Bitcoin para escépticos — Parte I

Diego H. Gurpegui
Jan 4, 2019 · 10 min read

(este artículo es una traducción de mi post original en el blog de Improve-in)

Como toda tecnología disruptiva en sus inicios, existimos aquellos escépticos cuya primera reacción es cuestionar la propuesta de valor. Y si, además, consideramos que esa tecnología pretende cambiar el dinero los escépticos no tardaremos en llegar en cantidades. Por suerte, eso es algo beneficioso y si sos un escéptico de Bitcoin leyendo este artículo ¡bienvenido!

Voy a comenzar diciendo que está muy bien no creer promesas por más grandiosas que sean y tratar de usar el juicio crítico lo mayor posible para sacar conclusiones propias. De la misma manera que es importante mantener la mente abierta para ser permeable a nueva información y cuestionamientos, para así analizarlos luego como es debido.

Mi intención en esta pieza es cubrir los cuestionamientos más comunes que he encontrado sobre Bitcoin y tratar de aportar respuestas que puedan cubrir las dudas existentes. En aquellos casos en los que, por falta de espacio, no logre explayarme en una larga y aburrida respuesta pretendo por lo menos motivarte a que te cuestiones esos supuestos que a veces damos por hechos. Si eso te lleva a mirar a Bitcoin con otros ojos y apreciarlo como la nueva y mejorada alternativa al dinero como lo hago yo, excelente, y sino también!

Intentaré abordar cada cuestión de manera independiente, así que sentite libre incluso de saltar directamente a aquellas que identifican tu escepticismo.

¿Qué respaldo tiene?

Esta es la pregunta que más veces he escuchado cuando hablo de Bitcoin. En muchos casos aludiendo a la evidente comparación con otras monedas como el dólar estadounidense.

Lo primero que podemos aclarar, porque a veces existe esa confusión, es que no existe moneda soberana o de estado hoy en día que siga el patrón oro y esté respaldada en ese u otro metal precioso. Para ponerlo en términos simples podemos decir que las monedas como USD, GBP, EUR y otras tienen su respaldo en la confianza que la sociedad deposita en las autoridades o gobiernos que las emiten, sumado al factor coercitivo que obliga a utilizar dichas monedas. En algunos casos en donde la moneda de un estado posee “respaldo” en la moneda de otro estado como el USD, la confianza u obligación en todo caso será en parte transitiva.

Dicho eso, vale la pena preguntarse: si la moneda estuviese respaldada en oro, ¿cómo se respalda el oro? ¿Qué tiene el oro de especial, de qué me sirve una pieza de oro? ¿Es necesario que una moneda esté respaldada en algo más?
El dinero es una herramienta social de coordinación económica, es una representación simbólica del valor que le damos a las cosas. En otras palabras, es una construcción social y el mayor “respaldo” que tuvo siempre (si usamos esa palabra) es confiar en que los otros miembro de la sociedad usarán el mismo dinero que yo. La evolución de esa construcción social hizo que en determinados momentos de la historia humana utilicemos diferentes mecanismos. El hecho de que hayamos nacido en una era en la cual la forma de dinero predominante es el “dinero papel” fiducidario (representado mayoritariamente de forma digital) emitido y controlado por estados, es sólo una circunstancia histórica. Pero no es para nada una representación única y esencial de lo que el dinero es o debe ser.

Lo mejor que podemos hacer es conocer mejor la historia del dinero (un tema que podría ocuparnos horas y horas de debate) para derribar algunos preconceptos y una vez que lo hagamos podremos decidir si creemos que el dinero debería o no ser emitido por un gobierno o estar respaldado por algo, y si creemos que en la actualidad una alternativa es posible.

Sólo sirve para operaciones ilegales o criminales porque es anónimo

Empecemos por aclarar que Bitcoin no es anónimo, sino que es pseudónimo. Esto significa que Bitcoin no garantiza anonimato de manera fundamental. Existen métodos para incrementar la privacidad, pero hoy en día requieren de cierto conocimiento y actitud proactiva.

En el caso de que sí fuese anónimo, ¿sería eso un problema? ¿por qué? Implementar controles y trazabilidad sobre los flujos de dinero ¿realmente resuelve algún problema real en el mundo? El dinero en efectivo (cash) por ejemplo es un medio de intercambio que cuenta con un alto grado de anonimato, como lo fue el intercambio de metales en otras épocas. No por eso decidimos prohibirlo.

Anonimato y privacidad son conceptos relacionados pero diferentes, e importantes para considerar. De la misma manera es importante entender que asociar automáticamente anonimato o privacidad con criminalidad es una mirada simplista y, creo, equivocada. Por ejemplo, el hecho de que operemos con dinero cash, o que no estemos dispuestos a publicar nuestras finanzas personales en nuestras redes sociales, no implica que seamos criminales o queramos realizar algún acto delictivo.

Cualquier tecnología tiene la capacidad de potenciar al ser humano, tanto en lo que creamos que es bueno como lo que creamos que es malo. Este es un tema que suele generar debate y despierta susceptibilidades, por eso creo que es importante aprender mucho sobre él, entender todas las miradas y sacar conclusiones propias. Se puede empezar por cuestionarse y preguntarse “por qué”.

No tiene valor intrínseco

Cuándo hablamos de algo intrínseco, hablamos de algo que es propio de la esencia el objeto que estamos evaluando. El problema con esta afirmación es que hablar de “valor intrínseco” es un oximorón: el valor es algo completamente subjetivo, no es propio del objeto valorado. Siguiendo este razonamiento podríamos decir que no existe nada que posea valor intrínseco.

El valor es una preferencia que cada uno de nosotros le asigna a algo. Un vaso de agua podría valer algo para nosotros ahora mismo, pero valdría algo muy diferente si estuviésemos en el desierto hace horas. Y seguro valdría para nosotros algo completamente distinto si, como especie, no necesitáramos el agua para sobrevivir. El valor no es algo propio del agua, sino de nuestra perspectiva (que, por supuesto, se ve influenciada por muchísimos factores como el acceso a dicho recurso en un contexto dado).

Por otro lado, el precio de un recurso expresado en una moneda determinada es la manera en que comunicamos nuestras preferencias con el fin de coordinarnos con otros individuos en una actividad comercial. Y ese precio se representa como cantidades utilizando a alguna forma de dinero como unidad de cuenta. Si creemos que hay ciertos recursos que poseen un valor intrínseco (o precio) es probablemente porque no miramos muy de cerca, o tal vez desconocemos los mecanismos por los cuales se llega a dichos valores. Esos mecanismos pueden implicar mayor o menor libertad de mercado, pero en ninguno de los casos la determinación de un precio o la adjudicación de un valor viene dada de manera intrínseca por el recurso en sí mismo.

De esta manera, Bitcoin no tiene valor intrínseco así como no lo tiene la moneda fiduciaria que utilizamos día a día, ni lo tiene un lingote de oro o un trozo de pan.

Es pura especulación, una burbuja

Las burbujas financieras existen, y la especulación también. Y no hay bien que pueda estar exento de ellas, porque está en la libertad de cada individuo el especular con un bien determinado.

¿Es Bitcoin entonces una burbuja? No, pero Bitcoin sí sufrió (y sufrirá?) de burbujas especulativas. Basta con ver las gráficas de variación de su valuación en USD para ver los altos y bajos propios de una burbuja. Sin embargo, afirmar que Bitcoin en sí mismo es una burbuja nos puede hacer creer que la razón de ser de Bitcoin es la especulación, y no es así.

Bitcoin es dinero, y no está exento de que varias personas recurran a él con el fin de sacar ganancia especulando con su variación de precio. Lo mismo puede suceder (y sucede) con otras monedas y bienes en el mundo. La diferencia es que Bitcoin es más joven, con un mercado más chico, y por lo tanto las fluctuaciones son más pronunciadas por su falta de estabilidad actual en precio. Pero Bitcoin ha demostrado ser útil más allá de su uso como instrumento especulativo, y el hecho de que exista como moneda de cambio o de envío de remesas en situaciones donde la resistencia a censura es importante son prueba de ello.

Es una estafa piramidal/ponzi

Para que algo sea una estafa, debería de haber un estafador que saque provecho de la misma. Menciono esto porque hay algunos puntos muy importantes sobre Bitcoin que no hay que pasar por alto:

  • Bitcoin no es una empresa, y no tiene dueño
  • Bitcoin no promete dividendos ni ganancias futuras

Bitcoin es un sistema descentralizado. Lo que sí podemos tener son personas o empresas que prometan ganancias utilizando Bitcoin, así como pudimos tener personas o empresas que prometían ganancias invirtiendo en el “negocio de internet” en los 90’s. Sin embargo, si aquellos casos son o fueron estafas, no fue porque Bitcoin o Internet están diseñados como estafas sino por el uso que los estafadores hacen de él.

Además de lo antes mencionado cabe destacar que Bitcoin tiene utilidad real, lejos de sólo existir como un medio para generar ganancias. Bitcoin posee características que lo hacen único y diferente a otras formas de dinero existentes, y no son pocas las personas que ya le han encontrado un uso en el comercio o en el envío de remesas alrededor del mundo.

Vuelvo aclarar, porque es importante, que Bitcoin no tiene dueño. No existe un gobierno, una empresa o un fundador que lo controla y que se llena de riquezas gracias a él. Bitcoin tiene en este hecho uno de sus puntos diferenciales más importantes, que por supuesto da mucho que hablar… en otro artículo.

El precio varía mucho, no sirve para comerciar

Lo que llamamos el precio en este caso, es la paridad entre USD y Bitcoin. Es decir, tomamos el dólar estadounidense como un punto de referencia estable y así medimos cuánto vale un bitcoin.

Es cierto que la valoración de un bitcoin en términos de precio es fluctuante, y es totalmente cierto que esa fluctuación hace que sea difícil operar comercialmente. No es imposible por supuesto, si uno está dispuesto a utilizar como unidad de medida otra moneda y luego hacer las conversiones correspondientes. Sin embargo, podemos estar de acuerdo en que es más práctico directamente operar con esa otra moneda.

El hecho de que Bitcoin presente fluctuaciones en el precio hoy, no significa que será así para siempre. En mi opinión, a mayor adopción más estable será su precio. Incluso en un futuro tal vez dejemos de medir los bitcoins en dólares, y pasaremos a medir todo en bitcoins.

De las tres funciones principales del dinero “Medio de intercambio”, “Unidad de cuenta” y “Reserva de valor”, Bitcoin podría evolucionar primero en unas y luego en otras. Estos procesos pueden tomar décadas o más.

Es muy complicado de usar para una persona común

Es cierto que hay muchas personas que encuentran a Bitcoin difícil de utilizar, y creo que esto se debe a estas razones:

  • La naturaleza descentralizada de Bitcoin le otorga mucho más control y soberanía al individuo sobre su dinero, pero implica más responsabilidad y un cambio de paradigma sobre la forma en que pensamos nuestra interacción con el dinero.
  • La costumbre y los hábitos con los que operamos en los sistemas actuales que conocemos hacen que sea difícil adaptarse a cambios grandes en la forma de hacer las cosas. Esto es una realidad que seguro muchos hemos vivido a través de los años con cualquier avance tecnológico de importancia. Eventualmente nos adaptamos.
  • El estado actual de una tecnología no implica que ese será también su estado futuro. La evolución es parte del proceso y Bitcoin tiene mucho por mejorar en lo que respecta a la experiencia de usuario.

Todas estas apreciaciones podrían aplicarse fácilmente, por ejemplo, a la Internet de los años 80 en donde enviar un email seguramente no era una tarea trivial para el ser humano promedio.

Vale la pena mencionar el caso de empresas que ofrecen servicios que simplifican enormemente la operación con Bitcoin u otras criptomonedas, en donde el usuario ni siquiera tiene que tomarse la molestia de gestionar sus “claves privadas”. Sin embargo, en estas situaciones es importante recordar que al incorporar intermediarios se están quitando del escenario aquellas características que hacen a Bitcoin único, y por lo no tanto no se lo está utilizando de manera completa o real.

En resumen, si bien la dificultad para algunas personas es una realidad actual, de ninguna manera esto implica que será así por siempre. La tecnología evoluciona constantemente, y las nuevas generaciones seguramente encuentren todos estos procesos mucho más naturales y como parte de su vida cotidiana.

Cuestionemos y mantengamos la mente abierta

Es difícil que cambiemos de opinión sobre un tema a menos que podamos abrirnos a nuevos datos y seamos capaces de cuestionar los preconceptos que traemos con nosotros. Mi objetivo con este artículo no era convencerte de que Bitcoin es una mejor forma de dinero, sino lograr que cuestiones las críticas que podrías tener sobre él, lograr que te preguntes “por qué” ante cada afirmación que tu mente te propone, y lograr que te quedes pensando sobre ello de manera honesta. Si luego de esto tu opinión final es la misma, por lo menos será habiendo considerado más puntos de vista.

En el pasado, los hitos en la evolución del dinero generaron resistencia como el pasaje de dinero metal a dinero papel, o la aparición de los “plásticos” (tarjetas). De la misma manera, Internet en sus inicios era difícil de utilizar, mayormente inútil para el usuario promedio, y con límites concretos muy marcados que luego la evolución se encargó de romper. El hecho de que la historia de la tecnología nos muestre este patrón una y otra vez no significa de manera absoluta que Bitcoin lo seguirá, nadie puede afirmar eso. Sin embargo, sí nos dice que debemos mantener la mente abierta y aceptar que puede ser una posibilidad.

Tal vez Bitcoin no es para vos hoy y ahora, y no tiene sentido forzar a que así sea. Pero Bitcoin será, desde mi punto de vista, la forma de dinero global en un futuro cercano y estamos en una época en donde podemos verlo nacer y evolucionar. Quedará en cada uno elegir qué hacer al respecto.


¿Te gustó el artículo? ¿Cuestionás otras cosas sobre Bitcoin?
Pasá por la Parte II

Diego H. Gurpegui

Written by

Co-founder & partner at Improve-in — Passionate about technology and human evolution — Into FinTech, Bitcoin, blockchain — Software Engineer

Improve-in

News and thoughts from a team in a Dev Shop specialized in FinTech solutions

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade