, no soy yo la única que cree que el Curriculum Vitae está en pleno proceso de extinción, pero he escrito unos cuantos artículos en los que hablo acerca de como la muerte de esa hoja que nos enseñan desde el colegio a redactar para encontrar un trabajo remunerado está cada vez más cerca. En lo personal, yo vengo del área creativa, así que en lo que yo trabajo por lo menos es muy irrelevante el peso que tiene la idea de creer que la universidad en la que te formaste, el colegio de dónde saliste o la comuna de dónde provienes te van a garantizar el éxito. En diseño, fotografía, publicidad y otras carreras creativas el portafolio te sirve mucho más como historial que un documento que funciona como línea de tiempo de tu trayectoria profesional. Pero aún así, siento y siempre he sentido que con el portafolio no basta, ya que muchos creadores inventan trabajos para que los empleadores los pesquen o simplemente para demostrar una trayectoria que no tienen.

Sin embargo, esto último tiene un lado positivo. Y tiene que ver con el poder sacarle provecho a todos esos trabajos que inventamos los creativos para armar portafolio, a través de los incipientes pero poderosos marketplaces. Sin embargo, más adelante hablaremos de éstos en otro artículo. Lo dejo pendiente.

Pero a lo que voy, uno es más que los trabajos que realiza o que las empresas para las cuales ha trabajado. De hecho, hasta LinkedIn lo entendió así y ha cambiado radicalmente su aspecto de manera que tome más forma de red social que de un curriculum frío que sólo muestra un timeline de datos que suenan rimbombantes en el papel pero que no significan nada en lo práctico. Por lo tanto, estamos en una nueva era en lo que a temáticas laborales se refiere, en donde las redes sociales y las comunicaciones en general toman cada vez más importancia frente a la formación académica.

Pero, ahora tú me irás a decir: “Hey, pero mi trabajo no es creativo o no tiene nada que ver con las redes sociales”. Pero independientemente de cuál sea tu empleo o la labor que desempeñes como profesional, la empresa para la cual trabajas también posee un sitio web y cuentas al menos en Facebook, Twitter e Instagram. Al menos en esas tres. Por lo tanto, las redes sociales de alguna manera influyen en tu trabajo, aunque se de manera indirecta sin trabajar con ellas en el sentido de que tu identidad como parte de un miembro de esa empresa tarde o temprano se termina manifestando por ahí. De lo contrario, nadie se crearía tampoco un perfil en LinkedIn.

UN BLOG COMO MARCA PERSONAL

También aplica para canales de Youtube o incluso para podcasts.

Como ya les dije anteriormente, es un hecho de que la formación académica ya no influye para nada a la hora de encontrar un buen trabajo o por lo menos conseguir el éxito -.de acuerdo a nuestros parámetros.- que tanto desespera a los Millennials. Sí, los estudios pueden ayudarnos a la hora de escoger un camino y guiarnos por él, pero seamos sinceros: al menos el 80% de lo que te aprendes en la Universidad poco o nada que ver tiene con lo que ves en el plano material de tu carrera. La Universidad tiene más que ver con mostrarte todas las opciones disponibles para desempeñarte en tu trabajo y de ahí debes escoger una. El problema es que muchas veces, cuando uno está recién egresado -.Yo también he estado ahí y por eso les escribo esto.- busca un trabajo “en lo que caiga” total, debería estar agradecid@ de tener un trabajo ¿no? Y muchas veces lo hace sin siquiera tener claro hacia donde va o cuál es su misión y visión personal -palabras que todo el que trabaja con el marketing debería conocer.- solamente por el hecho de que nuestros padres y profesores nos programan para ver la Universidad como un fin y no como un medio para algo más grande.

Últimamente veo a mucha gente que ha puesto sus gotas de fe en los medios digitales como mecanismo para sobresalir frente a la competencia en lo laboral, sobre todo en los blogs. Algunos también lo han hecho en Youtube, en los podcasts y en todas las redes sociales. Pero los blogs, como medio de expresión básica de ideas en el mundo de las comunicaciones 2.0 no ha flaqueado para nada, por más apps y multimedia que hayan y por muy que la Generación Z esté “enviciada” con los smartphones, los blogs no flaquearán jamás -.y más adelante ahondaré en otro artículo sobre las diferentes funciones que cumplen blogs, podcasts y videos.-. Siempre será necesario el medio escrito para profundizar y reflexionar en ciertas temáticas e ir más allá donde no pueden llegar otros medios más dinámicos, pero también más fugaces.

De hecho, tanta importancia tienen los blogs que hasta las mismas empresas cuentan con uno en sus sitios oficiales. Esto, porque ya saben y están conscientes que a la gente no le basta con conocer los productos y/o servicios que las corporaciones ofrecen. Sino que estamos ante consumidores cada vez más informados que quieren saber todo sobre sus marcas preferidas: desde como fabrican el producto hasta el trato que le dan a sus trabajadores. Cuáles son sus valores, en qué creen dichas empresas, así como también los miembros que las componen. Y cualquier atentado a la ética es duramente condenado y juzgado.

Y esa es la gracia del blog: la honestidad, la cruda sinceridad en cuanto a tus valores e ideales a nivel profesional. Ya no basta con saber si tienes talento o habilidades para trabajar en una empresa, los empleadores desean conocer tus creencias y esto es un hecho: ya son cada vez más los casos de despidos de trabajadores debido a que postean en redes sociales cosas acerca de sus trabajos que no deberían exponerse a viva voz. Constantemente estamos creando nuestra marca personal en Internet, nos guste o no. Independientemente si lo hacemos de manera consciente o inconsciente.

EL VALOR ESTÁ EN LAS IDEAS

El problema con el sistema económico/laboral actual tiene que ver estrictamente con esas cosas a las que les damos valor: el capitalismo surgió con el libre mercado como principal eje del valor. Sin embargo, el comercio se ha expandido a tal punto que está perdiendo justamente ese valor que se le atribuyó hace ya dos siglos atrás. Y esto por la siguiente premisa: Lo contrario al valor es la necesidad: desde pequeños se nos enseña que necesitamos X cosa o de lo contrario seremos un@s miserables y fracasad@s.

Esta idea del valor no sólo se aplica a lo económico: en el caso de las relaciones, a las mujeres se nos ha enseñado por años que a cierta edad debemos estar casadas y tener hijos, o de lo contrario, perdemos nuestro valor. O por el contrario, si una mujer tiene relaciones sexuales “antes de tiempo” pierde su valor y por ende, es desechable.

Estas premisas nos hacen vibrar desde la necesidad y de la misma forma que a nosotras se nos enseñó a necesitar al hombre para poder tener ese valor, el capitalismo le enseña al ser humano que necesita tener ciertas posesiones materiales para poder tener valor. Ok, está bien. Tampoco te estoy diciendo que dejes todo y vivas como un/a vagabundo/a, hay cosas básicas con las que debemos contar para poder subsistir en este plano material: hogar, alimento, vestuario, salud, entretención. Todo bien hasta ahí…¿pero qué pasa cuándo perdemos nuestro propio valor como seres humanos y nos dejamos llevar por los deseos inventados por el sistema? Comenzamos a actuar desde la carencia, que es la vibración baja de la necesidad. Esta carencia ha sido la que de alguna manera ha hecho que el sistema caiga por su propio peso, y que los trabajos tal y como los conocemos cada vez tengan menos valor.

Por ende, hay una sobrepoblación de profesionales y trabajadores cualificados en cualquier área: desde la salud hasta el arte, da lo mismo el sector en el que trabajes, la realidad es que la competencia es cada vez mayor. ¿Y qué nos queda si ya ni siquiera el título garantiza que te va a ir bien en tu carrera? Reinventarnos y reformularnos. La buena nueva es que Internet como siempre nos facilita las cosas, la tecnología avanza a un nivel cada vez más vertiginoso y estamos en una época en la que cualquier persona, sin importar su estatus socioeconómico, su filosofía o su mentalidad puede trabajar libremente con sus ideas. Y estas ideas serán las que tendrán valor de aquí a los años venideros en esta temida pero a la vez esperada Era de Acuario.

Ahora, el tener un blog, podcast o un canal de Youtube no te garantiza éxito profesional fácil ni tampoco ingresos que caen del cielo -lo único que cae de arriba es la lluvia.-, pero sí que marca la diferencia a la hora de buscar un trabajo, sobre todo en el mundo de los medios, donde es notoria la diferencia de alguien que hace uso útil de las redes sociales de alguien que sólo las usa con fines de ocio.

Y así como a ti te interesa saber si tu marca de maquillajes favorita es libre de crueldad animal, a tus futuros empleadores también les interesa saber tu filosofía de vida, tus ideas y que puedes aportar a través del trabajo con ellas. Y ahí entra en juego el Social Media.

EDUCACIÓN COMO UN FIN VS EDUCACIÓN COMO UN MEDIO

Sin embargo, acá no te estoy diciendo que absolutamente todo lo que te enseñan en el colegio y en la Universidad no te servirá absolutamente para nada, en lo absoluto. Lo que sí me gustaría que entiendas tiene mucho que ver con la manera en como te muestran la educación: como un fin, en vez de contarte lo que realmente es, o sea, un medio para lograr proyectos más grandes. Tu vida no se acaba cuando terminas la Universidad, más bien recién comienza ahí.

Por lo tanto, de ahora en adelante puedes decir que tú y solamente tú puedes encarrilar tu destino de acuerdo a como tú quieras. Y bueno, los blogs, las redes sociales, el diseño, la programación e Internet son sólo herramientas con las que puedes lograr encaminar esa vía. Un canal que sirve para mostrar tus talentos, para comunicar un mensaje, para luchar por una causa, para vivir de tus hobbies, lo que sea. Sin embargo, uno no es nada si no se está constantemente formando, ya que la competencia, tanto en el medio digital como en el terrenal es cada vez mayor. Por ende, la especialización en un área es vital y lo mejor de todo es que se trata de algo que puedes hacer en cualquier parte del mundo.

Entonces entendemos la educación superior como la base de nuestro camino profesional, como una pincelada de conocimientos donde tienes múltiples opciones a elegir, pero que cada una de esas opciones es como un diamante en bruto que debe ser pulido de manera personalizada. Y lo mejor de todo es que existen varias alternativas para pulirlo, ya sea vía Internet o vía cursos presenciales. La información está en los medios, el conocimiento está en los mentores, pero la sabiduría está en tu propia aplicación de las cosas.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Jazmin Barraza’s story.