Bitcoin y la promesa de derechos de propiedad independientes

TheRealGonguer
8 min readJan 21, 2019

Un marco para los escépticos, parte 3

Esta es una versión traducida del artículo Bitcoin and the Promise of Independent Property Rights publicado por Hasu y Su Zhu en Medium el 13 de diciembre de 2018.

Foto por Thought Catalog en Unsplash

En la segunda parte, mostramos cómo Bitcoin es una institución social y económica novedosa. Pero la pregunta sigue siendo: ¿Quién lo va a utilizar? ¿Hay un lugar para Bitcoin entre otras instituciones, y si es así, dónde está? ¿Es Bitcoin solo un competidor terriblemente ineficiente para PayPal y Visa, como los medios de comunicación quieren que creas, o algo más?

Para poner a Bitcoin en el mapa con otras instituciones, primero entendamos por qué la humanidad construyó instituciones sociales en primer lugar.

Los humanos no escalan. Claro, podemos aprender, pero no podemos actualizar nuestros cerebros y cuerpos como podemos actualizar los discos duros y procesadores en nuestras computadoras y máquinas. De hecho, nuestras capacidades físicas y mentales se han mantenido prácticamente sin cambios desde que vagamos por la tierra como cazadores-recolectores. En cambio, escalamos a través de la cooperación. Todos los avances científicos, todos los aumentos en productividad y prosperidad, se remontan a nuestra capacidad para cooperar entre nosotros.

La cooperación tiene un problema para escalar

Pero como nuestro mundo es fundamentalmente incierto, la cooperación no es fácil para nosotros. Gastamos grandes cantidades de esfuerzos en predecir cómo otras personas van a reaccionar ante nuestras acciones, y si esas acciones podrían afectarnos negativamente.

Cuando no podemos predecir de manera confiable el comportamiento de los demás, nuestras vidas se convierten en el dilema del prisionero. ¿Deberíamos cooperar con alguien más para cazar un ciervo, o adherirnos a un conejo que podríamos cazar solos? ¿Cómo podemos confiar en que no nos pegará en la cabeza con un palo y nos robará el ciervo? El camino para que la humanidad “escale” y prospere es encontrar una manera de romper este dilema del prisionero y cooperar de todos modos.

La teoría de juegos nos da dos soluciones al dilema del prisionero. La primera es convertir el juego de una sola vez en un juego repetido (o “iterado”). Si usted y su posible compañero de caza se reúnen nuevamente mañana, es más probable que se comporten, ya que cada uno de ustedes tiene que preocuparse por las represalias del otro. Pero tales interacciones sociales repetidas, o experiencia, solo son posibles con un grupo limitado de personas al mismo tiempo, según lo propuesto por el antropólogo Robin Dunbar.

El número de Dunbar es un límite cognitivo sugerido para el número de personas con las que se pueden mantener relaciones sociales estables. Sus defensores afirman que números más grandes que este generalmente requieren reglas, leyes y normas más restrictivas para mantener un grupo estable y cohesivo.

Cooperación a través de instituciones

La segunda regla, a la que alude Dunbar, es “atar nuestras propias manos” y restringirnos de tomar opciones negativas que podrían dañar a otros. Una de esas formas es adoptando una moralidad compartida y asegurándose de que estas reglas se apliquen socialmente. Pero para los grupos que exceden el número de Dunbar, necesitamos instituciones.

La más básica de todas las instituciones es el monopolio de la violencia. Al capacitar a un grupo especializado de personas para que se centre en la protección de tu ciudad, vos podes participar más fácilmente en trabajos productivos porque no tienes que preocuparte si podes proteger los frutos de esos trabajos. Estableciendo un monopolio fuerte y benévolo sobre la violencia también fortalece la moral compartida y la formaliza en un sistema legal formal. Las reglas se vuelven más creíbles, después de todo, si hay un partido lo suficientemente fuerte como para dominar a cualquier individuo y asegurarse de que nadie esté “por encima de la ley”.

Sobre los hombros del monopolio sobre la violencia y el sistema legal, descansa la institución más importante de todas: el derecho a la propiedad privada. Un sistema de propiedad privada, protegido por el estado, te otorga el derecho exclusivo a tus propios recursos y a utilizarlos como mejor te parezca. La investigación ha encontrado que la prosperidad y los derechos de propiedad están inextricablemente vinculados.

Derechos de propiedad

Tener derechos de propiedad bien definidos y fuertemente protegidos es la base para todas las instituciones superiores: los mercados son sistemas de emparejamiento entre compradores y vendedores que permiten la especialización y la división del trabajo, mientras que el dinero permite la creación de señales de precios precisas para los productores y los consumidores.

Necesitamos un monopolio sobre la violencia para tener un sistema legal, y necesitamos un sistema legal para tener derechos de propiedad. Necesitamos derechos de propiedad para tener mercados y empresas, y necesitamos mercados y empresas para tener capitalismo. Es a través de la invención de nuevas instituciones, cada construcción sobre las existentes, que la civilización avanza. Aquí hay una imagen simplificada de la piramide institucional:

Al racionalizar las interacciones humanas, las instituciones sociales rompen el dilema del prisionero y nos hacen preocuparnos menos por ser perjudicados por otros. El aumento resultante de la previsibilidad mutua nos permite extender nuestra confianza a extraños y permitir la cooperación más allá del número de Dunbar.

La Institución Bitcoin

Si vemos a Bitcoin como una institución novedosa, ¿qué derechos? Recordemos las reglas del contrato social de Bitcoin: cualquier persona puede usar la red de bitcoin sin permiso (sin censura) y solo el que posee dinero puede gastarlo (sin confiscación). Además, no hay un partido central que pueda imprimir más dinero antes de lo previsto y robar el poder adquisitivo de otros (sin inflación). Finalmente, cualquier persona puede verificar que se siguen las reglas antes de aceptar un pago (sin falsificación).

¿Estas reglas resisten la prueba de la realidad? En su excelente artículo “Cómo funciona Bitcoin como ley de propiedad”, Eric D. Chason afirma que “Satoshi Nakamoto ha creado una forma de propiedad que puede existir sin depender del estado, la autoridad centralizada o las estructuras legales tradicionales”.

Voy a ir un paso más allá y diré que la red de bitcoin y, por extensión, bitcoin el token permiten la forma más alta de derechos de propiedad de cualquier institución socioeconómica en la historia del hombre.

Una nueva era en los derechos de propiedad

Esa es la innovación clave de Bitcoin: separa los derechos de propiedad del sistema legal y el monopolio de la violencia. Por primera vez, podemos tener propiedades que no dependen de una autoridad local para hacer cumplir y proteger. Es fácil de ocultar, defender, dividir, mover y verificar, todo por vos mismo, otorgándote el más alto nivel de soberanía personal.

Los derechos de propiedad solían depender firmemente de otras capas de la pirámide de instituciones sociales, específicamente del monopolio de la violencia y el sistema legal. Si la parte inferior de esta pila está inestable, no podes tener derechos de propiedad sólidos. Pero como Bitcoin es completamente independiente, puede brindar el nivel más alto de derechos de propiedad a cualquier persona en el mundo, sin importar la calidad de sus instituciones de nivel inferior en la pirámide, el gobierno o el sistema legal.

Bitcoin desbloquea una dimensión diferente de valor. De la misma forma en que los barcos desbloquearon el transporte sobre el agua y los aviones a través del aire, Bitcoin desbloquea una nueva capa alternativa para almacenar y mover valor, como el primer activo digital nativo. Es la capacidad de existir únicamente en el mundo digital de donde Bitcoin deriva todas sus propiedades. No puede ser atacado en el espacio físico como lo pueden hacer con los activos físicos.

Las implicaciones de esto solo se revelarán con el tiempo, pero ya podemos especular sobre quién bitcoin puede ser tremendamente útil para:

1. Cualquier persona que viva en lugares con derechos de propiedad locales débiles.

2. Cualquier persona sujeta a discriminación del sistema financiero existente.

3. Cualquier persona que viva en lugares con una moneda local débil, con alto riesgo de inflación.

4. Cualquier persona que busque almacenar o mover cantidades significativas de valor.

El uso de Bitcoin le da a esta gente la capacidad de cooperar más efectivamente, aumentar su productividad y, como resultado, su prosperidad. Les permite ahorrar dinero para el futuro, acumular capital que puede invertirse en negocios más productivos y permitirles participar en el comercio global con otros en todo el mundo.

Progreso a través de la competencia

Bitcoin también puede beneficiar a aquellos que nunca lo utilizan. Como cobertura contra el error del banco central, hace que el sistema financiero global sea más resistente. Irónicamente, también puede mejorar otros sistemas monetarios y de propiedad en todo el mundo. ¿Qué? Así es, ese es el efecto que tiene la competencia en un mercado. Si usted es cliente de Apple, se beneficia de que Samsung lance un nuevo teléfono, ya que obliga a Apple a mejorar la calidad de su producto para mantenerse competitivo.

Como resultado, pudimos ver una mejora en la calidad de los sistemas monetarios y de propiedad, porque Bitcoin abrió la puerta a la competencia y creó un mercado. Esto también determina nuestra comprensión de lo que Bitcoin NO es: un competidor de VISA o PayPal. Compite con los gobiernos locales, los sistemas legales y los derechos de propiedad (las capas fundamentales de la pirámide existente) y no con los procesadores de pago que se encuentran sobre ella.

La civilización escala a través de la cooperación, pero la cooperación entre extraños es intrínsecamente difícil. Las instituciones sociales pueden resolver el dilema del prisionero y permitirnos cooperar a mayor escala. En la parte inferior de la pirámide, necesitamos un monopolio estable y benévolo de la violencia, para hacer cumplir las reglas del sistema legal y establecer derechos de propiedad. Hasta ahora, era imposible tener derechos de propiedad sólidos en lugares con un gobierno local débil. Bitcoin no depende del sistema existente de ninguna manera y puede otorgarnos la forma más alta de derechos de propiedad, sin importar quien seamos y donde estemos.

Este artículo es parte de una serie en curso: un marco para los escépticos de Bitcoin. Síganme en Twitter y en Medium para recibir una notificación cuando llegue el próximo episodio.

· Parte I — Un Relato Honesto del Dinero Fiduciario

· Parte II — Desempaquetando el Contrato Social de Bitcoin

· Parte III — Bitcoin y la Promesa de Derechos de Propiedad Independientes

--

--