El equipo que salvará a los cómics tiene un nombre.

Los Champions han llegado, y no puede ser más perfecto.

Avengers, Justice League, Justice Society of America, Fantastic Four, X-men… Bla, bla, bla.

Una idea que en un principio fue innovadora, hoy sufre por desarrollar historias que verdaderamente interesen al lector. El público busca historias largas que den espacio al desarrollo de personajes, podemos notarlo en las series y su éxito (ajam… Netflix) así como en las publicaciones stand-alone de los personajes, y si, entiendo que hay amenazas que sólo un equipo de héroes puede resolver pero seamos sinceros, las amenazas mundiales/universales/dimensionales se tornan aburridas y no tienen el impacto que tenían hace unos años mientras que las editoriales no hacen nada por mejorar esta fama publicando anualmente un gran arco narrativo que “CAMBIARÁ EL UNIVERSO PARA SIEMPRE”… Ya no se las creo. Ni a sus eventos, ni a sus super equipos.

Y entonces… Llegó Champions.

Mark Waid lo volvió a hacer. Toma un concepto antiguo, lo renueva y lo vende a Millennials hambrientos por historias con las que se sientan identificados. Champions, su última creación no es la excepción, mezclando el antiguo concepto del equipo de superhéroes con la ideología y costumbres de las nuevas generaciones . Mientras que Humberto Ramos es el ilustrador de este cómic, y con su trazo tan reconocible y particular, da a los personajes un aspecto interesante, lleno de vida y una esencia juvenil que pocos cómics logran transmitir.

Champions era un equipo de superheroes en 1975 creado por Tony Isabella y Don Heck formado por Black Widow, Darkstar, Ghost Rider, Hercules, Iceman y Angel con sólo 17 ejemplares publicados.

Uno de los aspectos rescatables del ALL-NEW, ALL DIFERENT MARVEL fue la introducción de interesantes y “nuevos” héroes al universo Marvel. Héroes jóvenes que buscan desesperadamentes encajar en los altos estándares que han impuesto los héroes adultos (por decirle de alguna manera a los de SIEMPRE). Así mismo, los cabro-arco narrativos se hicieron presentes y el de este año: Civil War II provocó en el universo Marvel un rompimiento entre la confianza del público con los héroes.

Miss Marvel (Kamala Khan), Spider-Man (Miles Morales), Nova (Sam Alexander), Hulk (Amadeus Cho) y Viv Vision (hija de Vision) unen sus fuerzas para crear el equipo Champions, para tomar con una nueva perspectiva las problemáticas que enfrentan los equipos de héroes y ser una mejor generación que la que los precede.

Pero Tom, ¿Por qué dices que salvará a los cómics si no están muertos? Ya se, están más vivos que nunca, pero sin duda necesita una refrescada.

Así como Archie, Champions es un cómic que toca las problemáticas clásicas con un toque moderno, en este caso, las problemáticas del superheroe y la toma de decisiones.

Champions es ese aspecto puro del héroe, en el más básico de sus planos, el de salvar el día y proteger la vida humana. Este cómic se aleja de la oscuridad que todos los escritores constantemente tratan de incluir en sus historias trilladas, el tan buscado aspecto “grim and gritty”. Y la falta de toda esta bullshit no hace a Champions un cómic infantil en ninguno de los sentidos. Desde el primer número enfrentan la trata de blancas y un asesinato lo que provoca que los héroes definan su postura ante lo retorcido que puede llegar a ser el mundo. Deciden ser la luz que todo héroe debe de ser.

“We have to start enforcing justice without unjust force.”

Son chicos con valores no tan claros que sólo buscan crear un mundo mejor que el que han heredado. Suena a nuestro día a día, ¿no?.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.