Car sharing is the new normal

En Madrid ya hay más de 5.000 vehículos compartidos que compiten con el transporte tradicional

Hace menos de 4 años en la ciudad podías moverte en autobús, metro, taxi, tu propio coche/moto o andando. Pero si algo está claro es que ya no nos movemos como antes, las reglas del juego han cambiado. Y esto lo saben tanto los emprendedores, como Daimler, PSA, Repsol, Bosch e incluso Acciona. Poco a poco, iniciativas como Car2Go, emov, eCooltra o Muving han ido conquistando las calles de la capital, el laboratorio perfecto para probar nuevas iniciativas de transporte colectivo.

Una nueva forma de entender el transporte

Como ya os contamos en este post, el carsharing parece algo muy nuevo, pero en realidad se remonta a los 70 cuando surgieron las primeras iniciativas en el norte de Europa. En cualquier caso, en los últimos años hemos comprobado como iba creciendo el interés por las posibilidades del sector del transporte. Y esto no ha hecho más que empezar. A día de hoy, en Europa solo el 1% de los trayectos se hacen con servicios de carsharing, pero en 2030 podrían suponer el 35% según PWC.

¿Por qué? Por muchas razones, entre otras:

  1. En comparación con el transporte público tradicional: es más flexible, más cómodo y más rápido. “Casi” igual que tu propio coche/moto
  2. En comparación con un vehículo en propiedad: es muchísimo más barato (el coste de tener y mantener un coche de gama media supone alrededor de un 30% de la renta media anual española)
  3. Y además mucho más sostenible (los vehículos compartidos suelen ser eléctricos o híbridos, y reducen considerablemente el número de coches en las ciudades). Siendo realistas, esto no suele ser un driver para la mayoría, al menos hasta que la regulación empieza a prohibir circular con diésel o gasolina…

Todas las iniciativas tienen características similares, siendo la más importante que son claramente customer-centric, pero por su naturaleza se pueden clasificar en las siguientes categorías:

  • Carsharing: flotas de coches disponibles para alquiler por horas o por minutos. Ejemplo: Car2go
  • Motosharing: ciclomotores (en la mayor parte eléctricos) para alquiler por minutos. Ejemplo: eCooltra
  • Bikesharing: bicicletas (tanto manuales como con motor) para alquiler por minutos. Ejemplo: Ofo
  • P2P sharing: particulares alquilan sus coches por horas directamente a otros usuarios. Ejemplo: Drivy
  • Carpooling: el propietario del vehículo ofrece las plazas libres para realizar los trayectos. Ejemplo: Blablacar
  • Ridehailing: chóferes privados temporales bajo demanda: Ejemplo: Uber
  • Scootersharing: alquiler por minutos de patinetes eléctricos (o scooters en EE.UU). Ejemplo: Bird

Madrid, capital del transporte compartido

Madrid se está convirtiendo poco a poco en una referencia de transporte compartido a nivel europeo. Una de las principales causas es que el Ayuntamiento, en plena cruzada contra la contaminación y el cambio climático, ha decidido impulsar de forma activa la presencia de iniciativas privadas de transporte compartido. Es decir, esta regulación tan favorable supone que una de las principales barreras de entrada para estas empresas desaparezca y, por lo tanto, que la capital sea el escenario perfecto para probar este tipo de iniciativas.

Por otro lado, el Ayuntamiento ha aumentado las zonas de prioridad residencial en el centro de Madrid, lo que supone restricciones al tráfico privado (excepto a residentes y vehículos ECO o CERO) pero que no afectan, al menos por ahora, a las flotas de carsharing, motosharing o bikesharing. Estas restricciones pueden ser un driver para que potenciales usuarios se animen a probarlas. Es decir, no solo la regulación es favorable, si no que según en qué zonas incluso puede ser la mejor alternativa.

Zonas de baja emisión en el centro de Madrid (a partir de Noviembre de 2018)

Así que actualmente, los madrileños tienen unos 5.000 vehículos a su disposición. Si suponemos que 1/3 de los habitantes de Madrid vive en la almendra central, hay al menos 1 vehículo disponible por cada 200 habitantes.

Quién es quién

A día de hoy, en Madrid están presentes 17 empresas que ofrecen algún tipo de servicio de transporte compartido sin contar con Cabify y Uber (carsharing, motosharing, bikesharing y P2P sharing)

Así ha cambiado el panorama de la movilidad compartida en Madrid en los últimos 9 años

Carsharing por horas

  • Respiro: comenzaron sus operaciones en la capital en marzo de 2010. En febrero de este año fue adquirida por Seat
  • Bluemove: lanzaron su servicio en Madrid en octubre 2010. En 2016 fue adquirida por Europcar a través de su filial Ubeeqo

Carsharing por minutos

  • Car2Go: el pionero en la capital se instaló en noviembre de 2015. Es propiedad de Daimler (dueña de las marcas Smart y Mercedes Benz)
  • emov: estos citroën eléctricos están presentes en la ciudad desde 2016. La empresa nace de una joint venture entre EYSA y PSA
  • Zity: la joint venture entre Renault y Ferrovial comenzó a ofrecer coches de 5 plazas en diciembre de 2017
  • Wible: El más reciente, es la apuesta de Repsol y Kia y es el único servicio con flota híbrida enchufable

Motosharing

  • eCooltra: pertenece a Cooltra, la startup catalana fundada por Timo Buetefisch. Está participada por FINAVES (fondo seed del IESE) y Suma Capital, y está presente en Madrid desde mayo de 2017.
  • Muving: la startup gaditana comenzó en Madrid en mayo de 2017. Forma parte del portfolio de Black Toro Capital (fondo de capital riesgo del Grupo Trea)
  • Ioscoot: anteriormente Motit, llegó a la capital en octubre de 2017. Es una de los proyectos de Going Green, empresa dedicada a la movilidad sostenible
  • Movo: la empresa está controlada por Maxi Mobility Spain, el fondo detrás de Cabify, y operan desde mayo de este mismo año
  • Coup: todavía en fase beta, es la apuesta de la alemana Bosch. Se espera que el servicio esté disponible en las próximas semanas

Bikesharing

  • BiciMAD: el servicio público de alquiler de bicicletas de la ciudad de Madrid. Está operativo desde 2014 y actualmente lo gestiona la EMT
  • Mobike: la empresa, comprada por el gigante de internet Meituan Dianping este año, comenzó a ofrecer sus bicicletas en Madrid hace solo un mes (junio)
  • Donkey Republic: la danesa trajo su sistema de bicicletas compartidas a Madrid en septiembre de 2017. Está respaldada principalmente por inversores nórdicos (The Danish Growth Fund)

P2P sharing

  • Amovens: la empresa fue la primera en ofrecer un servicio de transporte compartido en Madrid, en Junio de 2009. El año pasado cerró una ronda de financiación liderada por la aseguradora francesa Macif
  • Socialcar: en Madrid desde julio de 2011, sus principales inversores son Cabiedes & Partners y la aseguradora RACC
  • Drivy: la francesa llegó a la capital en noviembre de 2015. Entre sus inversores se encuentran Cathay Innovation y Nokia Growth Partners

Esto no ha hecho más que empezar

De verdad. Ofo y oBike cerraron operaciones en la ciudad hace solo unas semanas, pero por otro lado Acciona ya ha anunciado que va a lanzar un servicio de motorsharing. Bird (scootersharing), la empresa que más rápido ha conseguido el status de unicornio, ya está pensando en Europa y Citymapper está usando sus datos para reinventar el autobús. Y eso que aún no hemos hablado de los vehículos autónomos.

Si algo está claro, es que el sector pedía a gritos un cambio, y prueba de ello es lo rápido que los usuarios han aceptado estas iniciativas. Aún así, ¿el océano se está volviendo rojo o realmente hay sitio para todos?

Nota: IGENERIS ha estado involucrado en el desarrollo del servicio emov. Por ello, las reflexiones aquí plasmadas pueden no ser imparciales.


Si te ha gustado el artículo puedes suscribirte aquí a nuestra newsletter quincenal en la que mandamos solo 3–4 artículos que nos parecen interesantes. Alguno suele ser nuestro, muchos otros no. Sin spam, prometido:

¡Quiero suscribirme!