Bolsillos

Junio 2017

Nuestras madres nos enseñaron que no es elegante ir con las manos en los bolsillos, aunque los modelos lo hacen en las pasarelas. Los vestidos elegantes no tienen bolsillos. Y las chaquetas elegantes tienen un bolsillo por donde pueda asomar, artísticamente colocado, un pañuelo.

Guardamos en ellos la cartera, las llaves, el móvil, el bolígrafo… Nos rascamos el bolsillo cuando toca, o evitamos hacerlo si los tenemos vacíos o somos poco generosos. Encontramos en un bolsillo, al cabo del tiempo, cosas que dejamos olvidadas. Perdemos lo que se nos cayó cuando creíamos deslizarlo en ellos.

Los bolsillos pueden ser un adorno o resultar imprescindibles. Un bolso, una mochila, una maleta siempre son más prácticos si tienen muchos. Hay bolsillos diseñados específicamente para un objeto. Y hay pantalones que tienen la marca de lo que siempre metemos en el mismo bolsillo.

Si algo cabe en un bolsillo, es de tamaño manejable, aunque no todos los libros de bolsillo hacen honor a su nombre. Y si te metes a alguien en el bolsillo, lo tienes en tus manos.

Toda esta introducción es para dejar claro que los bolsillos pueden dar mucho de sí, no ya literalmente sino como tema para un relato. ¿Lo intentamos?

Os recordamos que el relato que escribáis sobre este tema deberá contener 200 – 400 palabras, publicarse el lunes 19 de junio antes de las 23:55 horas y deberéis escribir un tuit con el enlace al texto, la etiqueta #relatosBolsillos y mención a @divagacionistas. Más información sobre las instrucciones a seguir aquí.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Divagacionistas’s story.