Control ambiental y el accionar de las autoridades municipales

El zanjón es un cañadón que se formó por la extracción de áridos años atrás, cuando se abandonó esta actividad se convirtió en un “basural” clandestino a cielo abierto donde se arroja basura de todo tipo. Se encuentra entre los barrios Quinta 25, Barrio Nuevo; Noroeste y Tiro Federal y tiene una exención de aproximadamente 20 hectáreas, una profundidad de 30 metros y cuenta con veinte accesos directos por los cuales circulan personas, vehículos y animales.

Las personas acceden al zanjón para buscar chatarra, los niños para jugar, para buscar algo que sirva para el hogar o simplemente para cruzar de Barrio Nuevo al barrio Quinta 25, de modo que también es un “atajo”, y no tener que rodear todo Barrio Nuevo para llegar a Quinta 25 y viceversa.

El informe de la municipalidad de General Roca, denominado “Programa de Saneamiento y Reconversión de la cava”, presenta como solución crear un playón para que las empresas de contenedores descarguen material de construcción, formando taludes, controlados por personal municipal.

El informe presenta los principales inconvenientes que provoca el “zanjón” :

  • Acumulación de residuos domiciliarios de todo tipo (plásticos, papeles, cartón, metales, vidrios, madera), así como restos de poda en gran cantidad (hojas, ramas); escombros y residuos de la construcción (mampostería, ladrillos, columnas) y residuos voluminosos (restos de carrocería de autos, columnas de hormigón, restos de electrodomésticos, recipientes metálicos); presencia de malezas y gran cantidad de animales vagabundos (sobre todo perros).
  • Presencia de personas recuperando materiales de valor (metales y restos de madera para calefacción) y se genera un intenso tránsito vehicular (tanto motos, autos como camiones) así como peatones.
  • Quema de residuos de todo tipo.

Estas acciones tienen como consecuencia:

  • Proliferación de plagas (ratones, perros, gatos, moscas, mosquitos, cucarachas, arácnidos, aves). Cabe destacar que estas plagas por medio de la orina y material fecal esparcen microorganismos patógenos.
  • Proliferación de enfermedades infecto contagiosas (hidatidosis, cólera, gastroenteritis).
  • Riesgo de incendios e incluso explosiones. Cabe destacar que los incendios generados en basurales son difíciles de controlar.
  • Contaminación del suelo, aire y agua. Esta situación puede dificultar el saneamiento y transformar el sitio contaminado en inutilizable.
  • Desvalorización de la propiedad, de los terrenos y zonas aledañas.
  • Pérdida del hábitat para la fauna y flora.

La directora de la secretaría de Medio Ambiente de la municipalidad de General Roca, Laura Juárez, afirma que los principales reclamos que llegan al municipio por parte de los vecinos son relacionados a “la inseguridad, porque allí se dice que venden droga, hay robos. También por el humo, los roedores y los perros con sarna que pueden contagiar a los niños.”


Las zonas más afectadas por la basura son las zonas cercanas a la alcaldía, Laura Juárez explica que “esta parte es la más crítica, ya que además vive mucha gente al borde del zanjón donde hay un riesgo constante de derrumbe, principalmente cuando llega la época de lluvias” .

Vista satélite del zanjón

En cuanto a las dificultades que han tenido las autoridades municipales para resolver esta problemática, Juárez explica que “a medida que se iba limpiando la gente comenzó a tomar lotes clandestinamente”. Con respecto a los accesos al basural, Juárez reconoce que se pensó en crear calles de acceso, pero que no se llevaron a cabo dichas acciones porque “ No es cómodo para la gente del lugar que haya tanto transito de vehículos y personas”.

El Director del departamento de Infraestructura, Martinez también explica que “ se realizaron limpiezas parciales y al otro día se instalaron familias y tomaron el terreno, es difícil de regular”. Afirma que Barrio Nuevo es el barrio que más ha crecido en los últimos años y esta es una de las razones que dificulta la situación “la población crece más rápido que la urbanización, pero estamos conscientes de que no es el lugar para que se siga depositando basura”.

La iluminación está a cargo del departamento de infraestructura, “un 80 por ciento del barrio está regulado solo falta la zona norte y la parte de las tomas de quinta 25” explica Martinez.

Los servicios de agua potable y cloacas están a cargo de la empresa Aguas Rionegrinas. El encargado del Área Técnica (pidió que su nombre se mantenga en anonimato)afirma que “ las conexiones de agua y cloacas esta regulado casi en su totalidad, diría que en un 80 %”. En cuanto a los reclamos explica que “ siempre hay reclamos, más en verano que en general la gente derrocha mucha agua, en Barrio Nuevo casi todas las casas tienen pileta.” (piletas de lona).

Los vecinos que viven en el final del barrio, “al fondo”, son los que conviven con la falta de agua, ya que esa zona no está regularizada. “Donde se ubica la cisterna, hacia el fondo, es donde el agua llega con menos presión, en la calle Cóndor, hay un sistema de rebombeo, pero en verano cuando se usa mucha agua, el servicio llega con poca presión a las viviendas que se encuentran en el fondo del Barrio. Además en esa zona hay mucha gente conectada clandestinamente, se conectan con mangueras”.

La Directora Laura Juárez también cree es primordial el papel de los vecinos, “Es difícil la situación, la gente del barrio se acostumbro a tirar la basura en el zanjón, todos los días hay camionetas particulares que van a tirar basura”. Ante esta problemática, Juárez explica que, desde el municipio se debe “concientizar para que esto no suceda, es importante que cada casa tengo su cesto de basura, hemos visitado escuelas para explicarle a los chicos los peligros de jugar en el zanjón, trabajamos mucho con la salita del barrio, principalmente para saber cual es la situación con respecto a la salud de los niños”.

En el año 2001, el municipio sancionó la ordenanza N° 3352/01 que crea la “Escombrera Municipal” . Se estableció como solución, que el sitio fuera destinado para el vertido exclusivo de residuos de la construcción (arena, escombros, ladrillos y otros residuos que no perjudiquen el ambiente), con el objetivo de ir “rellenando” el zanjón, para atenuar el relieve y tapar la basura.

En teoría sólo pueden volcar residuos allí quienes se encuentran autorizados expresamente por el Municipio. Según el informe de la Dirección de Ambiente, Desarrollo Sostenible y Parques Industriales actualmente son ocho las empresas que tienen licencia para arrojar sus escombros, sin embargo, Laura Juárez afirma que “hay otras empresas que llevan escombros que, por el momento, no tienen licencia, pero que la están tramitando”.

El informe muestra la cantidad de residuos arrojado por empresa, en promedio por metros cúbicos.Por día se arrojan 88 m3 de escombros y 468 m3 por semana aproximadamente. Esto sin contar las empresas que no tienen licencia. Además hay una empresa que no declara la cantidad de volquetes y otra informa que no presta el servicio de contenedores en la ciudad de General Roca. Ambas empresas tienen licencia. La cantidad de volquetes realizados y la cantidad de residuos es muy variable entre las 6 empresas.

Notas relacionadas:

Cráter de Barrio Nuevo

Salud social y ambiental, dos agentes sanitarias, mas de 40 mil habitantes

Medio ambiente y sistema económico, la basura siempre al lado de los pobres

Historias del Barrio: la escuela primaria “Pichique Lig Maicoño”