La saga de los condones: segundas partes

Cuba no produce condones. Llegan al país, fundamentalmente, por dos vías: a través de donaciones de organismos y organizaciones internacionales…

Alma Mater
Mar 5 · 8 min read

Autores: Yoandry Avila Guerra, Rodolfo Romero Reyes y Oday Enríquez Cabrera
Ilustración: Max Barbosa Miranda

Adriana se resignó tres farmacias después del inicio de su aventura en busca de condones. Al confrontar con un apenado muchacho sobre el desabastecimiento del producto en — al menos — otras cuatro farmacias cercanas, se unió al grupo de WhatsApp que anunciaba la venta de profilácticos de sabores.

Javier, por su parte, nunca pensó que, yendo esa mañana a por una mano de plátanos, encontraría entre las viandas y verduras de la carretilla del vendedor ambulante, varias cajas de preservativos, también a la venta.

Historias como estas suceden en todo el país debido al poco abastecimiento de condones en los establecimientos de salud encargados de su comercialización, y ante su desaparición de las tablillas de ofertas en los centros gastronómicos.

Sobre distribución y números

Cuba no produce condones. Llegan al país, fundamentalmente, por dos vías: a través de donaciones de organismos y organizaciones internacionales (los conocidos plateados) que son utilizados en los programas de salud que luchan contra la propagación del VIH-Sida y las enfermedades de transmisión sexual; o mediante la compra a productores internacionales (las marcas Momentos y Vigor).

En el caso particular del condón, el arribo a las farmacias nacionales acontece de la siguiente manera: llega al país a través de la Empresa de Suministros Médicos (Emsume), perteneciente al Ministerio de Salud Pública (Minsap); va a los almacenes nacionales de Emsume y luego a sus sedes provinciales. Una vez en los territorios, Emsume abastece a las droguerías de la Empresa Comercializadora y Distribuidora de Medicamentos (Emcomed); entonces son ellos quienes asumen la distribución hacia las unidades de salud.

Así compartió Onecys Perdomo Álvarez, directora comercial de Emcomed, quien también explicó que para entender la situación actual en torno a los profilácticos hay que remontarse al año anterior: «Durante el 2019, de un plan de 20 millones, solamente nos llegó por parte de Emsume 10 millones y algo, para un cumplimiento de un 53%».

Esto, refirió la especialista, propició que no fuera satisfecha toda la demanda. Sin embargo, con respecto al cumplimiento de Emsume, pudieron crecer hasta un 57.6 % de entrega a las unidades de salud, su cliente final, debido a la existencia de productos en sus almacenes al inicio de año.

Igualmente, señaló que junto a otro grupo de medicamentos, los condones son un producto más de los afectados debido al recrudecimiento del bloqueo norteamericano a la Isla. Realidad que, subrayó Ángel Chacón Padrón — director de Emcomed — ha propiciado en la industria biofarmacéutica (una de las más hostigadas) el retiro de socios habituales, provocando la búsqueda de nuevos mercados, algunos más lejanos, con los consiguientes distanciamientos en los envíos y atrasos en la distribución.

El 2020 en cifras

Entendiendo la unidad como un estuche de tres condones, para el 2020 se concibió un plan anual de 20 536 498 unidades para 365 días de abasto, refirió Onecys Perdomo Álvarez. Este plan se proyecta — dijo — , desde las instituciones de salud.

«Hoy tenemos en nuestros centros de distribución a nivel nacional 346 766 unidades. Semanalmente realizamos contacto con los compañeros de Emsume para que nos vayan actualizando de la situación».

También, declaró que, a la altura del tercer mes del año, en los almacenes de Emsume se encuentran 1.5 millones de unidades listas para ser distribuidas hacia los territorios; y que está en tránsito marítimo, con fecha de arribo para los primeros días de marzo, otro cargamento con cobertura para 20 días de abasto.

La fuga de los condones

Resulta alarmante no solo la salida de divisas del país. También salen, en cantidades insospechadas, los condones. Eddy es un joven cubano de 27 años que hace apenas un año vive en España. Cuando voló hacia el país europeo, en su equipaje no faltaron dos cajas, de las grandes, llenas de preservativos. No obstante, él ha tomado precauciones extras y cada vez que algún amigo, vecino o familiar viaja con similar destino, les pide «cargamento de reserva».

«Aquí en Madrid una caja con 12 condones puede costarte 9.99 euros; si los compras por separado te puede salir un euro y pico, casi dos, cada condón. Así no hay bolsillo que aguante. En Cuba es, por mucho, más barato».

Los precios en su país de residencia varían y las estrategias de mercado también desempeñan su papel. Una caja puede costar 15 euros por ser un condón «invisible y extra sensitivo». Se asume que lo de invisible sea metafórico y aquello de la extrema sensibilidad dependa de varios factores porque la industria no hace magia, ¿o sí?

Dayana vive en Miami y viaja a Cuba dos veces al año. En esta, su última visita, lamentó el desabastecimiento en las farmacias cubanas: «Yo pensaba surtir mis gavetas, ahora tendré que comprarlo allá, lo cual, te aseguro, afectará mi economía doméstica. Y sin condón, ni pensarlo», cuenta la joven de 21 años quien, teniendo una pareja estable, ve distante la maternidad y prefiere el uso del preservativo antes que cualquier otro anticonceptivo.

El caso de Julián es todavía más alarmante. Cuando fue de visita a El Salvador, por cuestiones relacionadas con su trabajo, llevó una mochila llena y los vendió en el país centroamericano. «De antemano conocía los precios de allá. Los vendí puntualmente para ganar algo de dinero y comprar pacotilla, pero sé de personas en Cuba que se dedican a eso: sacarlos del país y venderlos afuera. Obviamente, son pequeñas cantidades. No son la causa del actual desabastecimiento».

Aunque al parecer no constituye un escape muy representativo en términos de cantidad, los condones comercializados en las farmacias nacionales no solo son usados como fuente lucrativa en el mercado paralelo nacional. Por su calidad y precio subvencionado también toman partido en el escenario amoroso y sexual allende la geografía cubana.

Otros usos

En la cartera echa un condón, aunque sus labios no necesariamente irán de rojo. Se despide de su novio y sale sola. Puede que a su regreso lo haya usado. Su pareja no está ajena a lo que pretende hacer Camila, incluso, está de acuerdo. De hecho, él mismo lo facilitó.

Hoy, como se ha hecho habitual desde que está embarazada, Camila tiene consulta con su ginecóloga. La amable mujer, que trabaja en el policlínico del municipio, le pidió que, de ser posible, llevara un condón para la próxima consulta.

«La cosa está mala, no tenemos preservativos ni siquiera para hacer los ultrasonidos transvaginales. Como alternativa, usamos los guantes, y le cortamos los dedos. Pero siempre alertamos a los pacientes porque si ellos pueden agenciarse su propio condón, es mucho mejor», le había explicado la doctora.

No obstante, la reserva de condones de Camila, como la de mucha gente, está llegando a su fin. Para próximas consultas, reza porque haya, al menos, guantes; no se imagina sus ultrasonidos «a capela».

A veces se asocian las consecuencias negativas de la ausencia del profiláctico de goma únicamente a la vía para prevenir embarazos o enfermedades de transmisión sexual, en cambio, el fenómeno afecta otras dimensiones.

Te quiero con c…ondones

Casi con veinte años cumplidos, la Red de Hombres que tienen Sexo con Hombres, está integrada de manera voluntaria por aproximadamente dos mil personas gays y bisexuales en todo el país.

«El principal trabajo que tenemos es, en coordinación con el programa nacional de prevención y control del VIH/Sida, incidir en que disminuya la epidemia del VIH en hombres que tienen sexo con hombres», explicó el máster en Ciencias Gustavo Valdés Pi, coordinador nacional de esta agrupación.

«Con la metodología de la educación de pares un hombre gay se dirige a otro semejante para concientizarlo en un cambio de comportamiento sobre prácticas sexuales, uso del condón, otras alternativas de prevención y el cuidado de su salud en general: acciona la red», señaló Valdés Pi. Expuso que, igualmente, trabajan el tema de los derechos, pues consideran la inequidad a la hora de su ejercicio como una de las condicionantes de la epidemia del VIH en Cuba

«A nosotros nos abastecen condones de muestra gratis, los que no tienen ninguna marca, solo el número del lote y fecha de vencimiento. Los plateados. Esos llegan por otra vía y son con los que contamos para trabajar. Pero no es suficiente para satisfacer la demanda.

«Estos son solamente para crear en las personas el hábito y la necesidad de usar el condón y que se dirijan luego a los servicios de salud para adquirir el preservativo. Al estar en falta, se nos crea una contradicción que en la calle se está cuestionando.

«Realmente es complejo porque una de las labores de la red, uno de los objetivos, es crear la demanda del uso del condón en la población. Y crear la demanda de un producto que está deficitario en el mercado se vuelve complicado».

Desde su mirada como especialista, ¿cree usted que las personas tengan menos sexo si existen menos condones en el mercado?

«No creo que vayan a tener menos sexo. Tal vez lo que sí hagan sea poner en práctica otras alternativas de protección, como prácticas sexuales no penetrativas. Esta puede ser una alternativa. Por lo menos en el caso de nuestra población hemos tratado de educarlos en lo que se llama sexo seguro, que es el sexo sin penetración, sin intercambio de fluidos. Existen otras alternativas más complejas. La abstinencia es una. Pero yo no creo mucho en ella, por lo menos no creo que se vaya a poner en práctica».

Inquietudes, quejas, ¿soluciones?

Preocupación ante su ausencia; molestias y denuncias debido a su aparición (las marcas Vigor y Momentos) en un mercado paralelo que en algunos casos multiplica su precio subvencionado a un 2000%, fueron las reacciones de algunos usuarios tras la publicación de la primera parte de este reportaje.

Posibles alternativas como el uso de jabitas de nylon o la abstinencia sexual, constituyeron otras de las proyecciones de los lectores en las redes ante la realidad que vive el país referente al desabasteciendo de condones.

Al cierre de este trabajo, nuestro equipo investigativo aún esperaba por la concreción de las gestiones del departamento de Comunicación del Ministerio de Salud Pública para acceder a fuentes que consideramos indispensables en el entendimiento del proceso de importación del producto, y la incidencia del mismo en indicadores de salud.

Sobre el tema, pretendemos volver en una tercera entrega.

Le sugerimos…

La saga de los condones

Alma Mater

Written by

Revista Alma Mater

Alma Mater es la revista de los universitarios cubanos. Fundada por Julio Antonio Mella en noviembre de 1922, es la Revista Joven más antigua de Cuba

More on Sociedad from Revista Alma Mater

More on Sociedad from Revista Alma Mater

Aquí donde yo vivo, no llegará

More on Revista Alma Mater from Revista Alma Mater

More on Revista Alma Mater from Revista Alma Mater

Un cubano manigüero llamado Elpidio Valdés

More on Sociedad from Revista Alma Mater

More on Sociedad from Revista Alma Mater

La decisión de Adrián: rumbo al coronavirus

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade